Saltar al contenido principal

Las elecciones legislativas sin suspenso pero bajo tensión en Camerún

Una mujer busca su nombre en la lista de votantes antes de votar en las elecciones generales y municipales en Yaundé el 9 de febrero de 2020
Una mujer busca su nombre en la lista de votantes antes de votar en las elecciones generales y municipales en Yaundé el 9 de febrero de 2020 © AFP

Las elecciones legislativas camerunesas tienen lugar este domingo 9 de febrero con el partido del presidente Paul Biya como amplio favorito. En un contexto tenso de violencia y llamados al boicot, la participación estará bajo la lupa, al igual que la nueva cara de la oposición en la futura cámara baja del Parlamento.

Anuncios

Los cameruneses eligen este domingo 9 de febrero a sus diputados y concejales municipales. El Movimiento Democrático del Pueblo Camerunés (RDPC), partido del inamovible presidente del país Paul Biya, debería ganar cómodamente. 

Por lo tanto, la cuestión de los resultados radicará principalmente en el nivel de participación, en un país marcado por violentos conflictos. El ejército enfrenta a un grupo separatista en el oeste angloparlante y a los yihadistas de Boko Haram en el extremo norte. Esas formaciones intentan bloquear las elecciones -que no reconocen- amenazando a las poblaciones para que no vayan a votar.

Además, el principal partido de la oposición, el Movimiento para el Renacimiento de Camerún (MCR), ha pedido un boicot y la violencia probablemente disuadirá a los votantes de ir a las urnas en el oeste y el norte.

El líder de la oposición camerunesa del Movimiento para el Renacimiento de Camerún (MRC) y el ex candidato presidencial Maurice Kamto dan una conferencia de prensa el 30 de enero de 2020 en París. - El principal líder opositor de Camerún, Maurice Kamto, fue liberado de la cárcel el 5 de octubre de 2019 después de que un tribunal militar ordenó su liberación a instancias del veterano presidente Paul Biya.
El líder de la oposición camerunesa del Movimiento para el Renacimiento de Camerún (MRC) y el ex candidato presidencial Maurice Kamto dan una conferencia de prensa el 30 de enero de 2020 en París. - El principal líder opositor de Camerún, Maurice Kamto, fue liberado de la cárcel el 5 de octubre de 2019 después de que un tribunal militar ordenó su liberación a instancias del veterano presidente Paul Biya. © AFP - Stéphane De Sakutin

En Buea, la capital del suroeste, una de las dos regiones donde se concentra la minoría anglófona, los colegios electorales estaban casi desiertos una hora después de su apertura a las 8 de la mañana. La policía y los soldados, desplegados en grandes cantidades, están en todas partes de la ciudad. En la oficina de la escuela pública francófona, en el distrito de la guarnición militar, unos cuarenta policías garantizan la seguridad.

Las regiones del noroeste y sudoeste, donde los soldados y los grupos armados independentistas se enfrentan desde hace tres años, experimentan un "aumento de los homicidios (...) en el período previo a las elecciones", advirtió el viernes Amnistía Internacional.

Los combates, pero también las atrocidades y crímenes cometidos por los dos bandos, según las ONG, han dejado más de 3.000 muertos desde 2017 y han obligado a más de 700.000 personas a huir de sus hogares.

Members of the Cameroonian Rapid Intervention Force patrol on the outskirt of Mosogo in the far north region of the country where Boko Haram jihadist have been active since 2013, on March 21, 2019.
Members of the Cameroonian Rapid Intervention Force patrol on the outskirt of Mosogo in the far north region of the country where Boko Haram jihadist have been active since 2013, on March 21, 2019. © Reinnier Kaze / AFP

Una elección peligrosa y que no levanta expectativas

En estas dos regiones noroeste y sudoeste -donde solo el 5% y el 15% de los registrados, respectivamente, votaron en las elecciones presidenciales de 2018 debido a la inseguridad y al boicot de los partidarios de la independencia de las regiones angloparlantes- los grupos armados pidieron a la gente que no vote y que hiciera todo lo posible para disuadir a quienes quieran acudir a las urnas, despertando temores a posibles actos de violencia. Yaundé envió recientemente cientos de refuerzos para garantizar la seguridad.

"El ejército camerunés ha experimentado un resurgimiento de la violencia en las últimas semanas, lo que ha resultado en docenas de asesinatos y ha obligado a miles de personas a abandonar varias áreas de las regiones de habla inglesa", advirtió Amnistía Internacional, que también acusó a los separatistas armados de "seguir cometiendo delitos graves".

Además, existen preocupaciones sobre la seguridad de los comicios en la región del extremo norte, donde los ataques del grupo yihadista Boko Haram se han intensificado en los últimos tres meses.

En el resto de este país de África central, la votación no despierta el interés de las multitudes. El 75% de los aproximadamente 24 millones de cameruneses tienen menos de 35 años y solo han conocido a un presidente, Paul Biya, de 86 años y con 37 en el poder. Ellos no tienen esperanza en un cambio.

En Yaundé, a la hora de abrir los colegios electorales en el distrito musulmán de la Briqueterie, cerca del centro de la capital, no había una multitud. "Quiero cumplir con mi deber como ciudadano", comentó Abdias Lah, entre los pocos votantes de una gran escuela, antes de ir a la iglesia.

¿Qué cara tendrá la oposición tras las elecciones?

Uno de los dos principales partidos de oposición, el Movimiento por el Renacimiento de Camerún (MRC) de Maurice Kamto, frustrado opositor de Paul Biya en las elecciones presidenciales de 2018, llamó a boicotear la votación. El Movimiento Democrático del Pueblo Camerunés (RDPC) tiene casi garantizada la victoria nuevamente. Actualmente cuenta con una abrumadora mayoría en la Asamblea Nacional, con 148 escaños sobre 180.

Además de la participación y del posible cambio de color político en algunos municipios, lo que interesa a los cameruneses es la futura cara de la oposición (actualmente muy dividida) en la cámara baja del Parlamento.

Los candidatos de una miríada de partidos de oposición, 49 contando las dos votaciones (legislativas y municipales), encadenaron los debates y el gran discurso en los canales de televisión durante la campaña. Ahora, todos los ojos están puestos en el principal partido de oposición representado en la Asamblea saliente, el Frente Socialdemócrata (SDF), que actualmente cuenta con 18 diputados.

Pero el SDF, más bien establecido en las áreas angloparlantes, está bajo la presión de los movimientos de independencia. Le reprochan preferir una solución federalista (lo que rechaza Paul Biya), y participar en la elección.

El SDF también debe enfrentar al Partido Camerunés para la Reconciliación Nacional (PCRN) del joven opositor Cabral Libii, que ocupó el tercer lugar en las elecciones presidenciales de 2018. Es candidato para las elecciones legislativas en el centro del país, en su región de origen y donde parte como favorito. 

Como la mayoría no tiene ningún riesgo de caer en el Parlamento, la prensa se centra en los ayuntamientos. Ciertas grandes ciudades, incluida Douala, la capital económica, podrían pasar a manos de la oposición.

Con AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.