Saltar al contenido principal

En Idlib, sigue la escalada de violencia entre fuerzas turcas y sirias

Soldados turcos se reunieron en la aldea de Qaminas, en el noroeste de Siria, el 10 de febrero de 2020.
Soldados turcos se reunieron en la aldea de Qaminas, en el noroeste de Siria, el 10 de febrero de 2020. © Omar Haj Kadour /AFP

El Ministerio de Defensa turco anunció que cinco de sus soldados fueron asesinados por fuego de artillería del ejército sirio, en la provincia de Idlib. Ankara había amenazado previamente a las fuerzas de Damasco con represalias en caso de un ataque.

Anuncios

Al menos cinco soldados turcos fueron asesinados por fuego de artillería del régimen de Bashar al-Ásad, que atacó posiciones turcas en la provincia de Idlib en el noroeste de Siria. Así lo anunció el Ministerio turco de Defensa, el lunes 10 de febrero y agregó que otros cinco uniformados habían resultado heridos y que sus fuerzas habían respondido al ataque.

Estos intercambios de disparos tienen lugar mientras una delegación enviada por Rusia, un país que apoya al régimen de Damasco, se encuentra actualmente en Ankara para hablar de la situación en Idlib.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (SOHR por sus siglas en inglés), los bombardeos del régimen atacaron a soldados turcos desplegados en la base aérea de Taftanaz. Según su propio balance, habría diez muertos, entre los cuales se cuentan seis soldados turcos y cuatro rebeldes de los grupos apoyados por Turquía.    

Es el segundo ataque de Al-Ásad contra Turquía en dos semanas 

La semana pasada, ocho miembros del personal militar turco fueron asesinados por los bombardeos sirios en Idlib, lo que provocó una escalada de tensiones. Turquía respondió con potentes bombardeos, matando al menos a 13 soldados sirios. Ankara amenazó a las fuerzas de Damasco con más represalias en caso de un nuevo ataque.

El director de comunicaciones de la Presidencia turca, Fahrettin Altun, habló este lunes de un "vil ataque" contra las fuerzas turcas en la provincia de Idlib.

"Después del ataque, hay una respuesta equivalente. Los objetivos enemigos fueron destruidos inmediatamente y la sangre de nuestros mártires no estuvo exenta de venganza", agregó.

Según los medios de comunicación turcos, el presidente Recep Tayyip Erdogan se reunió con su ministro de Defensa, Hulusi Akar, después del ataque. 

¿Hacia una nueva escalada?

Este asalto podría provocar una nueva escalada de violencia entre Turquía y el régimen sirio.

Después del intercambio de disparos la semana pasada, el presidente Erdogan instó a Siria a retirarse de la provincia de Idlib y le pidió a Moscú que hiciera más para controlar las fuerzas del régimen de Ál-Asad. 

El conflicto en Siria ha matado a más de 380.000 personas desde 2011 y ha desplazado a más de la mitad de la población anterior a la guerra -más de 20 millones- en camino al exilio.

La situación en Idlib preocupa especialmente a Ankara por su proximidad con la frontera turca. Las autoridades temen que una ofensiva a gran escala provoque una nueva ola de migración a Turquía, un país donde más de 3,5 millones de sirios ya han encontrado refugio desde el comienzo del conflicto.

Este artículo fue adaptado de su original en francés

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.