Saltar al contenido principal

El Salvador: la Asamblea califica actuar de Bukele como un "intento de golpe"

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, hace una oración durante la jornada extraordinaria convocada en San Salvador, El Salvador, el 10 de febrero de 2020.
El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, hace una oración durante la jornada extraordinaria convocada en San Salvador, El Salvador, el 10 de febrero de 2020. © Rodrigo Sura / EFE

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, cuenta con un 78% de popularidad, además del apoyo de la Policía y los militares. Este respaldo le llevó a ingresar a la Asamblea con los uniformados y amenazó a los diputados con disolver el Legislativo en el plazo de una semana sino aprueban un préstamo para su plan de seguridad. Embajadas, organismos internacionales, la propia Asamblea y la Corte Constitucional condenaron su actuación. 

Anuncios

El presidente de la Asamblea Legislativa, Jorge Ponce, condenó, en nombre de los 84 diputados que forman la Cámara, el que califican como un "intento de golpe" por parte del presidente salvadoreño, Nayib Bukele.

La resolución es una respuesta a los sucesos del domingo, cuando Bukele convocó un Consejo de Ministros extraordinario con el que pretendía aprobar un préstamo de 109 millones de dólares, para su Plan de Control Territorial, enfocado en el control de las pandillas, y saltándose, de esta manera, al poder legislativo. 

“La Asamblea Legislativa de la República de El Salvador, por unanimidad, rechaza y condena enérgicamente la invasión de que fuera víctima el día domingo 9 de febrero”, añadió Ponce.

Por su parte, la Corte Constitucional admitió la demanda de inconstitucionalidad de la convocatoria de Bukele del Consejo de Ministros en sesión extraordinaria y emitió medidas cautelares que invalidaban todas las medidas tomadas por el Ejecutivo. Además, en el comunicado, la Sala de lo Constitucional ordenó al presidente "que se abstenga de hacer uso de la Fuerza Armada en actividades contrarias a los fines constitucionalmente establecidos". 

Bukele acusó, en Twitter, de no querer cambiar la situación de El Salvador: 

"El poder legislativo diciéndole al poder ejecutivo que no utilice al Ejército ni a la Policía contra el poder legislativo"

Bukele no pudo presentarse a las últimas elecciones con su partido Nuevas Ideas, por lo que concurrió con el partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), que solo cuenta con 10 de 84 diputados. 

Hasta el 28 de febrero de 2021 no habrá elecciones al poder legislativo. Así que Bukele necesita la aprobación de esta cámara para continuar con sus medidas para reducir la violencia en El Salvador.

Como no pudo aprobar por el legislativo sus planes, recurrió al artículo 167 de la Constitución, que permite al Ejecutivo aprobar medidas excepcionales. Los legisladores opositores se negaron a participar en la sesión, entonces Bukele amenazó con disolver el Congreso en una semana, sino se aprueban sus planes. 

Con estos actos, aparece el Tribunal Constitucional, que censura la convocatoria del Consejo de Ministros, así como la actuación de las Fuerzas Armadas. 

El analista internacional Sergio Maydeu-Olivares, en Twitter, lo analizó de la siguiente manera :"El poder legislativo diciéndole al poder ejecutivo que no utilice al Ejército ni a la Policía contra el poder legislativo" 

Rechazo internacional a la presencia de militares en la Asamblea

Además del Congreso y del Tribunal Constitucional, Bukele se ha encontrado con el rechazo frontal de la comunidad internacional. Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas, acusó a Bukele de "olvidar la nefasta historia de violaciones de Derechos Humanos en el país". Por su parte, José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, se preguntaba "¿qué concepto tiene Bukele sobre la democracia?". 

También, las embajadas de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá o la Unión Europea en ese país centroamericano censuraron la presencia de las fuerzas armadas en el Congreso y compararon esas imágenes con las de la dictadura militar de El Salvador. 

En declaraciones para France 24, el vicepresidente del Gobierno, Féliz Ulloa, aseguró que todas estas acusaciones son falsas: "Me parece una falacia recordar épocas de la dictadura militar, la cuál sufrí en carne propia y en la que luchamos, a través de esfuerzo, y con el sacrificio de compañeros. Gracias a esta lucha hoy tenemos un clima de libertades públicas y democracia". 

Rechazo internacional a la presencia de militares en la Asamblea

Esta semana será clave a la hora de resolver la crisis que vive El Salvador. Será un buen momento para ver si Bukele continúa con el desafío constitucional y disuelve un Congreso en el que no goza de mayorías.

En una entrevista con el diario El País, el presidente Bukele declaró que los salvadoreños quieren "insurreción": "El pueblo se enojó cuando pedí calma, pero si hubiera querido hubiera tomado el control de todo el Gobierno esta noche". En su contra tiene al Constitucional y al Legislativo, así como a organismos internacionales.

Desde junio, Bukele aprobó las dos primeras fases del Plan de Control de Territorial con dinero del Ejecutivo. Ahora necesita un préstamo, que debe aprobar el Legislativo. Son 109 millones de dólares con los que pretende continuar luchando contra las pandillas. 

Su estrategia hasta ahora ha consistido en mantener a las Fuerzas Armadas en las calles, con el apoyo de la Policía Nacional Civil (PNC). Un total de 7.000 efectivos están concentrados en 22 localidades donde tratan de cortar las fuentes de financiación de las pandillas.

Las pandillas surgieron tras la guerra civil (1980-1992) de El Salvador, intensificando su actividad con la deportación de pandilleros salvadoreños desde Estados Unidos. A pesar de su violencia, han sido capaces de resistir a diferentes planes de seguridad de encarcelamiento masivo, confrontación directa y diálogo durante los últimos cuatro Gobiernos.

Ante este fracaso en el combate a las pandillas, Bukele ganó las elecciones de El Salvador hace un año, y su victoria supuso la rotura del bipartidismo que había gobernado los últimos 30 años. Una respuesta del pueblo a la corrupción y la delincuencia salvadoreñas. Hoy Bukele, ante las negativas de los legisladores a aprobar un plan que critican las asociaciones de Derechos Humanos, acusó a los diputados de tener lazos con las pandillas.

France 24 con EFE y medios locales

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.