Saltar al contenido principal

En la Eurocopa 2020, los patrocinadores no son siempre un ejemplo

Anuncios

Moscú (AFP)

Gazprom, Socar, Volkswagen. Estos patrocinadores de la UEFA son los símbolos de un fútbol que se muestra sin complejos del brazo de las industrias más contaminantes, pese a las promesas de una Eurocopa 2020 "más respetuosa con el medioambiente" que nunca.

Gazprom es el gigante ruso del gas, Socar el campeón azerbaiyano del petróleo. El constructor automovilístico alemán Volkswagen se convirtió por su parte en 2017 en patrocinador de las competiciones internacionales de la UEFA, pese al escándalo del "dieselgate" que le agita desde 2015.

Tres grandes emisores de carbono y por tanto logos de los que es difícil escapar cuando se trata del fútbol europeo: en la Eurocopa 2020 (12 de junio-12 de julio), Volkswagen y Socar formarán parte de los patrocinadores oficiales de la competición.

En cuanto a Gazprom, la empresa pública rusa es desde 2012, es el patrocinador principal de la Liga de Campeones.

Gazprom y Socar están además íntimamente ligados a dos estadios que albergarán la Eurocopa: el de San Petersburgo, bautizado Gazprom Arena, y el Estadio Olímpico de Bakú, que Socar financió con "al menos 850 millones de dólares", según el consorcio de periodistas OCCRP.

Los dos estadios albergarán cada uno tres partidos de la primera ronda y un duelo de cuartos de final de la competición.

En el centro de las críticas por su decisión de organizar una competición en doce países, vista por muchos como un desastre ecológico, la instancia del fútbol europeo afirma ser consciente del "dilema" que representa su proximidad con Socar y Gazprom.

"Pensamos de todas maneras que vale la pena intentar aplicar criterios de gestión (de desarrollo) durable cuando es posible, en la organización de un evento mayor", escribió la UEFA en un correo electrónico transmitido a la AFP.

- Objetivo 'político' -

Sin embargo, la UEFA está lejos de verse afectada por una falta de ofertas de patrocinadores. "La gente hace cola para entrar", asegura a la AFP Sébastien Chiappero, director del gabinete Sponsorize, empresa suiza especializa en asesoramiento sobre patrocinios.

El monto de estos contratos es secreto, pero, según los medios de comunicación especializados, se eleva a varias decenas de millones de euros.

La Eurocopa-2016 había aportado 483 millones de euros a la UEFA en derechos comerciales. A cambio, Gazprom o Socar consiguen una notoriedad que años de campañas de publicidad no les habrían permitido alcanzar.

"El patrocinio contribuye al mismo tiempo a hacer conocer la marca Socar como empresa internacional y Azerbaiyán como nuevo destino turístico", señala a la AFP un portavoz de Socar, Ibrahim Ahmadov.

Regularmente señalados con el dedo por las organizaciones de defensa de los derechos humanos, Rusia y Azerbaiyán utilizan de este modo los patrocinios para satisfacer un objetivo político", señala Kirill Kulakov, profesor de economía del deporte en Moscú.

"Para Gazprom, el objetivo es sobre todo mejorar su imagen y recuperar la influencia de Rusia", dice.

- 'Sin impacto' -

Antes de la final de la Europa League en Bakú en 2019, Amnesty International había denunciado la voluntad de Azerbaiyán de "lavar su balance espantoso en materia de derechos humanos con el pretexto de la gran fiesta del fútbol", cuando el país está gobernado con mano de hierro desde su independencia por la familia Aliev (Heydar y después su hijo Ilham desde 2003).

Esta mala publicidad no parece afectar a la UEFA, que se limita a repetir que ha firmado un contrato con Socar y no con Azerbaiyán. La frontera entre los dos es pequeña, ya que Socar es la compañía petrolífera nacional de un país donde el oro negro representa el 90% de sus exportaciones y asegura la mitad del presupuesto del estado.

Una falta de sensibilidad que lamenta Sébastien Chiappero, para quien los dirigentes de las instituciones deportivas internacionales "tienen los medios para que las cosas sean más transparentes y éticas", aunque señala que "no se ven movimientos que vayan en este sentido".

Hay que decir, añade, que estas polémicas no tendrán ninguna influencia en el éxito de la Eurocopa. "Hemos visto, en los estudios que (los escándalos) no han tenido ningún impacto en los consumidores. En la actualidad, que Socar sea sucio o limpio, no tendrá ningún efecto en el consumidor de fútbol".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.