Saltar al contenido principal

Más de 10 millones de africanos están en riesgo de hambruna por las langostas del desierto

Hombres Samburu intentan detener un enjambre de langostas del desierto que vuela sobre una tierra de pastoreo en el pueblo de Lemasulani, Kenia, 17 de enero de 2020
Hombres Samburu intentan detener un enjambre de langostas del desierto que vuela sobre una tierra de pastoreo en el pueblo de Lemasulani, Kenia, 17 de enero de 2020 © REUTERS/Njeri Mwangi/File Photo

Según la FAO, la langosta del desierto es la plaga migratoria más antigua y peligrosa del mundo debido a su enorme potencial de destrucción. Un enjambre de insectos de un kilómetro cuadrado puede comer la misma cantidad de alimentos en un día que 35.000 personas y desplazarse hasta 150 km. Esta situación tiene en jaque al Cuerno de África. 

Anuncios

África Oriental vive una amenaza sin precedentes desde hace dos meses cuando reapareció la langosta del desierto. Los insectos, que se mueven en enjambres del tamaño de Manhattan y que son capaces de comer en un solo día tanto como toda la población de Kenia, atentan contra la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia en Etiopía, Somalia y Kenia. Para este último país, esta es la peor plaga de langostas en 70 años.

Su masiva presencia pone en riesgo las plantaciones y el equilibrio medioambiental. El Observatorio de la Langosta de la FAO advierte que Sudán del Sur y Uganda también están amenazados. Y existe inquietud por la formación de nuevos enjambres de langostas en Eritrea, Arabia Saudita, Sudán y Yemen, ya que las infestaciones de la plaga prosiguen su expansión a ambos lados del Mar Rojo.

Ante la magnitud de la catástrofe, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas se reunió el pasado 10 de febrero en Nueva York junto a expertos de la FAO y representantes gubernamentales para tratar de convencerles de la urgencia de donar fondos para combatir esta plaga.

El jefe humanitario de las Naciones Unidas, Mark Lowcock, explicó la magnitud de la tragedia: “una nube promedio de langostas de un kilómetro cuadrado, es decir de 40 a 80 millones de langostas, puede consumir en un solo día alimentos suficientes para alimentar a 35.000 personas al día. Se estima que un enjambre en el noreste de Kenya tiene un tamaño de hasta 2.400 kilómetros cuadrados; de modo que, si mi calculadora funciona, todo lo que significa es que habría entre cien y doscientos mil millones de langostas en ese solo enjambre, y que estarían devorando suficientes alimentos para alimentar a 84 millones de personas en un solo día”.

Expertos sostienen que la escala de infestación supera la capacidad local

La ONU recordó que en Etiopía, Kenia y Somalia, los países más afectados, viven 13 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria y, de ellas, 10 millones residen en áreas afectadas directamente por la plaga. Según estimaciones de la FAO, las nubes de langostas empeorarán esta situación.

Un agricultor local recoge una langosta del desierto madura que se volvió amarilla en el monte cerca de Enziu, KenIa, 24 de enero de 2020
Un agricultor local recoge una langosta del desierto madura que se volvió amarilla en el monte cerca de Enziu, KenIa, 24 de enero de 2020 © EFE/EPA/DAI KUROKAWA

El pasado 7 de febrero, María Elena Semedo, Directora General Adjunta de la FAO, hizo un llamado para obtener 76 millones de dólares y así controlar la propagación de la langosta. Hasta el momento, solo se han recibido cerca de 20 millones de dólares.

De momento, las Naciones Unidas ensayarán drones equipados con sensores cartográficos y atomizadores para rociar plaguicidas. Aunque las autoridades de los países afectados ya están llevando a cabo la fumigación aérea, los expertos dicen que la escala de infestación supera la capacidad local.

Además, el conflicto en gran parte de Somalia hace que la pulverización de plaguicidas por avión -que la FAO califica de medida ideal de control- sea imposible, según dijo el organismo en diciembre. Esta situación llevó al país a declarar la emergencia nacional.

Según cifras oficiales, si la plaga no se controla, con las lluvias adicionales que se esperan, la magnitud del brote podría crecer hasta 500 veces en junio. 

Con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.