Saltar al contenido principal

El papa recibió al expresidente brasileño Lula en el Vaticano para hablar de las desigualdades

Anuncios

Ciudad del Vaticano (AFP)

El papa Francisco recibió este jueves en el Vaticano al expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, un encuentro privado y significativo durante el cual hablaron de desigualdad, pobreza y defensa del medioambiente.

Lula llegó al Vaticano hacia las 15H30 local a bordo de un automóvil con vidrios oscuros, constató un fotógrafo de la AFP.

La reunión duró cerca de una hora y no fue divulgado un comunicado oficial por parte de la Santa Sede debido a su carácter privado.

"La razón de mi visita es hablar con el papa del asunto de las desigualdades y de la defensa de una buena política para el medioambiente", explicó Lula en declaraciones a la prensa en la sede romana del mayor sindicato italiano CGIL, donde fue acogido por un nutrido grupo de representantes y líderes sindicales italianos.

"Todo el mundo sabe que el mundo está cada vez mas afectado por las desigualdades. En la mayoría de los países los trabajadores están perdiendo sus derechos. Las conquistas alcanzadas se están perdiendo por culpa de los intereses financieros", lamentó Lula.

Para poder asistir a la cita concedida por el pontífice argentino, sumamente sensible a los temas sociales y ecológicos, el expresidente brasileño pidió a los jueces que se aplazara el interrogatorio previsto en Brasilia para el 11 de febrero, lo que le fue concedido.

Lula, que anunció que partirá el viernes hacia Brasil, espera en libertad el resultado de un recurso contra la pena por corrupción que considera ante todo una conspiración político-judicial para impedir que la izquierda vuelva al poder, tema que no abordó con la prensa.

- La Amazonia, tema pendiente -

"Con el papa no hablamos del presidente (Jair) Bolsonaro ni de Amazonia", dijo al margen de la conferencia de prensa tras confirmar que leyó la recién divulgada exhortación apostólica del papa dedicada a esa inmensa región que cubre buena parte de su país, en la que el pontífice denuncia las empresas y multinacionales que "siembran injusticia y crimen".

Para el exgobernante brasileño, que celebra su primer viaje al exterior tras haber salido de la cárcel, se trataba de la primera vez que se reunía en el Vaticano con Francisco, a quien elogió por su "garra" y tildó de "gigante".

"Cuando el papa Francisco pide un encuentro en Asís para discutir de la desigualdad, creo que es un decisión que debe inspirar al mundo", aseguró Lula.

El expresidente brasileño es apreciado en Italia, donde celebraron numerosas manifestaciones de solidaridad durante sus 580 días de detención para pedir su libertad y denunciar "el ataque jurídico y mediático" contra su figura.

"En muchos encuentros en los que participé y en todas las decisiones que tomé tutelamos siempre a los trabajadores para ayudar a los países más pobres. Nada de eso se hizo. El sistema financiero salió reforzado y ahora la economía mundial está dominada por la finanza", comentó.

Lula se reunió también con dirigentes del gobernante Partido Democrático, entre ellos el secretario general Nicola Zingaretti.

"Muy linda conversación con Lula, un extraordinario protagonista de las batallas para combatir las desigualdades", comentó el dirigente izquierdista italiano.

Condenado a 8 años y 10 meses de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero, el exgobernante izquierdista de 74 años, fue excarcelado en noviembre gracias a una modificación de las normativas, después de haber estado preso en Curitiba (sur) durante un año y medio.

La justicia brasileña pospuso para el 19 de febrero el interrogatorio programado para el día 11 de febrero.

El interrogatorio está relacionado con la "Operación Zelotes", en la cual Lula está acusado de "corrupción pasiva" como presunto partícipe en la venta de una ordenanza que prorrogó la validez de incentivos fiscales para montadoras de automóviles.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.