Saltar al contenido principal

Ya quedan solo ocho precandidatos en la carrera demócrata por la Casa Blanca

Un hombre vota en las elecciones primarias en un colegio electoral en Epping, New Hampshire, Estados Unidos, el 11 de febrero de 2020.
Un hombre vota en las elecciones primarias en un colegio electoral en Epping, New Hampshire, Estados Unidos, el 11 de febrero de 2020. © Kevin Lamarque / Reuters

Los pésimos resultados obtenidos en la votación primaria de New Hampshire y en las asambleas o Caucus de Iowa hicieron que tres precandidatos abandonaran anticipadamente la contienda. El exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg y el senador Bernie Sanders lideran el arranque de la carrera por la candidatura demócrata.

Anuncios

Si para algunos precandidatos la primera votación primaria en New Hampshire representó un importante impulso de cara a la nominación demócrata a las elecciones presidenciales de noviembre, para otros fue la señal definitiva de que debían abandonar la contienda.

“Soy un hombre de matemáticas y es claro que no vamos a ganar esta competencia”. Con esta frase, el emprendedor Andrew Yang, cuya propuesta más destacada era la creación de un "ingreso básico universal" para todos los estadounidenses adultos de mil dólares al mes, anunció el martes 11 de febrero que abandonaba sus aspiraciones electorales.

Minutos después lo hicieron el senador por Colorado, Michael Bennet, y el miércoles se sumó el exgobernador de Massachussets, Deval Patrick.

El común denominador fueron los decepcionantes resultados obtenidos en New Hampshire, que solo confirmaron el mal desempeño que ya habían tenido una semana antes: Patrick y Bennet no tuvieron ni un voto en el caucus de Iowa y Yang apenas alcanzó 22. Y aunque su desempeño fue levemente mejor en la segunda jornada, ninguno obtuvo delegados.

“Esta no fue nuestra noche. Pero, New Hampshire: puede que me vean aquí de nuevo”, dijo Michael Bennet a través de su cuenta de Twitter.

Buttigieg no ganó en New Hampshire pero sigue liderando

Iowa y New Hampshire, sin ser grandes estados (apenas 64 delegados de los casi 4.000 en juego), son considerados como una especie de oráculo de lo que probablemente sucederá en los demás estados durante los caucus y las primarias demócratas.

El inicio del ciclo electoral tuvo como grandes vencedores al senador Bernie Sanders y al exalcalde Pete Buttigieg, un precandidato sorpresa que a pesar de haber quedado segundo en New Hampshire tiene asegurados hasta el momento 22 delegados, frente a los 21 de su más próximo rival.

France 24
France 24 © France 24

Los resultados de Sanders, no obstante, están muy lejos de la aplastante victoria que hace cuatro años obtuvo en las primarias de New Hampshire frente a Hillary Clinton, a la que sacó 22 puntos de ventaja y quien después sería la candidata presidencial demócrata que se enfrentó a Donald Trump.

France 24
France 24 © France 24

Solo Sanders, Buttigieg y la senadora Amy Klobuchar lograron obtener delegados en la votación de este martes, dejando a otros aspirantes como Elizabeth Warren y Joe Biden sin representación en ese estado.

Biden y Warren se aferran a su aspiración

Ni al ex vicepresidente Joe Biden, que obtuvo un 8,4% de los votos, ni a la senadora Elizabeth Warren, con un 9,4%, les alcanzó el umbral del 15% requerido para obtener delegados en New Hampshire y ahora ponen sus esperanzas en el caucus de Nevada y la elección primaria de Carolina del Sur.

“Nos estamos moviendo a una fase especialmente importante porque hasta ahora no hemos tenido noticias del electorado más comprometido del Partido Demócrata: la comunidad afroamericana”, dijo Joe Biden tras conocer los resultados que le dieron una segunda decepción consecutiva.

En efecto, Carolina del Sur tiene un electorado mayoritariamente afroamericano y el exvicepresidente de Barack Obama busca sacar provecho de la buena acogida que tiene en esta comunidad.

Elizabeth Warren, por su parte, quien en Iowa quedó tercera y en esta ocasión en cuarto lugar, mantiene vivas sus esperanzas de convertirse en la segunda candidata presidencial demócrata pese a sus malos resultados.


Iowa: un conteo para el olvido que ya cobró una cabeza

El jefe del Partido Demócrata en Iowa, Troy Price, presentó su renuncia este miércoles 12 de febrero. “Los demócratas merecían algo mejor de lo que pasó esa noche en el caucus. Estoy profundamente apenado por lo que pasó y asumo la responsabilidad”, manifestó en su carta de renuncia. En su cuenta de Twitter, agregó que “servir como jefe del partido en Iowa ha sido el mayor honor de mi vida”.

La dimisión es consecuencia del caos que rodeó el caucus de Iowa, el primero del ciclo electoral, que durante varios días mantuvo en ascuas a la opinión pública sin que se supieran claramente los resultados debido a un problema informático.

A medida que se van desarrollando los caucus o asambleas y las elecciones primarias, el escenario se va haciendo más claro.

Los candidatos ya tomaron rumbo hacia Nevada, que celebra sus caucus el 22 de febrero, y Carolina del Sur, con sus primarias el 29. A diferencia de Iowa y New Hampshire, con electorados abrumadoramente blancos, Nevada y Carolina del Sur son demográficamente más diversos, con mayor peso de latinos y afroamericanos.

En estos dos estados se disputarán 36 y 54 delegados, respectivamente, una minucia si se compara con los 1.357 que están en juego en el denominado "Súper Martes" del 3 de marzo, donde votarán a la vez 14 estados, entre ellos los más grandes del país, California y Texas.

Con EFE y Reuters
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.