Saltar al contenido principal

Brasil, Argentina y Colombia ya no son considerados países 'en desarrollo' por EE. UU.

Contenedores se muestran apilados en un barco atracado en Yusen Terminals (YTI) en el Terminal Island en el Puerto de Los Ángeles, California, EE. UU., el 30 de enero de 2019.
Contenedores se muestran apilados en un barco atracado en Yusen Terminals (YTI) en el Terminal Island en el Puerto de Los Ángeles, California, EE. UU., el 30 de enero de 2019. © Mike Blake / Reuters

El Gobierno de Donald Trump actualizó una lista de países que tenían un trato preferencial en cuestiones arancelarias. Con esta medida, se abre la posibilidad a que se adelanten investigaciones por distorsiones comerciales contra los países excluidos, entre los que también se encuentran China e India.

Anuncios

El Representante de Comercio de Estados Unidos (USTR) tomó el pasado lunes la decisión de actualizar la lista de países en vías de desarrollo o menos desarrollados según la ley de derechos compensatorios (CVD). Entre los más de 20 países que ya no son catalogados como tal por Estados Unidos se encuentran tres latinoamericanos: Brasil, Argentina y Colombia.

También fueron retirados de la lista Sudáfrica, India y China, tres grandes economías emergentes a las que se les confería beneficios arancelarios en el comercio con Estados Unidos.

Con la actualización de dicha lista, el USTR redujo significativamente el número de países elegibles para un subsidio compensatorio especial de 'minimis' y estándares insignificantes de volumen de importación bajo la ley CVD. Para hacer la nueva lista, el Gobierno de Estados Unidos tomó en cuenta el PIB per cápita de los países, su participación en el comercio mundial y el hecho de que pertenezcan a grupos económicos mundiales como el G-20 o la OCDE.

Se trata de una nueva medida del presidente Donald Trump en busca de balancear una situación comercial que considera injusta para Estados Unidos. Ya sea a través de Twitter, ruedas de prensa o eventos internacionales, Trump ha criticado las que, según él, son preferencias que otorga la Organización Mundial de Comercio (OMC) a otros países.

Como le dijo a France 24 Javier Díaz, de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex) de Colombia, el objetivo principal de Estados Unidos con esta medida sería "cerrar rendijas por donde China se le pueda meter".

Una receta al estilo Donald Trump: política doméstica comercio internacional y geopolítica

Según Díaz, el hecho de que Colombia haya salido de la lista de países considerados 'en vía de desarrollo' no afectará el comercio de este país con Estados Unidos. "El TLC nos permite un 0% de arancel para el ingreso de nuestros productos al mercado estadounidense, entonces en la práctica no cambia nada". Para el ejecutivo, esta medida impactará a los países con los que Estados Unidos no tiene un acuerdo comercial pero sí están recibiendo "tratamiento preferencial en virtud de su grado de desarrollo".

Como le explicó a este medio Marcelo Elizondo, experto en negocios internacionales de Argentina, con esta actualización se abre la posibilidad de que se abran investigaciones y se sancione a los países excluidos. "El total de exportaciones de Argentina a Estados Unidos el año pasado fue de 4.100 millones de dólares. La mayoría son minerales, algunos productos industriales como químicos y alimentos elaborados. Cualquiera de estos tres podría ser susceptible de alguna investigación y eventual imposición de aranceles si se detectara que hay alguna distorsión, subsidio o prebenda que se le conceda a estas exportaciones".

Además de las implicaciones comerciales, Elizondo considera que esta medida es también un llamado para que Argentina tenga una "sensibilidad política mayor" con el Gobierno de Estados Unidos. "La Administración de Donald Trump siempre trata de poner en un mismo plato de negociación las confluencias geoestratégicas, los intereses políticos domésticos y los temas comerciales, por lo que no descarto que esto sea incluso un llamado para sentarse a negociar".

Brasil: ¿un llamado a impulsar la competitividad de la industria?

Ante la decisión del USTR, el gremio de la industria brasileña respondió con fuerza. Según información divulgada por la agencia EFE, la Confederación Nacional de la Industria (CNI), afirmó en un comunicado que "la decisión de los Estados Unidos de reclasificar a los países en desarrollo, incluido Brasil, en investigaciones de defensa comercial, es negativa e ilegal, ya que se hizo de manera unilateral, sin tomar en cuenta las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)".

Como señala Elizondo, la medida sí es unilateral “porque en realidad Estados Unidos había concedido la prerrogativa a todos estos países, la opción de competir con algunos subsidios que no le concede a otros países más desarrollados. Así como era unilateral la concesión de esa licencia, fue unilateral la eliminación”.

Para Sandro Maskio, profesor de Economía de la Universidad metodista de Sao Paulo, la medida sí impactará negativamente el comercio de Brasil, cuyo segundo destino de exportaciones es Estados Unidos. En entrevista con France 24, Maskio explicó que "con esta reclasificación se reducirán los márgenes tolerables de incentivos y subsidios para el sector productivo" y serán especialmente las exportaciones de productos manufacturados y semimanufacturados las que sentirán más el impacto.

Un posible efecto de no contar ya con medidas preferenciales podría ser, según Maskio, el desplazamiento de algunas empresas con capital extranjero a otros países que ofrezcan mejores condiciones en el comercio con el mercado internacional. "Desafortunadamente, a lo largo de su proceso de industrialización del siglo pasado, la economía brasileña no pudo formar una industria burguesa nacional sólida y productiva, ni fue capaz de formar una estructura de alta productividad capaz de generar habilidades tecnológicas que garanticen un mayor nivel de competitividad en el escenario global".

Un vendedor ambulante de productos de limpieza pasa junto a una gran bandera de Brasil en Sao Paulo, el 28 de junio de 2018.
Un vendedor ambulante de productos de limpieza pasa junto a una gran bandera de Brasil en Sao Paulo, el 28 de junio de 2018. © Nacho Doce / Reuters

En esto último coincide con el economista brasileño Carlos Stempniewski, que define la situación actual del sector industrial de Brasil como una "encrucijada"; la misma en la que se encontraba la agroindustria de su país hace 25 años. En entrevista con France 24 aseguró que ahora le corresponde a los industriales "abandonar su zona de confort" y renovarse para participar en un competitivo mercado mundial.

Stempniewski calificó la decisión de Donald Trump de "realista y pragmática" y afirmó que "es responsabilidad de los sectores arcaicos involucrados dejar de vivir con subsidios para participar en la nueva guerra comercial que requiere creatividad, innovación, tecnología, bajo costo, exposición internacional y presencia en los mercados mundiales".

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.