Saltar al contenido principal

Cerca de 1.400 muertos en China, entre ellos seis miembros del personal médico, por el COVID-19

Anuncios

Pekín (AFP)

El balance de la epidemia del nuevo coronavirus avanzaba este viernes hacia los 1.400 muertos en China, entre ellos seis miembros del personal médico, una muestra de los riesgos que se corre en los hospitales desbordados del gigante asiático.

Ya son cerca de 64.000 casos de contagio registrados en el país, de los cuales 1.716 corresponden a médicos y enfermeros que trabajan en contacto con los pacientes, según la Comisión Nacional de Salud china.

La gran mayoría (1.102) de esos contagios en hospitales tuvieron lugar en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei (centro) y cuna de esta epidemia de neumonía viral COVID-19.

El anuncio se produce una semana después de la muerte, por causa del virus, de un médico que había alertado a las autoridades al comienzo de la epidemia, pero fue reprimido y amonestado.

Las autoridades se han esforzado en distribuir equipos de protección en los hospitales de Wuhan. Pero muchos médicos han tratado a los pacientes sin mascarillas o trajes de protección adecuados o han usado varias veces el mismo equipo, cuando deben de cambiar con regularidad.

A nivel nacional, las autoridades chinas informaron este viernes de 121 nuevos decesos en el país en las últimas 24 horas, elevando el total de muertos a 1.380.

- "Sin demoras" -

China continental concentra el 99,9% de las muertes registradas en el mundo por el nuevo coronavirus. Hasta el momento, solo Japón, Filipinas y Hong Kong informaron de un deceso cada uno.

Tras haber felicitado en un principio a Pekín por su "trabajo muy profesional" ante la epidemia, Estados Unidos cambió de postura el jueves.

"Estamos un poco decepcionados porque no hemos sido invitados a sumarnos y también por la falta de transparencia de parte de los chinos", dijo Larry Kudlow, un alto funcionario de la Casa Blanca.

Kudlow lamentó que Pekín haya rechazado las insistentes propuestas de Washington de enviar expertos estadounidenses a China: "No nos dejan. No sé cuales son sus motivos", comentó.

Al ser consultado sobre el tema, un vocero del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, subrayó este viernes que Pekín ha demostrado "transparencia" con la comunidad internacional desde el inicio de la epidemia.

"China siempre ha considerado de manera positiva y abierta una cooperación con Estados Unidos", indicó, agregando que los servicios de salud de ambos países mantienen una comunicación estrecha e intercambian "sin demoras" sus informaciones desde el inicio de la crisis sanitaria.

- Nuevos criterios -

Las críticas estadounidenses ocurren luego de que China anunciase el jueves la adopción de nuevos criterios para el conteo de personas contaminadas, lo que disparó el número de contagiados.

Ahora los especialistas chinos consideran como contaminadas a personas "diagnosticadas clínicamente" mediante radiografías de pulmón, sin tener que esperar los resultados de laboratorio.

Con el cambio de metodología de conteo, los especialistas chinos añadieron el jueves 15.000 pacientes a las listas de contagiados. Este viernes sumaron otros 5.000.

Estas cifras muestran una situación más grave de la informada hasta ahora, pero "no representa un cambio significativo en la trayectoria de la epidemia", dijo Michael Ryan, líder de los programas de emergencia en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El gobierno chino mantiene a toda Hubei, con sus casi 56 millones de habitantes, en una gigantesca cuarentena desde hace casi un mes.

Pero el intenso descontento de la población por la situación motivó el jueves el despido de los principales dirigentes del Partido Comunista (PCC) para Hubei y Wuhan.

- Cuarentenas -

En otras partes del mundo, le epidemia de COVID-19 mantiene en alerta a las autoridades, con más de 500 casos confirmados en una treintena de países.

En Vietnam, fronterizo con China, la ciudad de Son Loi, de 10.000 habitantes y cercana a Hanói, fue puesta en cuarentena tras el descubrimiento de seis casos.

Pero el principal foco de infección fuera de China es el crucero de lujo "Diamond Princess", que continúa en cuarentena frente a las costas de Japón en el puerto de Yokohama, con 218 casos.

Un primer grupo de pasajeros no infectados, de 80 años de edad o más, abandonó este viernes el crucero y concluirá su periodo de aislamiento en establecimientos del gobierno en tierra.

Por su parte, los cientos de pasajeros de un crucero estadounidense, al que se le prohibió atracar en cinco puertos asiáticos por temor al virus, pudieron desembarcar el viernes en Camboya.

En Francia, un primer grupo de repatriados desde China salieron este viernes del centro cercano a Marsella (sur) donde estuvieron en cuarentena.

bur-jug-ewx-ehl/lb/mar

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.