Saltar al contenido principal

Esteban Chaves busca renacer en el Tour Colombia-2020

Anuncios

Paipa (Colombia) (AFP)

A la ráfaga de triunfos le siguió una seguidilla de mala fortuna. Esteban Chaves rozó la gloria del ciclismo en 2016 y desde entonces su figura se fue diluyendo. De local, en su debut en el Tour Colombia, "Chavito" busca renacer como domador de caballos de acero.

"Cada semana estamos mejorando, cada mes estamos viendo una progresión. Hay que tener paciencia y hay que seguir trabajando", dice a la AFP el pedalista de 30 años en la localidad de Paipa, antes de partir a la tercera etapa de la competición cafetera.

Hace cuatro años su sonrisa de grandes dientes blancos y rostro pecoso se inmortalizaron en los altos y las rutas españolas e italianas.

El bogotano vistió entonces la maglia rosa que Vincenzo Nibali le arrebató por un pelo, y tuvo que conformarse con el subcampeonato. En la Vuelta a España acompañó, en un podio de ensueño, al vencedor Nairo Quintana y a su escolta Chris Froome.

Con 26 años para la época, Chaves cerró una temporada redonda al llevarse el título del Giro de Lombardía, venciendo en el esprint final al italiano Diego Rosas y a su compatriota Rigoberto Urán.

Pero el infortunio llegó. Desde aquel 2016 lo aquejaron caídas, lesiones y enfermedades. Su estreno y única participación en el Tour de Francia, en 2017, terminó en una lejana posición 62.

Incluso la idea de retirarse del ciclismo golpeó la cabeza de un corredor que desde joven se acostumbró a levantar trofeos.

"No podía montar, se sentía improductivo y que en su vida nada tenía sentido. Llegaron a su cabeza pensamientos de fracaso y de que era momento de retirarse", reconoció su padre Jairo Chaves al diario El Espectador.

- Avances -

Ahora a base de paciencia y trabajo, "Chavito", como es conocido en Colombia por un supuesto parentesco con el Chavo del Ocho, el personaje interpretado y creado por el mexicano Roberto Gómez Bolaños, parece decidido a recuperar terreno.

En 2018 regresó a Italia y ganó la sexta etapa del Giro, en el icónico monte Etna. Al año siguiente repitió en una escapada de largo aliento durante el trayecto número 19, entre Treviso y San Martino di Castrozza.

"Si miramos toda la imagen (...) en comparación al año pasado, en comparación a hace dos años, en esta misma época, estoy mucho más adelante", señaló.

En su primera participación en el Tour Colombia, una de las principales carreras ciclísticas de América, Chaves ha pretendido pisar fuerte para volver a ingresar en el radar de favoritos que incluso lo ponga en la órbita del combinado cafetero que peleará por una medalla en los Olímpicos de Tokio.

Pidió permiso a su equipo, el australiano Mitchelton-Scott, para correr como líder de la selección colombiana. En un comienzo predilecto para embaladores, se ha ubicado en la casilla 44 a 1:33 minutos del líder, el ecuatoriano Jonathan Caicedo, del EF Pro Cycling.

"La carrera todavía está muy abierta", señala. "El que gane la competencia va a ganar por muy poquitos segundos".

La estrategia de Chaves es clara: aguantar hasta el arribo de la etapa reina, el domingo en el alto El Verjón, aledaño a su natal Bogotá, que culminará con un puerto de montaña de segunda categoría a 3.290 metros sobre el nivel del mar.

Difícilmente tendrá una mejor ocasión para regresar al triunfo.

En el trayecto por las rutas capitalinas se batirá pedal a pedal con los campeones del Tour de Francia, el colombiano Egan Bernal, y del Giro de Italia, el ecuatoriano Richard Carapaz. Y encarará con los campeones nacionales, Sergio Higuita y Daniel Martínez, segundo y tercero de la general y promesas del Education First.

"Los hombres que intentamos hacer la clasificación general, el último día tenemos que darlo todo, porque es la única oportunidad que realmente tenemos", explica Chaves, sediento de reivindicación y gloria.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.