Saltar al contenido principal

¿Qué es la Conferencia de Múnich y por qué América Latina está casi excluida?

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo (izq.), saluda al ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, durante la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2020.
El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo (izq.), saluda al ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, durante la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2020. © Andrew Caballero-Reynolds / Reuters

Este encuentro congrega desde ministros rusos y chinos hasta altos funcionarios de Estados Unidos y Europa para discutir sobre la seguridad mundial, pero no todos los temas están sobre la mesa, pues los latinos y los africanos son los grandes ausentes. 

Anuncios

Más de 400 políticos y activistas están en Alemania discutiendo los problemas de seguridad. Aunque es un evento mundial, América Latina y África están por fuera de la agenda y los invitados son principalmente de Europa y Estados Unidos. Así podría resumirse la Conferencia de Múnich, que se realiza desde el 14 hasta el 16 de febrero en esta ciudad alemana.  

Este es un evento anual que data de hace más de 50 años y en el que los líderes de las potencias mundiales debaten los problemas de seguridad que más les preocupan: desde las restricciones a la energía nuclear hasta los atentados por parte de grupos armados ilegales. 

La particularidad del 2020 es que las discusiones parecen sacadas de una película de ciencia ficción, con debates sobre el desarrollo militar en el espacio y la tecnología como la oportunidad de los países para disputarse la soberanía. Por ejemplo, uno de los miedos es que industrias chinas como Huawei sigan creciendo, como lo explica el reporte de la conferencia y como lo han dejado claro las instituciones de Estados Unidos

No en vano, aparte de 35 presidentes y otra cantidad de ministros invitados, también lo están personajes como John Suffolk, jefe de seguridad cibernética de la compañía ya mencionada, o Mark Zuckerberg, uno de los creadores de Facebook.

La reunión también trata otras amenazas actuales como el calentamiento global y el crecimiento de los movimientos de extrema derecha que se han evidenciado desde la llegada del primer afroamericano de la historia a la Presidencia de Estados Unidos, así como la crisis migratoria en Europa. 

Los ministros de diferentes países que acuden a la cita aprovechan para poner sobre la mesa las preocupaciones mundiales. Así, Rusia y Turquía han defendido por aparte sus acciones en Siria; mientras que un oficial norteamericano reveló la posibilidad de un acuerdo entre Estados Unidos y Afganistán que podría terminar en la retirada de las fuerzas estadounidenses del país de Medio Oriente. 

Pero más allá de las discusiones puntuales, lo que está en el centro de la agenda es la duda sobre la vigencia del Occidente que representan Estados Unidos y una parte de Europa. “¿Se está volviendo el mundo menos occidentalizado?” o “¿qué significa para el mundo si Occidente deja el escenario para otros?” son algunas de las preguntas con las que comenzó el debate en Múnich

Aunque la mayoría de los países que asisten al encuentro comparte la defensa de ciertos ideales, las respuestas difieren. Por ejemplo, mientras el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, cree que los valores occidentales prevalecerán sobre las visiones de países como China y Rusia, el presidente francés Emmanuel Macron opina que Occidente se está debilitando, y que es hora de dialogar con Rusia en vez de confrontarla. 

Los orígenes de la reunión están en Europa occidental

Desde 1963, Alemania, Estados Unidos y los países de la OTAN se comenzaron a reunir anualmente en plena Guerra Fría para discutir cómo podrían contrarrestar la fuerza de la Unión Soviética. 

A medida que la política mundial dejó de estar divida entre dos bandos, la conferencia fue cambiando de rumbo. “Les abrieron espacios a Europa central y del este, y también para la Federación de Rusia”, recuerdan los organizadores de la conferencia en su página oficial. 

La reunión llegó hasta el punto en el que los poderes occidentales les abrieron las puertas a funcionarios de potencias en ascenso como Brasil e India, pero sin dejar su razón de ser. “El núcleo de la conferencia siempre será transatlántico”, afirma el portal web de la reunión, con referencia al origen de las conversaciones. 

En la práctica, esto hace que a pesar de que Brasil esté en las discusiones de Múnich, las grandes preocupaciones en términos de seguridad de América Latina e incluso de una gran parte de África no se discutan en este encuentro mundial. 

Así se muestra con las discusiones públicas que han dado los funcionarios y con los límites que pone la misma agenda: “el Informe de Seguridad de Múnich 2020 analiza los desarrollos actuales de la política de seguridad en China, Europa, Rusia y Estados Unidos, y además examina la dinámica regional en el Mediterráneo, Oriente Medio y Asia del Sur”.

El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas (izq.), se sienta al lado del ministro de Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, en la Conferencia de Múnich.
El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas (izq.), se sienta al lado del ministro de Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, en la Conferencia de Múnich. © Tobias Hase / Reuters

La única vez que América Latina entra en el reporte es cuando mencionan las estrategias de Rusia en la región para buscar aliados y contrarrestar, desde el sur del continente, el poder de Estados Unidos. También aparece en un informe que indica que para 2050 en el territorio latino, junto con África subsahariana y el sur de Asia, podría haber más de 140 millones de desplazados a causa del cambio climático.

La ausencia de la región en el debate en Múnich ocurre a pesar de que los latinos se enfrentan cotidianamente a grandes amenazas relacionadas con los temas de la conferencia, como la crisis migratoria en México y Centroamérica, las bandas criminales que azotan a países como El Salvador y Guatemala y los grupos armados en Colombia, o la deforestación en la Amazonía. 

Por eso, aunque las preocupaciones de las que hablan los dirigentes en Alemania tienen alcances mundiales, no todos los temas están sobre la mesa en este encuentro mundial. 

France 24

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.