Saltar al contenido principal

General Motors pone fin a la marca australiana Holden

Anuncios

Sídney (AFP)

El fabricante de automóviles estadounidense General Motors anunció este lunes el final de la marca australiana Holden con la liquidación en los próximos meses de las actividades de ingeniería, diseño y ventas.

Creada hace más de 150 años, Holden lanzó el primer coche fabricado en serie en Australia y se convirtió en una marca emblemática para el país durante décadas.

En 2017 esta filial de General Motors (GM) anunció la deslocalización de su producción, poniendo fin a la fabricación de automóviles en el país.

El vicepresidente de operaciones internacionales de GM, Julian Blissett, afirmó que unas 600 personas perderán el empleo en los próximos meses después de que la marca desaparezca en Australia y Nueva Zelanda.

"Fue una decisión muy difícil para nosotros y no la hemos tomado a la ligera", afirmó.

Según Blissett, GM constató que no podía hacer la "inversión significativa" necesaria para que Holden fuese competitivo y rentable a largo plazo.

"Con la fusión en el ámbito internacional de la industria automotriz, nos resulta cada vez más difícil apoyar una marca y una empresa que solo está presente en dos mercados", explicó.

General Motors precisó que continuará, durante al menos diez años, brindando servicio posventa, mantenimiento y recambio de piezas a los propietarios de coches Holden. Con 1,6 millones de coches Holden en circulación, se espera que unas 200 personas mantengan sus empleos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.