Saltar al contenido principal

Vuelven a casa estadounidenses aislados en un crucero en Japón por el coronavirus

Anuncios

Base aérea de Travis (Estados Unidos) (AFP)

Más de 300 estadounidenses rescatados de un crucero aislado en Japón por el nuevo coronavirus regresaron este lunes a su país, donde estarán otras dos semanas en cuarentena.

La epidemia de COVID-19 sigue avanzando en China, donde se ha cobrado hasta ahora 1.770 vidas y ha contagiado a más de 70.500 personas, además de centenares en el extranjero.

Fuera de China, el mayor foco de infecciones es el crucero "Diamond Princess", situado frente a la costa de Yokohama, en Japón, donde se declararon 99 casos nuevos el lunes, elevando el total a 454 personas, a pesar de que los pasajeros llevan 14 días confinados en sus camarotes.

A medida que crecen las críticas por la gestión de esa crisis por las autoridades japonesas, otros gobiernos, como los de Australia e Italia, anunciaron su intención de evacuar a sus ciudadanos. Hong Kong también expresó su deseo de repatriar a los suyos -unas 330 personas- "lo antes posible". Canadá tomó la misma decisión para unos 250 canadienses.

El primer vuelo estadounidense aterrizó en la base aérea de Travis, en California, el domingo poco antes de la medianoche, seguido por otro en la madrugada del lunes, en la base conjunta San Antonio-Lackland, en Texas.

Antes del embarque, las autoridades estadounidenses fueron informadas de que 14 de los pasajeros habían contraído la enfermedad del COVID-19. Los infectados viajaron en un "área especial de contención".

A su llegada, 13 de ellos, considerados como casos de "alto riesgo" fueron enviados a un hospital universitario en Omaha, Nebraska, donde se les puso en cuarentena.

Antes de embarcar al avión, una de las repatriadas, Sarah Arana, dijo a la AFP que estaba "lista" para irse. "Necesitamos una cuarentena real. Ésta no era buena".

- "Estoy bien de salud" -

Algunos de los más de 350 estadounidenses que se encontraban a bordo de este crucero no aceptaron ser repatriados.

"Estoy bien de salud. Y mi cuarentena de dos semanas casi ha terminado", tuiteó Matt Smith, que cuestionó la necesidad de abandonar el barco.

Otros 40 pasajeros estadounidenses que contrajeron el coronavirus fueron trasladados a hospitales en Japón, indicó Washington.

La epidemia de COVID-19 ha matado a 105 personas en las últimas 24 horas en China, lo que eleva a 1.770 el número de fallecidos en el país desde la aparición de la epidemia viral en diciembre en Wuhan, capital de la provincia de Hubei (centro), anunciaron el lunes las autoridades chinas.

Pekín, que intenta frenar la epidemia como sea, solicitó este lunes a las personas que se han curado del coronavirus que donen sangre para extraer su plasma para tratar a los enfermos.

Los nuevos casos fuera de Hubei han ido disminuyendo en los últimos 13 días. El lunes las autoridades anunciaron 115 nuevos casos al exterior de la provincia, una gran reducción respecto a los 450 de hace una semana.

Para Pekín el menor ritmo en el incremento de los casos demuestra que sus medidas están funcionando.

Pero el presidente de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, llamó este lunes a interpretar "con mucho cuidado" ese aparente descenso.

- Celebraciones canceladas -

Se han registrado cinco muertes fuera de China (una en Filipinas, una en Hong Kong, una en Japón, una en Francia y una en Taiwán), por lo que ya son 1.775 fallecidos en el mundo por el virus.

Después del gigante asiático y de Singapur (75 casos), Japón es el país más afectado del mundo por la epidemia. Además de los casos en el crucero "Diamond Princess", las autoridades japonesas informaron de 60 portadores del coronavirus en diferentes regiones del país.

El ministro de Salud, Katrsunobu Kato, pidió evitar las reuniones y los lugares concurridos. Como consecuencia, fue cancelada la celebración pública por el cumpleaños del emperador y la maratón de Tokio para aficionados.

En otras partes, la preocupación crece después de que diera positivo de coronavirus una estadounidense que viajaba en el crucero "Westerdam", que atracó en Camboya la semana pasada con 2.200 pasajeros y miembros de la tripulación, tras ser rechazado en cinco puertos asiáticos.

El Parlamento chino contempla aplazar su sesión plenaria de diez días, la gran cita anual del régimen comunista, prevista para comenzar el 5 de marzo.

El salón del automóvil de Pekín, previsto para abril, será por su parte aplazado hasta nuevo aviso.

burs-bar/uh/lch/bc/age/mb/gma/dga/gm

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.