Saltar al contenido principal

El crimen de Fernando Báez pone la lupa sobre la violencia en el rugby de Argentina

Imagen de Fernando Báez Sosa, durante una manifestación en Buenos Aires, en donde se pedía justicia por su crimen. 18 de febrero de 2020.
Imagen de Fernando Báez Sosa, durante una manifestación en Buenos Aires, en donde se pedía justicia por su crimen. 18 de febrero de 2020. © Matías Baglietto / Reuters

Fernando Báez tenía 19 años y murió a causa de una paliza que le habría propinado un grupo de jugadores de rugby a la salida de una discoteca en un punto turístico en Villa Gesell. El caso vuelve a empañar la imagen de un deporte muy popular en Argentina.

Anuncios

A Fernando Báez Sosa lo atacaron por la espalda mientras conversaba con unos amigos a las afueras de una discoteca el 18 de enero. Se encontraba en Villa Gesell, a unos 350 kilómetros de Buenos Aires. El joven, de familia paraguaya, disfrutaba de un viaje con unos amigos.

Según el fiscal, Fernando tuvo un altercado dentro del ‘boliche’ (como se denomina a estos clubes en Argentina) con un grupo de jóvenes. A todos los sacaron del recinto y fue en la calle en donde ese incidente terminó en una tragedia que ahora tiene alcance nacional. Hasta el papa Francisco envió un mensaje de apoyo a la familia del fallecido.

Diez jugadores de rugby, entre 18 y 20 años, están acusados de haber golpeado hasta la muerte a Fernando. Ocho de ellos permanecen detenidos, dos hacen parte de la investigación pero están en libertad y se estudia la implicación de otro sujeto. De acuerdo con un testigo, a Fernando le decían "te vamos a matar, negro de mierda".

En caso de ser hallados culpables, se enfrentan a la cadena perpetua.

Silvio Báez y Graciela Sosa, padres de Fernando, se lamentan durante la manifestación de Buenos Aires. 18 de febrero de 2020.
Silvio Báez y Graciela Sosa, padres de Fernando, se lamentan durante la manifestación de Buenos Aires. 18 de febrero de 2020. © Matías Baglietto / Reuters

Coincidiendo con el primer mes después del crimen, miles de personas acudieron a las afueras del Congreso de Argentina, punto tradicional de concentraciones, para pedir Justicia por el crimen. "Lo que le hicieron a mi hijo es terrible, no le dieron oportunidad de defenderse, lo mataron a traición", dijo Graciela Sosa, madre de Fernando.

En Argentina no es la primera vez que un hecho de violencia vincula a jugadores de rugby. En 2016, cuatro jugadores del club Los Cedros de Los Polvorines fueron imputados por golpear a un policía en Río de Janeiro. Al año siguiente, cinco jugadores de Gimnasia y Esgrima de la ciudad de Rosario golpearon a tres muchachos a la salida de una discoteca.

"El rugby, a contrapelo de sus mitos, es un espacio de violencias legítimas"

A comienzos de enero, en el país se hizo viral un hilo de Twitter en donde un periodista de la cadena 'TyC Sports' denunciaba la cruda realidad que vivió durante 11 años en el mundo del rugby.

"Escuchaba por horas a mis amigos hablar de las batallas libradas", relata Julián Princic. "Enaltecían las peleas vividas de tal manera que a veces me daban ganas de participar en alguna. Siempre se destacaba la unión y el trabajo en equipo para combatir, porque esos 'son valores del rugby'".

Es una situación que también denuncia el docente e investigador Juan Branz en un artículo publicado en la 'Revista Anfibia': "La violencia es contextual, situacional, lo sabemos. Lo que la convierte en legítima, en un marco posible. El rugby, a contrapelo de sus mitos, es un espacio de violencias legítimas”.

El rechazo de la Unión Argentina de Rugby ante el crimen de Báez

El mismo día en el que se conoció el crimen, la Unión Argentina de Rugby se pronunció: "Lamentamos profundamente el fallecimiento de Fernando Báez Sosa esta madrugada en la localidad de Villa Gesell y queremos expresar nuestra mayor solidaridad para con sus familiares", se lee en el texto.

Esa fue la respuesta de la entidad que regula este deporte en Argentina, una nación en donde el rugby cuenta con gran popularidad. "Nuestro juego convive con el contacto físico desde muy temprana edad, pero siempre dentro de un claro reglamento. Quienes no lo entiendan de esta manera y usan su fuerza física en detrimento de otro no representan nada del rugby ni sus valores".

El crimen de Fernando golpea con fuerza la imagen del rugby, sobre el que se dice que es un 'deporte para caballeros'. Algunos de los jóvenes implicados en su muerte son del Club Náutico Arsenal de Zárate y de acuerdo con el abogado del combinado, Marcelo Urrea, parte de los señalados "había tenido problemas en otras salidas en Zárate a la noche, en donde era una práctica habitual golpear a una persona entre varios". Fueron declaraciones de Urrea a la cadena 'TN' en donde también afirmó que "no es la primera vez" que llega una denuncia así.

Este incidente se ha convertido en tema de debate en un territorio con bajas cifras de muertes violentas. Con 5,3 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2018, Argentina es el segundo país de Sudamérica con el dato más bajo, solo por detrás de Chile.

Con AFP y Reuters
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.