Argentina se posiciona para renegociar deuda a contrarreloj