El Debate

El 'Bukelazo' en El Salvador, ¿un golpe a la democracia?

© France 24

El 10 de febrero, El Salvador fue testigo de un hecho inquietante. El presidente Nayib Bukele irrumpió con efectivos militares y policiales en la sede del Parlamento para presionar la aprobación de un presupuesto para su plan de control territorial y así llevar adelante su plan para combatir la delincuencia. En esta edición de El Debate analizamos las implicaciones de esta acción, si está en riesgo la democracia y cuál podría ser la alternativa a la clara falta de apoyo parlamentario que tiene el presidente.

Anuncios

El Salvador es considerado uno de los países más peligrosos de Latinoamérica. De hecho, la inseguridad es una de las causas por las que muchos habitantes de ese país se han embarcado en las caravanas migratorias que viajan a países del norte del continente como México, Estados Unidos, o Canadá.

Entre enero y diciembre de 2019, el país registró un total de 2.374 homicidios, 974 menos que los presentados en el año 2018. Bukele, que asumió la Presidencia del país en junio de 2019, ha señalado que combatirá la delincuencia y en especial a las pandillas, conocidas como Maras, para lo cual ha dispuesto un plan que no contó con el respaldo de la Asamblea Legislativa.

Como medida de presión, el presidente acudió a la sede del Parlamento acompañado de militares y policías que portaban fusiles de asalto. La acción fue una respuesta a la negativa del organismo de aprobar un préstamo por 109 millones de dólares necesarios para llevar adelante el programa del Ejecutivo.

01:54
 

Para algunos, la acción es equiparable a "un golpe de Estado" o un adelanto para el establecimiento de un "Gobierno autoritario" en El Salvador. 

Otro sector, especialmente el que apoya al presidente, señala que han sido los partidos que gobernaron el país en años anteriores los que bloquean la disposición del presidente para transformar la realidad con fines netamente políticos.

Más allá de las posiciones de unos y otros, Bukele sigue manteniendo un amplio respaldo de la población, lo cual le ha llevado a mantener un lenguaje fuerte en contra de sus adversarios. Pero esto ha complicado las opciones de alcanzar una solución a través del diálogo.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24