Saltar al contenido principal

"La persecución sigue", dice Evo Morales tras la inhabilitación de su candidatura

Fotografía de archivo fechada el 22 de enero de 2020 que muestra al expresidente de Bolivia, Evo Morales, mientras habla ante miles de personas durante los festejos del Día Plurinacional de Bolivia, en el estadio del Club Deportivo Español en la ciudad de Buenos Aires (Argentina).
Fotografía de archivo fechada el 22 de enero de 2020 que muestra al expresidente de Bolivia, Evo Morales, mientras habla ante miles de personas durante los festejos del Día Plurinacional de Bolivia, en el estadio del Club Deportivo Español en la ciudad de Buenos Aires (Argentina). © Juan Ignacio Roncoroni / EFE

Luego de que el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia prohibiera la candidatura al Senado del expresidente Evo Morales, este acusó a las autoridades de su nación de perpetrar un "segundo golpe de Estado" en su contra. Morales salió del país el pasado noviembre y renunció al cargo tras la "sugerencia" del Ejército.

Anuncios

"Este es un golpe a la democracia, un segundo (golpe) en Bolivia, con mi inhabilitación", aseguró este 21 de febrero el expresidente Evo Morales, en una rueda de prensa desde Argentina, país en el que reside.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia argumentó su decisión de prohibir la candidatura de Morales al indicar que el exjefe de Estado no cumple con el requisito de tener una "residencia permanente" en Cochabamba, la región boliviana por la que se presentaba como candidato a la Cámara Alta.

Para el exgobernante la decisión es injusta. "Lamentablemente el Tribunal Electoral no garantiza elecciones transparentes, libres, sanas, eso se ve a simple vista, solo interpretando la norma que tenemos (...) Si se respetaran las normas bolivianas, somos candidatos, pero no quieren, ¿será miedo, tanto miedo?", cuestionó Morales.

El exmandatario no fue el único inhabilitado para las elecciones generales, previstas para este 3 de mayo. Por no cumplir con el requisito de residencia permanente, le prohibió la candidatura a Jazmín Barrientos, vicepresidente candidato para el PDC (Partido Demócrata Cristiano). También descartó las nominaciones para el Senado de Mario Cossío para Tarija y Diego Pary para Potosí, confirmó Salvador Romero, presidente del TSE, que fue designado como miembro de este órgano por la presidenta interina Jeanine Áñez, antes de que ella anunciara su candidatura electoral.

Evo Morales en una rueda de prensa en el Museo de la Ciudad en Ciudad de México, el 13 de noviembre de 2019.
Evo Morales en una rueda de prensa en el Museo de la Ciudad en Ciudad de México, el 13 de noviembre de 2019. José Méndez / EFE

Evo Morales salió de Bolivia el pasado noviembre y está exiliado en Argentina. Las leyes bolivianas exigen que los candidatos vivan en las circunscripciones que les corresponde al menos dos años previos a las elecciones. En su caso, en la región de Cochabamba. Pero Romero informó que el TSE sí aprobó la candidatura a la Presidencia de Luis Arce, exministro de Economía y candidato del Movimiento al Socialismo, puesto que cumple "con todos los requisitos".

Cuestionado sobre la posibilidad de revertir la orden de las autoridades electorales bolivianas, el abogado de Morales, Eugenio Zaffaroni, señaló que él y su defendido podrían acudir a instancias internacionales. "En principio es indispensable agotar todos los recursos internos, en segundo término, acudir a los organismos internacionales del sistema interamericano y el simple derecho a la lucha", afirmó Zaffaroni.

"Esta lucha jurídica vamos a ganarla, estamos con la verdad, es cuestión de tiempo, pero también nos permite unirnos más", sentenció Morales al tiempo que criticó que la medida fuera anunciada en víspera de carnavales en Bolivia, lo que según el expresidente distraería la atención de los ciudadanos para que no protesten por lo ocurrido.

Alivio entre los detractores del expresidente Morales

Por otro lado, los detractores del exmandatario celebraron la inhabilitación de su candidatura. El expresidente Carlos Mesa escribió en Twitter que el Tribunal Supremo Electoral "aplicó correctamente la Ley" y la Constitución boliviana "al inhabilitar a quienes no cumplieron los requisitos para postularse a cargos electivos".

En la misma red social, el también exmandatario Jorge Quiroga consideró que Morales "buscaba inviolabilidad parlamentaria como senador para encubrir 14 años de corrupción, abusos y fraude". "Es un asilado que NO vive en Cochabamba, Bolivia. No puede postular, deberá responder ante la justicia local e internacional SIN la impunidad de un curul", manifestó Quiroga, que postula por la alianza Libres 21.

Morales comenzó su carrera política como diputado en 1997, presentándose a primer senador del MAS por la región boliviana de Cochabamba. El exgobernante siempre ejercía su derecho al voto en el trópico de Cochabamba, su bastión sindical y político, aunque la residencia presidencial se encuentra en La Paz, sede del Gobierno boliviano.

El líder indígena fue dado por ganador en las elecciones del pasado octubre, luego anuladas entre denuncias de supuesto fraude electoral a su favor e informes de organismos internacionales sobre irregularidades en el proceso.

El pasado 10 de noviembre anunció su renuncia a la Presidencia, denunciando un golpe de Estado para derrocarlo, y al día siguiente salió hacia México, donde estuvo asilado antes de trasladarse a Argentina, donde solicitó refugio y ejerce como jefe de campaña de su partido.

Con AP, EFE y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.