Saltar al contenido principal

Elecciones en Irán: el veto de candidatos y las sanciones pronostican un giro conservador

Carteles de las elecciones parlamentarias en Teherán, Irán, el 20 de febrero de 2020.
Carteles de las elecciones parlamentarias en Teherán, Irán, el 20 de febrero de 2020. © Nazanin Tabatabaee / Reuters

Este viernes 21 de febrero, 58 millones de iraníes están llamados a las urnas para definir la composición de los 290 diputados del Parlamento. Los votantes podrán escoger entre un total de 7.000 candidaturas, después del veto del Consejo de la Guardia a 6.850 candidatos moderados y reformistas. Esta suspensión deja una mayoría de postulantes conservadores como favoritos, además, por el hartazgo de las sanciones de Estados Unidos.

Anuncios

El signo político de Irán podría cambiar el 21 de febrero en unas elecciones legislativas en las que se escogerán a 290 diputados, de entre 7.000 candidaturas, para el nuevo Parlamento.

El presidente Hassan Rohani se enfrenta a su primera prueba de fuego antes de las elecciones presidenciales del 2021. Los analistas afirman que en estos comicios legislativos los moderados y centristas dejarán sus escaños a los más conservadores.

Se espera una caída en la participación respecto a las elecciones de 2016 y 2012. La abstención beneficia al ayatolá, y guía supremo, Ali Khamenei, ya que para sus seguidores, según una fuente del Gobierno, votar es considerado como "un deber religioso". 

Ante esta coyuntura, Rohani hizo un llamado a los 58 millones de iraníes convocados a las urnas: "Les ruego que no sean pasivos, les pido que no le den la espalda a los colegios electorales". Una petición que para un funcionario político no será suficiente para revertir la victoria conservadora: "Es el fin de la moderación durante al menos diez años, si no más ".
 

El presidente de Irán, Hassan Rohani, podría ver cómo su apuesta reformista se ve derrotada por postulados más conservadores, en la línea del ayatolá Khamenei.
El presidente de Irán, Hassan Rohani, podría ver cómo su apuesta reformista se ve derrotada por postulados más conservadores, en la línea del ayatolá Khamenei. © Atta Kenare / AFP

 

6.850 candidaturas, en su mayoría reformistas y moderadas, fueron vetadas por el Consejo de la Guardia

Algunos analistas aseguran que este cambio viene orquestado desde las altas instancias: el Consejo de la Guardia, en las últimas semanas, ha vetado un 50 % de las candidaturas más reformistas, lo que significa que 6.850 candidaturas, de un total de 14.000, fueron invalidadas. 

En declaraciones a France 24, Mahmoud Sadeghi, candidato descalificado y actual parlamentario, se mostró sorprendido por su censura:  "Para mí es sorprendente porque siempre he entregado mi corazón y mi alma a la revolución". El legislador fue censurado por sus declaraciones, su discurso, sus actividades en las redes sociales, así como su compromiso, los cuáles, según el Consejo de la Guardia, no son apropiados para la República Islámica. 

Para Thierry Coville, investigador en el Centro Francés de Investigación para los Estudios Internacionales y Estratégicos (IRIS), y especialista en Irán, el cambio no será extraño ya que prácticamente "solo hay candidatos ultraconservadores". Una situación que, como aseguró a France 24, hace difícil ver "cómo se movilizará la clase media urbana". 

Las sanciones de Estados Unidos acabaron con el acercamiento de Irán

Otro de los motivos que explican el viraje del electorado al ultraconservadurismo radica en la austeridad que vive el país desde que en 2018 llegasen las sanciones de Estados Unidos. Este castigo económico a la República Islámica comenzó cuando Donald Trump decidiera retirarse de un acuerdo nuclear, que, en su inicio, fue visto con gran esperanza por los candidatos reformistas y moderados escogidos en 2016.

Esta crisis ha propiciado un creciente rechazo a las políticas de acercamiento a Occidente, como se puede constatar en las protestas que sucedieron en otoño por el aumento del precio de la gasolina y en las que, según Amnistía Internacional, murieron más de 300 personas. 
 

 

La muerte de Qassem Soleimani aumentó el escepticismo frente a Occidente de la población iraní.
La muerte de Qassem Soleimani aumentó el escepticismo frente a Occidente de la población iraní. © AFP



"Muchos iraníes (que votaron por Rohani) han perdido la esperanza en una reforma. Quieren cambiar y solo cambiar", explicó un exfuncionario iraní en declaraciones para Reuters. 

Desde 2018, Estados Unidos ha sancionado a más de mil individuos, compañías y organizaciones y no pretende levantar el castigo hasta que "el régimen detenga la financiación del terrorismo global y se comprometa a no contar con armas nucleares", declaró el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, el 10 de enero.

El acercamiento iniciado por los centristas ha ido perdiendo apoyos a medida que crecían las sanciones. Unas sanciones que paralelamente han provocado el aumento de las tensiones con Estados Unidos, culminando en el comienzo de este año, después de que Qassem Soleimani, líder de la Guardia Revolucionaria, fuese asesinado.

Este clima de rechazo puede tener como consecuencia el pronosticado cambio en el Parlamento iraní, que con la llegada de los conservadores podría suponer el fin del acercamiento a Occidente, iniciado por Rohani y los legisladores centristas. 

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.