Saltar al contenido principal

República Dominicana: sexto día de protestas por la suspensión de las elecciones municipales

Miles de dominicanos se manifestaron en la Plaza de la Bandera para protestar contra la Junta Electoral Central (JCE), en Santo Domingo, República Dominicana, el 22 de febrero de 2020.
Miles de dominicanos se manifestaron en la Plaza de la Bandera para protestar contra la Junta Electoral Central (JCE), en Santo Domingo, República Dominicana, el 22 de febrero de 2020. © Orlando Barría / EFE

Una serie de problemas en el sistema electrónico obligó a cancelar las elecciones municipales en ese país. La OEA anunció una investigación, mientras miles de personas salen a diario a protestar contra la corrupción y, en especial, contra la clase política en general. 

Anuncios

República Dominicana vive una semana de protestas, después que las elecciones municipales del domingo 16 de febrero fueran suspendidas por problemas en la votación electrónica, cuatro horas después de que comenzaran los comicios. Desde ese día, miles de dominicanos están protestando contra la corrupción en la céntrica Plaza de la Bandera. 

Con el lema "Es pa' afuera que van", los manifestantes, vestidos de negro, se están concentrando a diario frente a la sede de la Junta Central Electoral (JCE), en la que es considerada la peor crisis política de los últimos 20 años en la isla. Las protestas se extendieron por todo el país y llegaron a distintas partes del mundo, donde 1,6 millones de dominicanos viven como emigrantes, lo que supone un 15,18% del total de la población, según datos del Gobierno. 

Aunque se ha convocado una repetición electoral para el 15 de marzo, las protestas continúan este domingo 23 de febrero con una marcha de 14 partidos opositores y una gran protesta convocada por el grupo organizador Somos Pueblo para el jueves 27 de febrero, fecha en la que se conmemora la independencia de República Dominicana, ocurrida en 1844. 

Las máquinas de votación costaron unos 19 millones de dólares

El domingo 16 de febrero, más de siete millones de votantes estaban llamados a las urnas para elegir 3.849 puestos para 158 municipios del país caribeño. Sin embargo, tras cuatro horas, la votación fue suspendida por fallas en el sistema electrónico. 

El presidente de la JCE aseguró que la mitad de los dispositivos no funcionaba y que las papeletas virtuales no cargaban. Este sistema estaba reservado para 18 de los 158 municipios, en los que hay una gran densidad de población, y suman un 62,4% del electorado.

La oposición criticó que la JCE sabía de las fallas desde la noche anterior y no fue hasta que se denunciaron los errores que se suspendieron las elecciones. Según informa la BBC, la JCE había comprado 55.000 máquinas de votación por unos 19 millones de dólares y podrían quedar inutilizables si persisten los problemas. Además, estos comicios se veían como un ensayo para las elecciones presidenciales programadas para el 17 de mayo.

El presidente Danilo Medina dijo, a su turno, que "lo que ocurrió, sin duda alguna, fue un hecho lamentable, bochornoso y frustrante. Los ciudadanos manifestantes y la sociedad entera demandan y merecen una explicación".
 


El viernes 21 de febrero, la Organización de Estados Americanos (OEA) aceptó las solicitudes de la JCE y el Gobierno para iniciar una investigación que determine las causas que provocaron el colapso. La Secretaría General del organismo regional realizará una auditoría al sistema de voto automatizado "completa y vinculante en torno a sus resultados", con los mismos estándares de calidad técnica y rigor profesional, "tal y como sucedió recientemente en Bolivia, a efectos de deslindar responsabilidades".


Un policía renunció a su cargo y se unió a las marchas con un rap

En declaraciones a EFE desde las manifestaciones de la Plaza de la Bandera, el abogado Júnior Santana aseguró que le "dolía su país" y cuestionó la falta de transparencia sobre lo ocurrido: "no se han dado explicaciones claras sobre lo que ha sucedido, no se han dado explicaciones concretas sobre en qué se gastó el dinero, no se han dado explicaciones sobre cuánto nos costó el proceso electoral fallido y tampoco nos van a dar explicaciones, por lo visto".

Pero la preocupación por la corrupción en el país también dejó el viernes un momento viral. El policía José de Jesús Bautista renunció a su cargo durante la protesta, saltándose los formalismos reservados para la dimisión. Lo hizo a ritmo de rap: "Yo no aguanto esto, ya yo estoy desepera'o; mi país es rico pero mal administra'o".

El apoyo de las marchas, lideradas principalmente por jóvenes, también tuvo repercusión entre los barrios más adinerados del país, que se han sumado  a los cacerolazos que se están convocando a diario a las 8 de la noche (hora local).

En sectores como Naco, Piantini, Evaristo Morales, Bella Vista y ensanche Quisqueya, entre otros, se escucharon golpes de metal durante varios minutos en las decenas de torres y otras edificaciones situadas en esos puntos de la ciudad.

Por su parte, desde el mundo de las estrellas, la actriz americano-dominicana, Zoe Saldaña, mostró su apoyo en Instagram a las protestas y animó a sus compatriotas a salir a las calles durante la gran marcha del 27 de febrero:

"Jóvenes dominicanos... ES AHORA NUESTRO MOMENTO. Tomemos la rienda de nuestro país. Le dimos suficiente tiempo a un grupo de personas que solo se preocupaban por sus intereses individuales y de un grupito".


Una marcha política el domingo y una gran concentración cívica el día de la Independencia

Somos Pueblo, cuenta activa en redes y que se ha convertido en el altavoz de las protestas, pidió a los jóvenes manifestantes que el domingo se queden en casa, cuando está prevista la marcha de coalición opositora. De hecho, la cantante urbana Melymel advirtió, en Instagram, al candidato presidencial Luis Abinader, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), que se marcharán de la plaza si ven aparecer a algún político. 

Ante este desafecto hacia la clase política, la coalición opositora anunció que su marcha terminará en el Altar de la Patria, en lugar de la Plaza de la Bandera, para respetar la voluntad de los jóvenes manifestantes, que no quieren ser relacionados con la clase política. 

Somos Pueblo pidió volver a la carga el lunes y unir esfuerzos en la gran marcha del 27 de febrero, donde se espera una multitudinaria protesta contra la clase política y la corrupción que sacude al país.

France 24 con Reuters, EFE y medios locales

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.