Saltar al contenido principal

Alemania: los socialdemócratas triunfan y la ultraderecha retrocede en elecciones de Hamburgo

El principal candidato y alcalde de Hamburgo, Peter Tschentscher, de los socialdemócratas (SPD) reacciona después de los primeros resultados de las elecciones estatales de Hamburgo en Hamburgo, Alemania, el 23 de febrero de 2020.
El principal candidato y alcalde de Hamburgo, Peter Tschentscher, de los socialdemócratas (SPD) reacciona después de los primeros resultados de las elecciones estatales de Hamburgo en Hamburgo, Alemania, el 23 de febrero de 2020. © Christian Mang / Reuters

Los resultados preliminares de las elecciones regionales de Hamburgo otorgan el primer lugar al Partido Socialdemócrata de Alemania, seguido por los Verdes. El CDU de la canciller Angela Merkel y el AfD fueron castigados en las urnas. ¿Por qué la ultraderecha cedió terreno en esta próspera ciudad alemana?

Anuncios

"Nazis fuera". Con este coro celebraron victoriosos los simpatizantes de los partidos Socialdemócrata y Verdes el resultado en Hamburgo. Los dos seguirán gobernando juntos en esta ciudad-estado del norte del país.

Los resultados preliminares de la emisora ​​pública 'ZDF' pusieron al Partido Socialdemócrata (SPD), que comparte el poder con los conservadores a nivel federal, un 37,8% en los comicios. Un resultado que, si bien les permite mantener su feudo en la próspera y cosmopolita Hamburgo, les deja un sinsabor: están unos siete puntos por debajo del 45,6% que alcanzaron en 2015.

Los Verdes, que reportan parcialmente un segundo lugar, fueron quizás los mayores ganadores. Lograron duplicar su voto y catapultarlo al 25,4%, frente al 12,3% conseguido hace cinco años, a razón, en parte, a su cruzada contra el cambio climático. La emoción la resumió el codirector nacional del partido, Robert Habeck, en lo que declaró como un "resultado fantástico".

La cara de los perdedores tiene los colores de la Unión Cristianodemócrata (CDU), que obtuvo un 11,2% de los apoyos frente al 15,9% de 2015, su peor resultado en la ciudad-estado. Los votantes castigaron al movimiento de la canciller alemana, Angela Merkel, por coquetear con la extrema derecha en un estado que no es tan fuerte y caer en una desordenada batalla por el liderazgo.

Los conservadores demócratas cristianos (CDU) sufrieron después de que la líder del partido y protegida de Merkel, Annegret Kramp-Karrenbauer, anunciara que se haría a un lado, abriendo la carrera para suceder a la canciller y poniendo al partido en una crisis de liderazgo que trasladó a las urnas.

La maniobra de Kramp-Karrenbauer se produjo después de que una rama de la CDU desafió al partido nacional y votó con el AfD para aupar a un ministro liberal como jefe del Ejecutivo regional, rompiendo un pacto que se fraguó en la posguerra entre los partidos para evitar a la extrema derecha.

"Es un día amargo para la CDU en Alemania y un resultado históricamente malo en Hamburgo", dijo el secretario general de la CDU, Paul Ziemiak.

Pero si para el partido de Merkel son unos resultados desastrosos, para Alternativa Para Alemania también son unas elecciones para el olvido. Los ultraderechistas ocuparon el último lugar con un 4,7%, justo por debajo del umbral del 5% necesario para ingresar al parlamento estatal, aunque la cadena estatal 'ARD' los ubica con un 5,2%, un resultado apenas justo que le da lo necesario para instalarse en la Cámara regional. 

Una ultraderecha desconectada en Hamburgo cede el terreno conquistado en 2015

Son varias las preguntas que se tejen al rededor de esta derrota para la CUD y el AfD. Las movidas internas del CUD le costaron un alto rechazo en las urnas pero en el caso del segundo partido surgen varias inquietudes. ¿Cómo fue que perdió el respaldó que obtuvo hace cinco años? ¿Su dura política antimigratoria fracasa a las puertas de una ciudad progresista e incluyente?

La cadena 'ARD' traza varias explicaciones. La primera es de percepción. En Hamburgo, el AfD es visto como un partido incipiente, a diferencia de la experiencia que esboza en otras regiones de Alemania. La segunda es que sus políticas de ultraderecha, especialmente inflexible en materia migratoria, "nunca fueron particularmente fuertes en la liberal y cosmopolita Hamburgo", dice el medio alemán.

La tercera razón es que hacer campaña con el lema cosmopolita no fue suficiente para atrapar a unos votantes que no están convencidos de que se hayan desmarcado de una identidad ultraderechista que nació con el partido. 

La chancelière allemande, Angela Merkel, le 3 février 2020, à Berlin.
La chancelière allemande, Angela Merkel, le 3 février 2020, à Berlin. © Hannibal Hanschke, Reuters

Pero su panorama es crítico. El 6,1% que obtuvo en 2015 y que le valió en Hamburgo su primera representación parlamentaria, ahora toma distancia. Necesitan al menos el 5% para volver a asegurarse un lugar, y de momento no es tan claro que lo logren con los números que tienen, que por ahora son provisionales, ya que los resultados definitivos aún tardarán en conocerse. 

Por ahora, quien revalidará su cargo será el actual alcalde, el socialdemócrata Peter Tschentscher, que accedió al puesto en marzo de 2018, cuando su predecesor Olaf Scholz, marchó al Ministerio de Finanzas. Pero para gobernar precisaría un socio minoritario, que es muy probable que vuelva a ser su compañero de legislatura pasada, el partido de los Verdes.

Unas elecciones golpeadas por un atentado de rasgos xenófobos

Estos comicios estuvieron marcados por una serie de acontecimientos que agitaron la política alemana, atravesada, en primer lugar, por la ruptura en Turingia a principios de febrero

Por otro lado, el más reciente hecho que sacudió el ambiente previo a estas regionales fue el atentado xenófobo de Hanau del miércoles 19 de febrero, en el que diez personas resultaron asesinadas a tiros. Y aunque el atacante no tenía ningún vínculo formal con el AfD, el partido ha sido muy cuestionado por instigar el odio hacia los migrantes. 

Une voiture de police allemande est stationnée derrière le mémorial improvisé pour les victimes de la fusillade de Hanau, près de Francfort-sur-le-Main, le 21 février 2020.
Une voiture de police allemande est stationnée derrière le mémorial improvisé pour les victimes de la fusillade de Hanau, près de Francfort-sur-le-Main, le 21 février 2020. © Odd Andersen, AFP

Cerca de 1,3 millones de personas a partir de 16 años estaban habilitadas para ir a las urnas y unas 300.000 optaron por el voto por correo en unas elecciones que tuvieron una participación del 62%, seis puntos porcentuales por encima de las de 2015. 

Mientras algunos partidos tendrán que hacer serios ajustes a su estrategia en Hamburgo, otros deberán continuar reconsquistando a un electorado cambiante, que demostró que no se fía ni de los movimientos más asentados como el CUD, ni tampoco se volcaron a respaldar masivamente a los que se mantienen en el poder como el SPD. 

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.