Saltar al contenido principal

Cinco claves para entender el caso de Julian Assange, pedido en extradición por EE. UU.

Un manifestante pro-Assange protesta contra su extradición en Londres, Gran Bretaña, el 22 de febrero de 2020.
Un manifestante pro-Assange protesta contra su extradición en Londres, Gran Bretaña, el 22 de febrero de 2020. © Peter Nicholls/Reuters

El lunes 24 de febrero arrancó la audiencia de extradición del fundador de Wikileaks, quien paga una condena en la cárcel Belmarsh de Londres, desde abril de 2019. Las implicaciones de este espinoso caso van desde el impacto en las relaciones entre el Reino Unido y su gran aliado, Estados Unidos, hasta el futuro del periodismo.

Anuncios

El portal WikiLeaks se hizo internacionalmente famoso luego de que, en 2010, la ex analista de inteligencia del Ejército de Estados Unidos, Chelsea Manning, entregara 700.000 documentos clasificados que fueron publicados por el portal.

Pero ese sitio web también develó secretos de países como Colombia, Kenia, Perú, Siria, Arabia Saudita, Rusia y Noruega, entre otros.

Su fundador, Julian Assange, fue entregado en abril de 2019 a las autoridades británicas tras siete años de asilo en la Embajada de Ecuador en Londres. Luego de haber acudido a audiencias preliminares de extradición en el Tribunal de Magistrados de Westminster, ahora se prepara para su juicio definitivo.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, deja la Corte de Magistrados de Westminster en Londres, Gran Bretaña, el 13 de enero de 2020.
El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, deja la Corte de Magistrados de Westminster en Londres, Gran Bretaña, el 13 de enero de 2020. © Simon Dawson/Reuters


Los cargos en contra del fundador de Wikileaks

Los delitos por los que Assange es requerido en Estados Unidos suman una condena de más 175 años de cárcel. Son en total 17 cargos, entre los que están conspiración para acceder a información confidencial y clasificada.

La primera parte de esta audiencia, una de las de más relevancia este año, se extenderá durante toda la semana. Luego, habrá un receso para retomar el 18 de mayo. El veredicto de este proceso de extradición no se espera para antes de septiembre. Este fallo podrá ser apelado.

En otro caso, en el Reino Unido, Assange paga actualmente una condena de 50 semanas ante la justicia británica por violar la libertad condicional en la que se encontraba en 2012, cuando temiendo una posible extradición a Suecia por presuntos delitos sexuales, se asiló en la Embajada de Ecuador en Londres, beneficio que fue garantizado por el entonces presidente, Rafael Correa.

El encierro deterioró su salud

Sus familiares, amigos y abogados aseguran que la extrema situación de estrés que vivió durante sus casi siete años de encierro en la embajada ecuatoriana, de la que no pudo salir ni un minuto, sumado a la captura y diez meses en prisión han agravado su estado.

“Julian ha sufrido diez años de tortura psicológica. No me gusta entrar en detalles, porque me afecta, pero ese sufrimiento afecta negativamente su salud física y mental”, aseguró el papá de Assange, John Shipton, en diálogo con periodistas internacionales en Londres.  

Los manifestantes sostienen carteles que exigen libertad para el fundador de Wikileaks, Julian Assange, frente a la Opera Garnier durante una protesta en París, Francia, el 17 de febrero de 2020.
Los manifestantes sostienen carteles que exigen libertad para el fundador de Wikileaks, Julian Assange, frente a la Opera Garnier durante una protesta en París, Francia, el 17 de febrero de 2020. © Charles Platiau


Además, sus amigos, como el ex cónsul ecuatoriano Fidel Narváez, quien lo recibió en la Embajada ecuatoriana en 2 012, asegura a France 24 que “hay un deterioro en general en su salud física, con la pérdida de mucho peso, pero sobre todo emocional, debido a que viene arrastrando una persecución feroz jurídica y política”.

Recientemente, un grupo de médicos y psiquiatras alertó, en una carta publicada en la revista especializada Lancet, que el fundador de Wikileaks podría ser "torturado hasta la muerte en prisión".

Sin embargo, se asegura que sus condiciones carcelarias han mejorado porque ya no está en confinamiento, aunque tiene restricciones para ver a sus abogados y solo tiene autorizadas dos visitas al mes.

Las relaciones entre Estados Unidos y Reino Unido y la amistad de Trump y Johnson

Tras el Brexit, el Gobierno británico ha elegido como su prioridad estrechar aún más, esa ya muy estratégica relación con Estados Unidos y firmar un acuerdo de libre comercio bilateral.

Donald Trump y Boris Johnson son cercanos. Hablan por teléfono contantemente, tienen una relación de mutua solidaridad y hasta se lanzan elogios de vez en cuando.

El primer ministro británico, Boris Johnson, da la bienvenida al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la cumbre de líderes de la OTAN en Watford, Gran Bretaña, el 4 de diciembre de 2019.
El primer ministro británico, Boris Johnson, da la bienvenida al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la cumbre de líderes de la OTAN en Watford, Gran Bretaña, el 4 de diciembre de 2019. © Peter Nicholls / Reuters


Si bien la justicia británica es completamente independiente del gobierno, y así lo ha demostrado en repetidas oportunidades, es cierto que la decisión de extraditar a Estados Unidos a Assange tiene un alto contenido político. Especialmente si Assange se convierte en una prioridad para la administración Trump.

Un abogado de Assange afirmó hace unos días en la Corte de Westminster, que el presidente Trump le habría ofrecido el beneficio del perdón solo si el fundador de Wikileaks negaba cualquier interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales, filtrando correos electrónicos del partido Demócrata. De inmediato, la Casa Blanca negó la información.

Si los jueces niegan la extradición, el Gobierno, en cabeza de la ministra del Interior, Priti Patel, puede concederla. Ya hay antecedentes en que el Gobierno ha tomado decisiones políticas contrariando la justicia. A finales de los 90, Augusto Pinochet no fue extraditado a España, donde era requerido por crímenes de lesa humanidad por la durante la dictadura. Polémicamente, el Gobierno británico le ofreció el perdón.

“Qué paradójico que impidan la extradición de un asesino en masa y permitir la extradición de una persona que no ha cometido ningún crimen, que no es un peligro para la sociedad. Quizás, su único crimen es develar los asesinatos y crimines de guerra de los Estados Unidos”, sostiene Narváez.

Pinochet, entonces presidente de Chile, fue una pieza importante para que el Reino Unido ganara la guerra de las Falkland Island o las Islas Malvinas contra Argentina en los años 80.

Assange habría sido espiado por empresas españolas

Durante los siete años en que Assange estuvo asilado en la Embajada ecuatoriana, ubicada en el exclusivo sector de Knightsbridge en Londres, fue grabado y monitoreado las 24 horas. Cada uno de sus movimientos, visitas personales, incluso chequeos con médicos y reuniones con sus abogados fueron registradas por dos empresas de vigilancia que hoy enfrentan procesos judiciales en España. El proceso es liderado por el reconocido juez Baltazar Garzón.

Según el diario El País de España, la empresa Undercover Global, también española, habría espiado al australiano para los servicios de inteligencia de Estados Unidos, aunque fue contratada inicialmente por el Senain, la central de inteligencia ecuatoriana.

Una de las abogadas de Assange, Jennifer Robinson, fue objeto de esas interceptaciones ilegales. “Nuestras reuniones legales fueron grabadas y entregadas por la compañía de seguridad a los Estados Unidos. Esa es una violación fundamental de nuestro derecho al privilegio legal y el derecho de Julian a la defensa”, sostiene.

El Gobierno Lenín Moreno ha negado que estuviera espiando a Assange, a quien acusó de montar un “centro de espionaje” en la sede diplomática.

Con la llegada del presidente Moreno, las condiciones de asilo para el australiano cambiaron. Se le negó el acceso a internet, por su interferencia en política de otros países, además se le restringieron las visitas y se le retiraron el asilo y la nacionalidad ecuatoriana.   

Apartes de las rutinas diarias de Assange fueron ofrecidas para la venta a medios de comunicación por altas cifras y utilizadas como chantaje para sus cercanos.

El futuro del periodismo

El principal argumento de la defensa de Assange contra la extradición es que está siendo perseguido y castigado por hacer su trabajo: “publicar la verdad”, asegura Joseph Farrell, embajador de WikiLeaks, en entrevista con France 24.

Farrell añade que “es la primera vez que un editor y periodista ha sido acusado bajo la ley de espionaje y ahora van al siguiente nivel”.

Carlos Poveda: El caso de Assange "debe movilizar al periodismo a nivel mundial"

Mucho se ha debatido en estos años, y lejos de encontrar una verdad absoluta, sobre si Assange es o no periodista o si es un activista.

Periodistas en todo el mundo piden la liberación de Assange y se suman a comentarios editoriales de los principales medios de comunicación alertando sobre el peligro y amenaza de este caso sobre la libertad de expresión.  

Cualquiera que sea el veredicto de los jueces, el caso de Assange sentará un precedente para el periodismo en todo el mundo, el acceso a la información de interés y la libertad de información.
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.