Saltar al contenido principal

Irán registra la participación más baja en las elecciones legislativas desde 1979

Un hombre abre urnas de las elecciones legislativas de Irán, en un puesto de votación en Teherán. 22 de febrero de 2020.
Un hombre abre urnas de las elecciones legislativas de Irán, en un puesto de votación en Teherán. 22 de febrero de 2020. © Reuters / Nazanin Tabatabaee

A nivel nacional, un 42,57% del electorado hizo parte de la votación, mientras que en Teherán la participación fue del 25,4%. Los comicios en el país son históricamente considerados como un pulso a la clase gobernante.

Anuncios

Por primera vez en décadas, la participación en las elecciones legislativas de Irán cayó por debajo del umbral del 50 por ciento. Era algo que se esperaba después de meses de unas manifestaciones que marcaron el final del 2019 y en las que miles de personas expresaron su descontento social. Además, el país atraviesa por un mal momento económico del que no consigue levantarse.

Informe desde Teherán: baja participación en las elecciones legisativas


El ministro del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli, anunció que “la participación en el país fue del 42,57% (…) En Irán, votaron 24 millones de personas”. Esto supone un fuerte descenso respecto a las elecciones de 2016 en las que hubo una participación del 62%. Es la tasa más baja desde 1979, cuando tuvo lugar la Revolución Islámica.

Para el ministro, la participación es “perfectamente aceptable”. Añadió que “hemos tenido malas condiciones meteorológicas, ha habido esta enfermedad del coronavirus, hubo la caída del avión, igualmente los incidentes de enero y noviembre”.

Sobre el Covid-19 también se pronunció Alí Jamenei, líder supremo del país, para quien el brote es una herramienta de los enemigos para que los ciudadanos no acudan a las urnas. “Mientras se acercaba la votación, su propaganda se intensificaba. El último pretexto que tuvieron fue esta enfermedad, que fue una buena excusa”, declaró.

El conservatismo se tomó la capital

En Teherán, los conservadores arrasaron y se llevaron los 30 escaños que estaban en juego. A la cabeza de esa lista está el exalcalde de Teherán y antiguo comandante en la Guardia Revolucionaria, Bagher Qalibaf, quien aspira a ser el portavoz del Parlamento. Fue el gran vencedor de la capital con 1,2 millones de votos.


De esta forma cambia de manos el Parlamento, dominado en la última legislatura por los reformistas y moderados, que se han visto perjudicados por la descalificación de sus principales candidatos y por la abstención de parte de su potencial electorado.

Con un Parlamento que no cuenta con influencia en la política exterior y nuclear, este tipo de comicios es considerado como un pulso sobre la clase gobernante. De hecho, una victoria de los conservadores sería un fuerte impulso para ellos de cara a la contienda presidencial de 2021.

on Reuters, EFE y AP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.