Saltar al contenido principal

Enemigo declarado de Wall Street, Sanders tiene igual sus seguidores allí

Anuncios

Nueva York (AFP)

Bernie Sanders, el senador estadounidense que lidera la carrera por la nominación presidencial demócrata, suele dirigir sus dardos contra Wall Street. Pero incluso allí, en el corazón del mundo de las finanzas, tiene sus seguidores.

El autoproclamado "demócrata-socialista" lidera por un amplio margen las encuestas de intención de voto. El último promedio nacional de RealClearPolitics lo sitúa en 27,8%, 10 puntos porcentuales por encima del exvicepresidente Joe Biden.

Algunos analistas estiman incluso que si continúa por esta senda de éxito, Sanders podría obtener una ventaja insuperable en el número de delegados ya para el Súper Martes del 3 de marzo (cuando hay votaciones en 14 estados), lo que le garantizaría el boleto para enfrentarse al presidente Donald Trump en las elecciones presidenciales de noviembre.

Los planes de Sanders para elevar los impuestos que pagan los más ricos y endurecer los controles a la banca y las finanzas han logrado asustar a los líderes del sector en Nueva York.

Lloyd Blankfein, exjefe del banco de inversión Goldman Sachs, dijo que Sanders es "tan polarizante como Trump", y el multimillonario administrador de fondos de cobertura Leon Cooperman lo calificó como un "comunista" que representa para los mercados una amenaza mayor que la epidemia del nuevo coronavirus.

Pero otros actores de la industria financiera han recibido con entusiasmo la posibilidad de una presidencia del septuagenario senador de Vermont.

"Yo no soy Lloyd Blankfein. Trabajo en una empresa familiar, soy un pequeño empresario", dice Wade Black, miembro fundador de Scarsdale Equities, un grupo inversor. "Veo la factura del seguro de salud cada mes".

- Diversidad en Wall Street -

Black, un demócrata afiliado al partido, de 45 años, habla con la AFP en su oficina en el Rockefeller Center, en el corazón de Manhattan. Según él, su pensamiento político, con los años, se ha movido más a la izquierda.

Para Black, Wall Street no es un lugar tan conservador como el discurso habitual indica.

"Mucha gente que trabaja en Wall Street son solo asalariados, no gerentes de fondos de cobertura con sueldos excesivos", dice. "Hay dependientes y gente de administración".

"Me sorprendería si no reflejaran de alguna forma la diversidad de las opiniones políticas que existen en Estados Unidos", afirma.

Dan Alpert, de 61 años, cofundador del banco de inversión neoyorquino Westwood Capital, comparte esa visión.

"Wall Street se ha vuelto más joven. No sabes lo que la gente joven esta pensando realmente porque no pueden hablar, tienen puesto un bozal", dice Alpert.

"Y el resto que son mayores están generalmente en el nivel de los jefes o cerca del nivel de los jefes y simplemente acatan las líneas partidarias", explica.

La inequidad que se registra en los ingresos en Estados Unidos ha ayudado, según él, al mensaje de Sanders a encontrar eco incluso en el mundo de las finanzas.

Aunque no existen encuestas específicas sobre el apoyo al senador dentro del sector bancario y financiero, según el Center for Responsive Politics, una organización independiente y sin fines de lucro que rastrea las donaciones de campaña de 200 dólares o más, Sanders ha recibido -del total de 108 millones de dólares recaudados para su campaña al cierre de 2019- 1,7 millones de dólares de los sectores de finanzas, inmobiliarios y seguros.

Esa cifra palidece si se la compara con lo recaudado en esos mismos sectores por el exalcalde centrista Pete Buttigieg (4,4 millones de dólares) y el exvicepresidente Biden (4,1 millones de dólares). Trump, por su parte, ha conseguido donaciones por 2,7 millones de dólares de parte de esos sectores.

Sin embargo, Sanders ha ostentado que en su mayoría el dinero que recibe proviene de pequeños donantes individuales. De fondos de cobertura, la cantidad recibida es prácticamente nula.

Black dice que donó unos 400 dólares a la campaña del candidato demócrata cuando sintió que Sanders fue atacado injustamente.

- ¿Una amenaza para los mercados? -

Aunque Sanders habitualmente critica el dinero y el poder de Wall Street, lamentando los caprichos del "uno porciento" y defendiendo al restante 99% de los estadounidenses, sus partidarios no se sienten aludidos.

"Él está hablando de firmas de la banca de inversión, los Goldman (Sachs) y Bank of America del mundo. Sostienen un poder increíble, más del que tenían en 2008" durante la crisis financiera global, dice Black.

Entre los planes de gobierno de Sanders figura el desmantelamiento de bancos que son "demasiado grandes como para fracasar" y poner fin a la impunidad que según él disfrutan sus líderes.

Para varios multimillonarios estadounidenses, estas propuestas de reformas y otras medidas que van en la misma línea podrían generar un colapso en el mercado si Sanders llega a la Casa Blanca y mantiene sus promesas de campaña.

"Dijeron lo mismo sobre Trump y el mercado sí cayó al otro día de las elecciones, pero luego se dio vuelta", responde Alpert, para quien los miedos sobre una posible presidencia de Sanders son "ridículos".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.