Renuncia el primer ministro de Malasia y se quiebra la alianza gubernamental

El ex primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, asiste a una reunión de líderes políticos y civiles que buscan cambiar el gobierno en Kuala Lumpur, Malasia, el 27 de marzo de 2016.
El ex primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, asiste a una reunión de líderes políticos y civiles que buscan cambiar el gobierno en Kuala Lumpur, Malasia, el 27 de marzo de 2016. © Olivia Harris / Reuters

Desde el pasado fin de semana, medios locales especulaban sobre la posibilidad de cambio de alianzas en el Gobierno malasio a raíz de una serie de grietas internas entre los integrantes de la coalición gobernante.

Anuncios

El primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamed, presentó una carta de renuncia al rey del país en medio de presuntas negociaciones y diálogos encaminados a formar una nueva coalición de gobierno.

La renuncia de Mahathir, de 94 años, puso fin a más de 24 horas de especulaciones sobre el destino de la alianza en el poder y llega, precisamente, luego de que los legisladores de la coalición mantuvieran reuniones el domingo 23 de febrero con la oposición de la Organización Nacional de Malasia (UMNO) y el partido islamista PAS.

El nonagenario funcionario decidió regresar a la escena política malaya en 2018, al frente de la alianza de partidos Patakan Harapan (Pacto por la Esperanza) con el objetivo de derrocar al entonces primer ministro, Najib Razak, acusado de corrupción en reiteradas oportunidades.

Para alcanzar ese objetivo, Mahathir se unió a Anwar Ibrahim, un antiguo aliado político.

Era una alianza basada en la promesa de que Mahathir cedería el poder a Anwar, pero una solapada disputa de poder estaba en el fondo de la relación entre ambos. Ese tenso vínculo moldeó la política malaya durante décadas.

El político malayo Anwar Ibrahim mira al primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, durante una conferencia de prensa en Putrajaya, Malasia, el 23 de noviembre de 2019.
El político malayo Anwar Ibrahim mira al primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, durante una conferencia de prensa en Putrajaya, Malasia, el 23 de noviembre de 2019. © Lim Huey Teng / Reuters

Anwar fue el diputado de Mahathir durante su período anterior como primer ministro pero se pelearon por el manejo de la crisis financiera asiática y Mahathir lo apartó del cargo en 1998 y en 1999 fue encarcelado tras ser declarado culpable de corrupción.

Después de su liberación en 2004, Anwar se convirtió en la figura principal de la oposición y ayudó a formar una coalición de partidos de oposición que disputaron las elecciones generales de 2008 y 2013. Cuatro años después de su liberación, en 2004, fue acusado de sodomía y volvió a la cárcel en 2015.

Los políticos unieron sus fuerzas nuevamente en 2018

Los líderes políticos se unieron para ganar las elecciones de 2018 y derrocar la Organización Nacional Unida de Malasia (UMNO).

Durante meses, el hasta hoy primer ministro había aplazado el momento de dejar el Ejecutivo para cumplir con el pacto de la alianza de nombrar como sucesor a Anwar. Y si bien llegó el momento de la renuncia, parece que Mahathir, o al menos sus aliados políticos, no estarían dispuestos a cumplir aquel pacto por la sucesión del poder: las conversaciones del fin de semana sobre la formación de un nuevo gobierno excluyeron a Anwar Ibrahim como nuevo primer ministro.

El dimitido premier había estado bajo presión de los partidarios de Anwar para establecer un calendario claro para ceder el poder pero este había negado. La discusión llegó a un punto crítico la semana pasada y ayudó a impulsar las conversaciones del fin de semana.

El ministro de Economía, Azmin Ali, y otros 10 diputados del Partido de la Justicia Popular (PKR) también indicaron su salida de la hasta hoy alianza gobernante "para formar un bloque independiente en el Parlamento".

Para Anwar, Mahathir se fue por acusaciones de tener vínculos con funcionarios corruptos

Anwar y personas cercanas a Mahathir, citadas por la agencia de noticias británica Reuters, dijeron que el primer ministro renunció después de las acusaciones de que formaría algún tipo de asociación con los partidos de oposición que él mismo derrotó hace casi dos años y a los que acusaba de corrupción.

"Pensó que no debería ser tratado de esa manera, ser acusado de trabajar con aquellos que creemos que son abiertamente corruptos", dijo Anwar a los periodistas después de reunirse con Mahathir el lunes por la mañana. "Dejó muy claro que de ninguna manera trabajaría con aquellos asociados con el régimen anterior", concluyó Anwar.

Todavía no está claro qué planean los líderes políticos del país

De acuerdo a la Constitución de Malasia, cualquier legislador que pueda tener una mayoría en el Parlamento puede presentar un reclamo para formar el gobierno. Después es el turno del rey, que tendrá que dar su consentimiento antes de que un primer ministro pueda jurar.

Anwar todavía no dijo si presentará un reclamo para formar un nuevo gobierno, adelantó que se había encontrado con el rey para expresar sus puntos de vista y buscar su consejo en interés del país.

La agitación política, junto con la alarma en toda la región sobre la propagación del coronavirus Covid-19, hizo que la moneda, los bonos y el mercado de valores de Malasia bajaran. El ringgit, la moneda del país, cayó 0,9% en el día, su caída más pronunciada en tres años, a su nivel más bajo en casi seis meses.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24