Saltar al contenido principal

El expresidente de Egipto, Hosni Mubarak, murió a los 91 años

Imagen de archivo del expresidente de Egipto Hosni Mubarak, en una reunión en el palacio presidencial de El Cairo. 11 de diciembre de 2010.
Imagen de archivo del expresidente de Egipto Hosni Mubarak, en una reunión en el palacio presidencial de El Cairo. 11 de diciembre de 2010. © Amr Abdallah Dalsh / Reuters

Quien gobernara el país durante 30 años y fuera depuesto durante la Primavera Árabe, se encontraba en cuidados intensivos después de una operación. Llegó a ser condenado a cadena perpetua por la muerte de manifestantes durante las protestas de 2011 pero finalmente fue exculpado.

Anuncios

Una de las figuras clave de la Primavera Árabe murió este martes 25 de febrero. Hosni Mubarak, quien gobernó Egipto durante 30 años con mano dura contra los islamistas, falleció en El Cairo después de un mes en cuidados intensivos como consecuencia de una operación.

El anuncio lo hizo su hijo Alaa Mubarak a través de Twitter, mientras que el actual presidente de Egipto, Abdelfatah al-Sisi, envió sus condolencias a su familia y definió a Mubarak como un “héroe de guerra”.


Tenía 91 años y se encontraba en libertad desde 2017 pese a que llegó a ser condenado a cadena perpetua por la muerte de manifestantes y también por múltiples cargos de corrupción.

Fue el primer mandatario derrocado en la Primavera Árabe en llegar a prisión. En 2012, él y a su antiguo jefe de seguridad fueron hallados culpables por no haber prevenido la muerte de unos 900 manifestantes en 2011, en medio de las movilizaciones en el mundo árabe.

Mubarak, fue arrestado en abril de 2011, dos meses después de haber dimitido. Esa renuncia se dio después de 18 días de protestas. Antes, el mandatario se había negado a abandonar el cargo y había prometido que no buscaría la reelección. Pero eso no calmó el rugir de cientos de miles de egipcios en las calles.

Hosni Mubarak fue juzgado por la muerte de manifestantes durante la Primavera Árabe en Egipto y múltiples cargos de corrupción. El Cairo, Egipto, 8 de junio de 2013.
Hosni Mubarak fue juzgado por la muerte de manifestantes durante la Primavera Árabe en Egipto y múltiples cargos de corrupción. El Cairo, Egipto, 8 de junio de 2013. © Amr Abdallah Dalsh / Reuters


Mubarak, quien tuvo mano de hierro contra los islamistas, fue condenado a cadena perpetua en 2012 por su responsabilidad en la muerte de manifestantes en las jornadas de protestas previas a su salida.

Egipto celebró entonces sus primeras elecciones democráticas en donde se impuso Mohamed Morsi, de los Hermanos Musulmanes, quien solo estuvo un año en el poder, hasta 2013. Ese año llegó un golpe de Estado que lideró Abdelfatah al-Sisi.

Tras una repetición del juicio de Mubarak, el expresidente fue puesto en libertad en 2017, exculpado por la muerte de los manifestantes. Esa decisión de la máxima instancia judicial del país llevó a miles de personas a las calles de Egipto a expresar su rechazo.

Un militar cercano a Estados Unidos que medió en el conflicto palestino-israelí

Nació en 1928 y desarrolló una carrera militar, siendo ministro de Defensa y posteriormente ascendido a comandante de la fuerza aérea por su reconocida labor en la guerra del Yom Kipur contra Israel en 1973.

Hosni Mubarak llegó al poder en 1981 después del asesinato del entonces presidente Anwar Sadate. Durante su mandato gozó de un apoyo vital por parte de Estados Unidos, en parte por sus políticas contra el islamismo. En total, fue reelegido cuatro veces, pero en tres de ellas sin oposición.

Hosni Mubarak da un discurso en la Academia de Policía de El Cairo el 24 de enero de 1985, cuatro años después de su llegada al poder. Imagen de archivo.
Hosni Mubarak da un discurso en la Academia de Policía de El Cairo el 24 de enero de 1985, cuatro años después de su llegada al poder. Imagen de archivo. © Reuters


Pese a estos buenos lazos con la Unión Americana, Mubarak se negó a participar en la guerra de Irak en 2003, liderada por Washington. Para él, su prioridad era el conflicto palestino-israelí en el que asumió el papel de negociador.

El expresidente terminaría acercándose a Israel, algo que no sentó bien en el mundo árabe. Tanto así que durante casi toda su primera década en el poder, Egipto estuvo fuera de la Liga Árabe. En ese contexto, sobrevivió a al menos a seis atentados.

Fue criticado por abusos de derechos humanos, asfixiar a la oposición y presionar a la prensa. Toda una serie de elementos que alimentados por la pobreza y la corrupción terminarían llevando a una parte de los egipcios a las calles en 2011.

Con Reuters
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.