Saltar al contenido principal

La UE llama a Londres a cumplir sus promesas a días de la negociación comercial

Anuncios

Bruselas (AFP)

La Unión Europea (UE) llamó este martes al Reino Unido a cumplir sus promesas en el marco del Brexit, ante el inicio inminente de la negociación sobre su futura relación comercial después que ambas partes fijaran sus límites.

"La aplicación de los acuerdos ya alcanzados son la prueba de la buena fe y la confianza" y, sin estas, "contruir una relación futura no será fácil", dijo el canciller irlandés, Simon Conveney, en Bruselas.

El Reino Unido puso fin el 31 de enero a 47 años de membresía a este proyecto de integración surgido de la Segunda Guerra Mundial y, ahora, debe negociar con sus ex 27 socios su futura relación comercial.

Ante la negociación, que debería iniciarse el lunes en Bruselas según un portavoz del gobierno británico, el recelo de los europeos con su antiguo socio aumenta, así como los llamados a cumplir sus promesas.

El gobierno británico ya tuvo que desmentir el lunes una información del rotativo Sunday Times, según la cual Londres buscaba cómo "desobedecer" el protocolo sobre Irlanda del Norte, incluido en el acuerdo de divorcio.

"Mi mensaje a nuestros amigos en Londres es claro: Cumplan con sus promesas", dijo el ministro de Asuntos Europeos alemán, Michael Roth, antes de aprobar junto a sus pares el mandato de negociación comercial de la UE.

El bloque ya está así listo para negociar la futura relación con el Reino Unido. El negociador de la Comisión Europea, Michel Barnier, encabezará de nuevo las discusiones en nombre de los 27 países europeos.

Las discusiones se anuncian ya difíciles. "La presión del tiempo es inmensa y los intereses son enormes", aseguró el canciller holandés, Stef Blok, para quien tienen "un camino difícil por delante".

Londres y Bruselas deben intentar alcanzar un acuerdo de libre comercio antes del 31 de diciembre de 2020, un proceso que suele tomar años, lo que en la práctica deja solo ocho meses de negociación.

El primer ministro británico, Boris Johnson, cuyo país sigue cumpliendo las normas de la UE hasta esa fecha, ya reiteró su negativa a prorrogar el período de transición, aumentando la presión sobre sus socios.

"El objetivo principal del Reino Unido (...) es asegurarnos de restaurar nuestra independencia económica y política el 1 de enero de 2021", dijo su vocero al anunciar la adopción de sus directrices negociadoras.

- "Competencia abierta y leal" -

La tarea se anuncia compleja. A partir del lunes, los negociadores deberán deshacer la estrecha relación económica y comercial y construir una nueva a ambos lados del Canal de la Mancha, que ya enfrenta escollos.

Los europeos temen que el Reino Unido rebaje los estándares europeos en materia de Ayudas de Estado, fiscalidad, medioambiente y normas laborales, convirtiéndose en un competidor desleal a sus puertas.

En la Declaración Política sobre la Futura Relación, ambas partes se comprometen a "garanizar una competencia abierta y leal, que englobe compromisos sólidos para asegurar condiciones equitativas".

Londres expresó hasta el momento su rechazo a cualquier medida "que vaya más allá de las previstas" en un acuerdo de libre comercio y reitera su voluntad de mantener normas elevadas en estos ámbitos.

Además de las condiciones de la competencia, los asuntos de fricción entre Londres y Bruselas no escasean, como el futuro lugar de los servicios financieros en la UE o la cuestión muy sensible de la pesca.

El mandato de los europeos insiste en el hecho de que el futuro acuerdo sobre pesca, que debe cerrarse para julio, tendrá que "mantener un acceso recíproco" a las aguas territoriales.

La UE desearía también que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) tenga la última palabra para interpretar el derecho de la UE, en caso de diferendo entre Londres y Bruselas, lo que el Reino Unido rechaza.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.