Saltar al contenido principal
Arte+France 24

El cambio de vida que trajo el circo sin animales a Ucrania

En respuesta a las demandas de las asociaciones por la defensa de los animales, el 31 de diciembre de 2019, el Ministro de Cultura de Ucrania anunció oficialmente la prohibición de fieras en los circos del país.
En respuesta a las demandas de las asociaciones por la defensa de los animales, el 31 de diciembre de 2019, el Ministro de Cultura de Ucrania anunció oficialmente la prohibición de fieras en los circos del país. © ARTE

Mientras los centros de rehabilitación respaldan la prohibición del Gobierno ucraniano de utilizar animales salvajes en las presentaciones circenses, dos famosos adiestradores lamentan la decisión pero piensan en el zoológico como sinónimo de muerte. La sombra del conflicto entre Rusia y Ucrania permean hasta ese tipo de virajes que envían fuertes mensajes políticos.

Anuncios

Es la última función del circo en Ucrania. Cae el telón una noche de diciembre de 2019 y Yulia y Nikolai Kotzirev se despiden de sus compañeros. Un bocado de premio en la boca de cada uno. El tigre enjaulado le responde tirando su cabeza hacia los barrotes entre los cuales Yulia le estira la mano. Un lengüetazo y acaba la actuación, la de diciembre y las futuras, porque desde 2020 el Gobierno ucraniano prohibió el uso animales salvajes en el circo.

"Antes, cuando nos necesitaban, valoraban nuestra profesión. Hoy somos verdugos. Quieren quitarnos nuestro trabajo, nuestros animales, que nadie sabe a dónde los van a llevar", dice Yulia, una rusa de nacimiento que junto con su esposo trabajó en el circo de Kiev en los últimos 15 años.

Aunque ahora no podrán continuar con las presentaciones, buscarán la manera de salvar a los animales porque para ellos el zoológico es su muerte. Creen que leones como Kubik no se adaptarían a las nuevas condiciones después de llevar 15 años en el circo, y como muestra tienen la historia de su maestro Vladimir Shevchenko, uno de los domadores de animales de circo más recordados en el país. Yulia sostiene que el león de los famosos Shevchenko dejó de comer en el zoológico al que lo trasladaron después de acabar las funciones y murió en el regazo de su adiestrador cuando este fue a visitarlo.

Mientras los adiestradores Kotzirev consideran a los animales artistas, varias organizaciones de protección animal están en contra de su uso en los circos. Su argumento es que a esos animales salvajes les afecta el entrenamiento que reciben y el estar encerrados en jaulas el 75% del tiempo.

Un caso de estos es, por ejemplo, el de la osa Julia, a la que le enseñaron a pararse en las patas traseras y a moverse de un lado a otro bailando para saludar a los clientes de una tienda. Aunque ahora está en el centro de rehabilitación Domaschyr, en Kiev, este animal repite una y otra vez los mismos movimientos que le enseñaron a hacer años atrás.

Pero la discusión no solo se queda en el trato animal. La nueva regulación de los ministerios de Cultura y de Medio Ambiente de Ucrania también toca temas políticos. "Si queremos acercarnos a Europa, necesitamos los mismos estándares que la Unión Europea", dice Marina, del Zoológico de Kiev y una de las promotoras de la ley.

Esta es una de las funciones con animales que solía presentar el Circo de Kiev antes de la prohibición gubernamental.

Los sentimientos pro-europeos de un lado de Ucrania y la cultura en común con Rusia de otro sector del país es precisamente lo que está en el fondo del conflicto ucraniano, que comenzó en 2014. Y parejas como los Kotzirev viven esto en carne propia.

Julia nació en Rusia, Nikolai en Ucrania y los padres de él viven en Crimea, una península en disputa. Ahora que ya no pueden hacer sus presentaciones, la pareja está pensando en mudarse a otro lugar. Su intención es seguir su vida con el circo porque dicen que es lo que saben hacer y porque es su forma de salvar a los animales.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.