Saltar al contenido principal

Nueva Delhi se sumerge en una ola de violencia por las tensiones entre musulmanes e hindúes

Una mujer con un niño pasa por delante de las fuerzas de seguridad en una zona afectada por los disturbios, el 26 de febrero.
Una mujer con un niño pasa por delante de las fuerzas de seguridad en una zona afectada por los disturbios, el 26 de febrero. © Adnan Abidi / Reuters

Un nuevo estallido de violencia entre hindúes y musulmanes en la capital de la India ha dejado al menos 20 personas muertas y más de 200 heridos desde el domingo 23 de febrero. Estos enfrentamientos suceden a raíz de la controvertida Ley de Ciudadanía, aprobada a finales de 2019 y tachada de "antimusulmana"

Anuncios

"Es importante que se restablezca la calma y la normalidad lo antes posible", dijo el primer ministro indio Narendra Modi, jefe del partido nacionalista hindú, este miércoles 26 de febrero, después de que la violencia entre hindúes y musulmanes dejara 20 personas muertas y casi 200 heridos en Nueva Delhi.

Este es uno de los mayores actos de sublevación en la capital de la India en décadas. "Llamo a mis hermanas y hermanos de Delhi a que mantengan la paz y la hermandad", pidió Modi.

Tiendas incendiadas, una bandera hindú izada en una mezquita, el Corán quemado y personas armadas con piedras, espadas y a veces pistolas, han estado sembrando el caos y el terror desde el domingo 23 de febrero en las zonas periféricas principalmente musulmanas del noreste de la ciudad.

La Ley de Ciudadanía, en el centro de los brotes de violencia

En múltiples incidentes de los que se ha informado en la prensa india, grupos armados hindúes han atacado a personas y lugares identificados como musulmanes. Testimonios recurrentes hablan de pandillas gritando "Jai Shri Ram" ("Viva el dios Rama", dios de la religión hinduista).

La corresponsal en Asia de France 24 en francés informó que en el noreste de Delhi todas las tiendas dirigidas por musulmanes han sido saqueadas e incendiadas. "Esta mañana el cuerpo de bomberos sigue trabajando", describió la periodista en un tuit.

Desde diciembre, el hombre fuerte de la India, Narendra Modi, se ha enfrentado a una protesta generalizada contra la nueva legislación. Esta facilita la concesión de la ciudadanía india a los migrantes provenientes de Afganistán, Pakistán y Bangladesh, siempre y cuando no sean musulmanes.

El texto ha cristalizado los temores de la minoría musulmana de ser relegada al rango de ciudadanos de 'segunda clase' en esta nación donde los hindúes constituyen el 80% de la población. En efecto, desde que Narendra Modi llegó al poder en 2014, la sociedad india ha sido testiga de la difusión y la minimización de un discurso étnico-religioso basado en una ideología de supremacía hindú, en el que sus detractores ven un peligro para la diversidad india.

Primero hubo linchamientos por las autoproclamadas milicias hindúes. Luego las ciudades y calles con nombres musulmanes fueron renombradas para darles un nombre más "hindú". Luego vino la luz verde para construir un templo hindú sobre los escombros de una mezquita. Así, los musulmanes indios se movilizan hoy en día a una escala sin precedentes contra los excesos del nacionalismo hindú.

Un vendedor rescata las pertenencias de su tienda, incendiada después de que estallaran los enfrentamientos entre los a favor y los en contra de la nueva ley de ciudadanía en Nueva Delhi, el 26 de febrero.
Un vendedor rescata las pertenencias de su tienda, incendiada después de que estallaran los enfrentamientos entre los a favor y los en contra de la nueva ley de ciudadanía en Nueva Delhi, el 26 de febrero. © Rupak De Chowdhuri / Reuters

Las autoridades indias desplegaron un gran número de policías con equipo antidisturbios. La policía pidió a la gente que se atrinchere en sus casas, mientras los bomberos regaban con mangueras los puestos que se habían quemado la noche anterior.

"Un gran despliegue de paramilitares y policía esta mañana en Maujpur, al noreste de Delhi. Pero algunos residentes de aquí nos dicen que no vieron a la policía hasta anoche", añade la corresponsal.

"A pesar de sus esfuerzos, la policía es incapaz de controlar la situación e inspirar confianza"

Preocupado por la "alarmante situación", el jefe de gobierno de Delhi, Arvind Kejriwal, pidió por Twitter al Gobierno de Narendra Modi que establezca un toque de queda en la zona y despliegue el Ejército. "A pesar de sus esfuerzos, la policía es incapaz de controlar la situación e inspirar confianza", dijo Kejriwal.

El mantenimiento del orden es responsabilidad del Gobierno central de Delhi, un territorio con un estatus especial.

Una bandera hindú, representando al dios mono Hánuman, ondeaba este miércoles por la mañana en la cima de una mezquita vandalizada. Los videos filmados el día anterior y que circulan en las redes sociales, cuya autenticidad ha sido verificada por la agencia AFP, muestran a hombres subiendo al minarete para arrancar el altavoz y colgar la bandera, bajo vítores.

La violencia estalló durante la visita de Estado del presidente de Estados Unidos, Donald Trump a la India, que terminó el martes.

Este artículo fue adaptado de su original en francés.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.