Saltar al contenido principal

Desinformación y alarma social: los virus que se extienden con el Covid-19

Un trabajador sanitario realiza escaneos de temperatura a los viajeros en el aeropuerto de La Paz, Bolivia, este 26 de febrero de 2020.
Un trabajador sanitario realiza escaneos de temperatura a los viajeros en el aeropuerto de La Paz, Bolivia, este 26 de febrero de 2020. © David Mercado / Reuters

Los mitos alrededor del nuevo brote de coronavirus se propagan con la misma rapidez que la enfermedad. Desde que el Covid-19 puede evitarse con aceite de sésamo hasta que el virus es muy letal, las falsedades y exageraciones alrededor del virus solo contribuyen a alimentar la alarma social. 

Anuncios

Las mascarillas tardaron un día en agotarse en Barcelona cuando se confirmó el primer caso de Covid-19 en la ciudad española. Lo mismo ocurrió en Estados Unidos, donde muchas farmacias se quedaron recientemente sin material protector ni gel desinfectante. En Italia, el precio de estos utensilios se multiplicó ante el brote que ya supera a las 200 personas infectadas. 

Son las consecuencias del miedo a la expansión del Covid-19, el coronavirus que se originó en China a finales del 2019 y que actualmente ya ha contagiado a más de 80.000 personas y provocado la muerte de alrededor de 2.800 más. Este miedo echa leña al fuego de todos los mitos y falsas informaciones que circulan alrededor del coronavirus. 

Sin ir más lejos, este uso desaforado de las mascarillas es desalentado por la misma Organización Mundial de la Salud (OMS). Según sus recomendaciones, una persona sana solo debería usar la protección en caso de estar cuidando o en contacto cercano con otra persona contagiadas. Además, la entidad internacional resalta que la máscara sirve de poco si no se complementa con otras medidas de higiene, como lavarse las manos con regularidad. 

La tasa de mortalidad del Covid-19 es del 2,3%

Una de las percepciones más extendidas es que el Covid-19 es una enfermedad peligrosa. Los últimos estudios apuntan en que la peligrosidad de este coronavirus reside en la rapidez y facilidad de su contagio, muy superior que en otras enfermedades, pero no pone en riesgo la vida de la mayoría de pacientes. 

Una farmacia de Barcelona, España, muestra las mascarillas que venden en una fotografía del 4 de febrero de 2020, antes de que el coronavirus llegara a la ciudad.
Una farmacia de Barcelona, España, muestra las mascarillas que venden en una fotografía del 4 de febrero de 2020, antes de que el coronavirus llegara a la ciudad. © Nacho Doce / Reuters

La tasa de mortalidad del Covid-19 ronda el 2,3%, aunque es difícil de determinar esta cifra en medio de la epidemia. Eso quiere decir que la inmensa mayoría de personas contagiadas sobreviven a la enfermedad respiratoria que causa el virus. De hecho, la letalidad del coronavirus solo sobrepasa la media a partir de los sesenta años de edad, y es que las personas mayores y con enfermedades previas sí son más vulnerables, mientras que las personas jóvenes y sanas tienen altísimas probabilidades de sanarse. En total, 32.000 personas ya se han recuperado en todo el mundo.

Otros virus, en cambio, son mucho más mortales, como el Ébola, que presenta una tasa de letalidad cercana al 50%. Incluso el Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS por sus siglas en inglés), un virus muy parecido al Covid-19, provocaba más muertes: 10 de cada 100. 

De hecho, hasta la gripe común tiene más víctimas en números absolutos que el Covid-19. Solo en España causó la muerte de 6.300 personas el año pasado. 

La OMS no recomienda cerrar fronteras

Una de las medidas preferidas de muchos gobiernos para frenar la expansión del coronavirus es restringir el transporte internacional con China u otros países que presentan brotes fuertes del virus. Por ejemplo, Rusia mantiene su frontera cerrada con el gigante asiático desde finales de enero, lo que no evitó que dos de sus connacionales se contagiaran.

No es el único país que decidió algo similar. El pasado 23 de febrero, Turquía, Pakistán, Afganistán y Armenia anunciaron el bloqueo de sus fronteras con Irán, uno de los estados donde el coronavirus está más extendido. Además, al menos 44 aerolíneas han restringido sus vuelos con China o Corea del Sur.

A pesar de que estas medidas cada vez se extienden más, la OMS mantiene su recomendación de no limitar así el transporte. "A la luz de la información disponible en relación con este evento, la OMS desaconseja aplicar restricciones al transporte internacional", reza su página especializada en la enfermedad.

Eso no quiere decir que no recomiende controles sanitarios en los aeropuertos, especialmente en los países más afectados. De hecho, alienta a que se hagan, igual que se difunda información sobre el coronavirus y sobre cómo prevenirlo.

En algunos casos, los gobiernos han contribuido a alimentar la percepción de gravedad de la enfermedad: la OMS desmintió las afirmaciones del presidente francés, Emmanuel Macron, quien aseguró que la epidemia era "inevitable" en Francia. Por el contrario, otros mandatarios rebajan la tensión: Donald Trump, presidente de Estados Unidos, afirmó ayer que el riesgo en el país norteamericano es "muy bajo". 

La OMS quiere romper mitos

La OMS también difundió una serie de informaciones para romper los mitos más extendidos sobre el Covid-19. Algunos suenan poco creíbles de entrada, como el mito de que el aceite de sésamo puede matar el virus, algo desmentido en repetidas ocasiones. De la misma manera, lavarse con alcohol no es una medida efectiva. 

Otras recomendaciones atacan la fobia a cualquier cosa que provenga de China por miedo a la infección. Por ejemplo, la OMS afirmó que "la gente que reciba paquetes de China no está en riesgo de contraer el nuevo coronavirus", ya que el virus no sobrevive mucho tiempo sobre los objetos. 

Finalmente, la organización internacional atajó dudas sobre cómo curar el coronavirus. Para empezar, por ahora no hay ningún medicamento específico para tratar las afectaciones del Covid-19. Sin embargo, la OMS destacó que los antibióticos no son efectivos para curar los virus y recordó que las vacinas contra la pneumonía "no ofrecen protección contra el nuevo coronavirus". 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.