Saltar al contenido principal

Los Campos Elíseos quieren reconquistar a los habitantes de París

Vista de los Campos Elíseos para 2030. El proyecto propone, entre otros,  sembrar 1132 árboles y volver peatonal la plaza de la Concordia.
Vista de los Campos Elíseos para 2030. El proyecto propone, entre otros, sembrar 1132 árboles y volver peatonal la plaza de la Concordia. © Cortesía PCA - Stream

La avenida más emblemática de Francia quiere reavivar el amor que por más de 370 años mantuvo con los habitantes de la capital francesa. Un proyecto urbanístico busca remediar esta ruptura de aquí a 2030. El costo: 150 millones de euros.

Anuncios

Los Campos Elíseos son tal vez la avenida más famosa del mundo. Cada día 100.000 personas transitan por ella. Con sus 1,9 kilómetros de largo, es una arteria anclada en la historia francesa y el pensamiento europeo.

Luis XIV encargó a André Le Nôtre prolongar la perspectiva de los jardines de las Tullerías. París era hasta entonces una ciudad protegida por murallas que se abría a la naturaleza.

Las herramientas que Le Nôtre utilizó, la visión geométrica y esa perspectiva central son la materialización del mundo moderno. Un universo en el que la razón es eje del pensamiento, tal como lo preconizaba Descartes.

De ahí que los Campos Elíseos, en el siglo XVII, se convirtieran en la expresión del poder del rey y la voluntad del hombre de dominar la naturaleza a través del conocimiento. Por eso son considerados el "kilómetro cero" de la modernidad occidental.

Una vitrina para el progreso

La avenida ha cambiado a través de los siglos sin perder su esencia. En el siglo XIX, Jacques-Ignace Hittorff hizo algunos ajustes antes de las obras más importantes a cargo de Eugène Hausmann. Es entonces cuando nace el jardín moderno de los Campos Elíseos y se convierte en una avenida sobre la cual se expone el progreso.

Es sobre esta arteria que tuvieron lugar las exposiciones universales, los salones del automóvil. A su costado sur, el Grand Palais y el Petit Palais acogen aún hoy, el arte y la moda. Es también allí donde los parisinos iban al cine y donde el país celebra su historia y sus victorias, como la Liberación de París en 1944 o los campeonatos mundiales de fútbol.

En la actualidad los Campos Elíseos parten de la plaza de la Concordia y culminan en "L’Etoile", la plaza que tiene en su centro al Arco del triunfo.

El Arco del triunfo en invierno, en París, Francia.
El Arco del triunfo en invierno, en París, Francia. © AFP

Los efectos negativos de la modernidad

Sin embargo, los Campos Elíseos no escaparon de la decadencia. A partir de los años setenta, el automóvil se hizo rey, dejando a los peatones en segundo plano y trayendo consigo el ruido y la polución.

A esto se sumó el crecimiento del turismo internacional en los años 1980 que impactó el tipo de público que frecuentaba la avenida. Se multiplicación los edificios de oficinas y de comercios, la avenida fue perdiendo poco a poco el encanto para los parisinos.

En la actualidad, solo el 5% de los transeúntes diarios son capitalinos, 68% son turistas en su mayoría extranjeros. Los comercios y negocios del sector, reunidos bajo el Comité de los Campos Elíseos comenzaron entonces a reunirse para hallar la manera de contener el declive.

Luego de varios coloquios desde 2014, el resultado concreto es el estudio titulado "Réenchanter les Champs Elysées" algo como reencontrar el encanto de los Campos Elíseos.

El encargado del estudio es el arquitecto Philippe Chiambaretta junto a la agencia PCA – STREAM. El comité les dio carta blanca para desarrollar una visión que no tuvo que responder a un calendario ni tampoco entrar dentro de un presupuesto dado pero que sí fuera realizable a futuro. El resultado es una visión de la avenida que podría ser realidad de aquí a 2030.

La receta para curar los males de la modernidad

Chiambaretta y su equipo trabajaron durante 18 meses con un objetivo en mente: que la avenida sea sostenible, popular e incluyente. Para esto consultaron a especialistas en varios campos en todo el mundo. Desde el prestigioso MIT Media Lab y la Universidad de Harvard, pasando por filósofos, historiadores y botánicos.

Según Chiambaretta, era necesario un trabajo interdisciplinario para llevar a cabo este proyecto en el que "la naturaleza regrese y forme parte del entorno". Tres ejes de reflexión guiaron al equipo: la movilidad, la contaminación sonora y la naturaleza.

Para 2030, el proyecto dirigido por del arquitecto Philippe Chiambaretta prevee recubrir los adoquines por un pavimento flexible y así disminuir la contaminación sonora sobre los Campos Elíseos.
Para 2030, el proyecto dirigido por del arquitecto Philippe Chiambaretta prevee recubrir los adoquines por un pavimento flexible y así disminuir la contaminación sonora sobre los Campos Elíseos. © Cortesía PCA - Stream

Diariamente, 65.000 automóviles transitan por la avenida de ocho carriles. En el futuro, existirían solo cuatro carriles, dos vías, para hacer "una calzada más angosta, más fácil de atravesar y un espacio para los peatones y las bicicletas", explicó Chiambaretta a France 24.

El segundo eje es reducir la contaminación sonora. La avenida está hecha de adoquines, lo que multiplica por dos el nivel de ruido. Por eso la idea es recubrirlos, dejándolos visibles, con un pavimento flexible. Esto se combinaría al aumento del parque automotor eléctrico.

El tercer y último eje se centra en la naturaleza. Actualmente la avenida tiene un suelo impermeable, el agua de lluvia va directamente a las alcantarillas y se desperdicia. Para resolver este problema, se propuso aumentar la superficie de porosidad del suelo. Así se absorbe el agua, creando salones vegetales, jardines y fuentes a lo largo de la avenida. Esto dará paso a un paseo refrescante, teniendo en cuenta el aumento de la temperatura en la capital debido al calentamiento global.

Sobre este mismo punto la idea es crear una bóveda formada por los árboles que bordean la avenida desde la plaza de la Concordia,- que se volvería peatonal- hasta el Arco del triunfo. Históricamente, los árboles se han cortado al estilo de Versalles. Para 2030 se les dejaría crecer naturalmente. En total los parisinos podrían disfrutar de las 24 hectáreas de jardín existentes pero renovadas y más acogedoras.

Un presupuesto de 150 millones de euros

Además de los cambios urbanísticos que presenta el proyecto, también se concertó con las instituciones culturales del sector como el Grand Palais o el Teatro de los Campos Elíseos, reconocidos chefs de hoteles cercanos y comerciantes. Se busca que todos ellos se asocien para que haya una oferta mucho más variada, restaurantes de comida orgánica, que privilegien productos locales. Todo esto haría regresar esa "vida de barrio" de antaño.

El resultado del estudio es parte de 'Campos Elíseos. Historia y Perspectiva', una exposición gratuita en el Pabellón del Arsenal, abierta hasta el 10 de mayo. Allí se espera que los habitantes de la capital puedan conocer el proyecto y dejar sus comentarios y sugerencias sobre esta avenida que ya no frecuentan en la plataforma Change.org.

El ambicioso proyecto está estimado en 150 millones de euros. Buena parte sería financiada por los poderes públicos. Pero también habría una contribución del sector privado. Con el ánimo de que se materialice ese futuro para la avenida tanto el Comité como Philippe Chiambaretta han presentado el estudio a los candidatos a la alcaldía de París.

Tal parece que una parte del futuro de los Campos Elíseos al horizonte 2030 está en juego en las elecciones municipales del próximo 15 de marzo.

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.