Saltar al contenido principal

Roman Polanski da un paso al lado en la ceremonia de los César, los premios del cine francés

Imagen de archivo del director de cine Roman Polanski a su llegada a una ceremonia en homenaje al actor y cantante Johnny Hallyday, en París, Francia, el 9 de diciembre de 2017.
Imagen de archivo del director de cine Roman Polanski a su llegada a una ceremonia en homenaje al actor y cantante Johnny Hallyday, en París, Francia, el 9 de diciembre de 2017. © Charles Platiau /Reuters

El cineasta franco polaco encabeza las nominaciones con 12 candidaturas, pero no asistirá a la ceremonia después de que organizaciones feministas hayan previsto una manifestación para denunciar la impunidad con que Polanski vive en Francia y hace su trabajo. El director permanece prófugo de la justicia de Estados Unidos por violación de una menor hace más de 40 años y enfrenta varias acusaciones por abusos sexuales ocurridos décadas atrás.

Anuncios

"12 nominaciones por su vergonzosamente titulada película ‘Yo acuso’. 12, como el número de mujeres que acusan a Roman Polanski de violación, algunas de las cuales eran menores de edad en el momento de los presuntos delitos. 12 consagraciones que contribuyen a mantener la impunidad de los violadores, el silencio de las víctimas y mantener la cultura de la violación".

Con este párrafo comienza la convocatoria que el colectivo feminista francés #NousToutes (#NosotrasTodas) ha enviado con motivo de los Premios César. La ceremonia de los galardones de la academia de cine francesa se realiza este 28 de febrero en la Sala Pleyel en pleno centro de París. La agrupación, junto otras asociaciones, rechazan la nominación en 12 categorías de 'J'accuse' ("Yo acuso", pero traducida en habla hispana como 'El acusado y el espía'), el más reciente filme del director Roman Polanski.

El estreno de la producción en noviembre pasado coincidió con una nueva denuncia de abuso sexual en su contra. La modelo y fotógrafa francesa Valentine Monnier aseguró a la prensa que Polanski la violó en 1975, cuando ella tenía apenas 18 años.

El director es prófugo de la justicia de Estados Unidos por haber tenido relaciones sexuales con una menor de 13 años en 1977, Samantha Geimer. Polanski negó las nuevas acusaciones de la modelo y fotógrafa por medio de su abogado y posteriormente las volvió a rechazar en una entrevista en diciembre con la revista Paris Match donde afirmaba "apenas" recordar a Monnier: “[...] “Su rostro en las fotos publicadas me dice algo, no más".

"Es fácil acusar cuando todo ha sido prescrito durante décadas, y cuando uno está seguro de que no puede haber procedimientos legales para exonerarme", dijo el cineasta franco-polaco. En la entrevista también acusó al productor Harvey Weinstein, condenado esta semana por un jurado de Nueva York por agresión sexual y violación, de haber "desenterrado" el caso Samantha Geimer durante la campaña para los Oscar de 2003, donde 'El pianista' de Polanski llegaba como favorito. Ese año perdió tres estatuillas.

Polanski: un "criminal pedófilo" para las activistas

"Violanski: ¿de verdad quieres vivir en un mundo donde un criminal pedófilo es nominado 12 veces para los Césars?", "Violanski, los Césares de la vergüenza". Estos mensajes eran algunos de los que se leían este martes 25 por la noche en varios carteles anti-Polanski pegados cerca del teatro donde se entregarán los César.

A través de un comunicado publicado este jueves, el director dijo finalmente que no asistirá a la ceremonia: “Tengo que proteger a mi equipo, doscientos talentos notables, actores, técnicos, producción”, explica en el texto y agrega que “también debo proteger a mi familia, mi esposa y mis hijos, que son objeto de insultos y afrentas”. En el texto, el creador se defiende diciendo que “las activistas agitan la figura de 12 mujeres a las que habría atacado hace medio siglo. Estas fantasías de espíritus no saludables ahora se tratan como hechos probados. Una mentira repetida 1000 veces se convierte en verdad”.

Renuncia Colectiva en la Academia

Entre tanto, el caso Polanski desató una crisis mayor en la industria del cine francés. La dirección de la Academia que otorga los César, equivalente francés de los Oscar, anunció este 13 de febrero, dos semanas antes de la premiación anual, su “dimisión colectiva”. El equipo era bastante criticado por la gestión hecha del caso Polanski, pero además hace algunos días fue interpelado en una tribuna por cientos de actores y escritores como Omar Sy, Michel Hazanavicius, Jacques Audiard, o Marina Foïs, que pedían una reforma de la institución por una mala gestión, "opacidad de las cuentas" y estatutos que "no han evolucionado durante mucho tiempo".

Los firmantes reprochaban también la “opacidad” y falta de paridad en sus filas que ha llevado, sostienen, a decisiones incomprensibles tanto para los círculos artísticos como para la sociedad gala. La gota que colmó el vaso fue la decisión de la Academia de vetar a dos prominentes mujeres, la escritora y realizadora Virginie Despentes y la directora Claire Denis, como “madrinas” de la tradicional Cena de las Revelaciones que se celebra antes de la ceremonia anual del cine francés. Los jóvenes actores y actrices revelación que aspiran a uno de los ansiados galardones podían elegir una guía (una "madrina" o un "padrino") para su trabajo, pero la academia le contestó a dos jóvenes promesas que no podían elegir Despentes y a Denis.

La Sociedad de realizadores de filmes (SRF) denunció esta situación y añadió que, "luego de recibir esta información, supimos que otros directores y actores habían sido objeto de una situación similar al ser marginados este año o en años anteriores"

Tras la denuncia de la SRF, la Academia respondió en un comunicado que “para honrar a aquellas y aquellos que han hecho cine en 2019, para recuperar la serenidad y hacer que la fiesta del cine siga siendo una fiesta, el Consejo de Administración para la Promoción del Cine (la Academia de las Artes y Técnicas del Cine) ha tomado la decisión unánime de dimitir”.

El texto agregó que “una asamblea general se llevará a cabo después de la ceremonia 45", que se realizará el viernes 28 de febrero. El texto añade que esta será una oportunidad para elegir "una nueva dirección para preparar así, bajo los auspicios del CNC (Centro Nacional de Cine), las modificaciones a los estatutos fundacionales del CPA e implementar las medidas de modernización anunciadas".

Francia desaprovechó el momento #Metoo

La actriz Adèle Haenel, que acusó a fines del año pasado al director Christophe Ruggia de "tocarla de manera repetida" cuando era una adolescente, acusó este lunes a Francia, en una entrevista con el New York Times, de “haber perdido la ola del movimiento #Metoo".

"Hay una paradoja con el #MeToo en Francia: es uno de los países donde el movimiento ha sido más seguido, desde el punto de vista de las redes sociales, pero desde el punto de vista político y mediático, Francia "fracasó por completo"", dijo Haenel en la entrevista.

Para la actriz, "muchos artistas han confundido, o querido confundir, el juego sexual y la agresión. El debate se ha centrado más en la libertad de acosar sexualmente a alguien y en el supuesto puritanismo de las feministas, cuando una agresión sexual es una agresión, no una práctica libertina".

Con respecto a los César, Adèle Haenel advirtió en el tabloide estadounidense que "distinguir a Polanski" sería "escupir en la cara de todas las víctimas. Querría decir que 'no es tan malo violar a las mujeres'".

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.