Saltar al contenido principal

Uruguay: el legado de 15 años del gobierno de izquierdas del Frente Amplio

El expresidente de Uruguay (2010-2015) José Mújica, durante una visita a la prisión al expresidente brasileño Lula Da Silva, en Curitiba, Brasil, el 21 de junio de 2018.
El expresidente de Uruguay (2010-2015) José Mújica, durante una visita a la prisión al expresidente brasileño Lula Da Silva, en Curitiba, Brasil, el 21 de junio de 2018. © Ricardo Stuckert / AFP

El Frente Amplio, en 15 años, con gobiernos de Tabaré Vázquez y José Mujica, consiguió sacar adelante a Uruguay después del corralito. La economía se fortaleció y llegaron leyes sociales referentes en América Latina, como el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y la legalizacion de la marihuana. Sin embargo, el desgaste, problemas en el sistema educativo o el incremento de la inseguridad llevaron a los uruguayos a escoger un nuevo rumbo con el centroderechista Luis Lacalle Pou como presidente. 

Anuncios

Antes de las elecciones de octubre, Alberto Fernández, actual presidente de Argentina, visitó en Montevideo a Daniel Martínez, el candidato del Frente Amplio para las elecciones uruguayas. En ese momento, según recoge el diario El País de Uruguay, Fernández puso como ejemplo la gestión de la izquierda en el país vecino: "Tenemos que tratar de copiar los 15 años de desarrollo que lograron con el Frente Amplio". 

El 31 de octubre de 2004, Tabaré Vázquez, después de salir elegido como presidente, pronunció a sus votantes un icónico "festejen, uruguayos, fesejen". El Frente Amplio, una coalición fundada en 1971 por una decena de partidos que representan distintos movimientos progresistas desde el socialismo a los guerrilleros tupamaros, venció en las elecciones uruguayas por primera vez en su historia. Atrás quedaba la alternancia de la centroderecha entre el Partido Colorado (PC) y el Partido Nacional (PN) durante décadas. Esta victoria continuaba la senda progresista empezada en Montevideo, cuando el Frente Amplio consiguió ganar en 1990 y donde aún gobierna a día de hoy.

En estas tres legislaturas, el país con menos desigualdad de América Latina nunca dejó de crecer en lo económico e impulsó una serie de leyes sociales inéditas en el continente como el aborto, el matrimonio igualitario o la legalización de la marihuana. Sin embargo, al desgaste de 15 años de Gobierno se le sumó la falta de modernización de los servicios públicos, como la mejora de la educación, la construcción de infraestructuras, así como algunos escándalos en la gestión o el incremento de la inseguridad año a año. 
 

Tabaré Vázquez deposita el voto el 27 de octubre de 2019 en las elecciones que el Frente Amplio perdió el poder, después de 15 años.
Tabaré Vázquez deposita el voto el 27 de octubre de 2019 en las elecciones que el Frente Amplio perdió el poder, después de 15 años. © Susana Troude-Lescout / AFP


El domingo 1 de marzo será el día en el que el centroderechista, Luis Lacalle Pou, tome el relevo de 15 años del Frente Amplio. Este es el país que deja la coalición de izquierdas. 

 

Primer Gobierno de Tabaré Vázquez (2005-2010): economía, salud y educación

Entre 1999 y 2002, la crisis del corralito argentino afectó a la economía de Uruguay, que experimentó una fuga de capitales, un 40% de población bajo la pobreza, el colapso del sistema financiero y la necesidad de rescatar bancos. La dependencia hacia las economías de Argentina y de Brasil fue una constante hasta ese momento. 

Así lo explicó el exministro de Economía David Astori, en una entrevista a El País: "Cuando nosotros asumimos el Gobierno en 2005, Uruguay era el segundo país deudor más importante del mundo en términos relativos. Uno de nuestros primeros problemas fue renegociar una deuda con el FMI que no podíamos pagar. Y ese momento teníamos una exposición muy alta al dinero argentino". Quince años después, Uruguay está en un 9% de pobreza y en 2016, gracias a la exportación de soja o vacas, así como el fomento del turismo y la estabilidad política, pudo superar las crisis que vivieron sus vecinos. 

El momento más incómodo de este periodo fue el encontronazo diplomático con Argentina, después de que se instalase una planta de pasta de celulosa en el departamento de Fray Bentos, en la frontera con el país vecino. Manifestantes argentinos bloquearon los puentes internacionales, con denuncias a la Corte Internacional de Justicia (CIJ); un conflicto que terminó con un Comité Científico que controla la contaminación del río Uruguay, que separa a las dos naciones. 

Primer Gobierno de José Mujica (2010-2015): la apuesta por avances en materia social

Mujica fue un guerrillero tupamaro durante la dictadura cívico-militar de Uuruguay, en la que estuvo 15 años en prisión, de los cuáles, 11 fue rehén: esto significaba que si los tupamaros volvían a cometer un atentado sería ejecutado. 

Su período como jefe de Estado le convirtió en un referente político de la izquierda mundial, al mostrar una austeridad en el día a día, que le llevaron a ser considerado "el presidente más pobre del mundo", y que acompañaba con unas reflexiones que inspiraron a personas de todo el mundo. 

En su mandato se legalizó el aborto en 2012, dentro de su "Agenda de Derechos". Aunque había sido aprobado en 2008, Tabaré Vázquez utilizó su veto presidencial por motivos presidenciales, algo que fue muy criticado. 

También aprobó en 2013 el matrimonio igualitario y la legalización de la marihuana, que permite a los uruguayos acceder a ella desde el autocultivo, los clubes de membresía y la venta en farmacias. 

La regularización de la marihuana provocó el comienzo del cultivo de la planta de forma legal.
La regularización de la marihuana provocó el comienzo del cultivo de la planta de forma legal. © Miguel Rojo / AFP


Sin embargo, para el periodista uruguayo Alfonso Lessa, en declaraciones a EFE, su Gobierno también tuvo lagunas: "Es un político con una enorme capacidad para juntar votos, acumular poder político, pero demostró que no es un buen gestor (...). El segundo Gobierno de Vázquez tuvo muchos problemas que heredó del Gobierno de Mujica, proyectos que no se terminaron nunca, proyectos que se gastó mucho dinero y no se concretaron".

La mayor crisis para "Pepe" Mujica fue el fracaso aéreo de Pluna. La aerolínea, fundada en 1932, terminó quebrando en 2012, después de los malos resultados en la gestión de la empresa y la posterior subasta de aviones. Este escándalo llevó al entonces ministro de Economía, Fernando Lorenzo, y al presidente del Banco República, Fernando Calloia, a ser procesados. 

Segundo Gobierno de Tabaré Vázquez (2015-2020): el final de 15 años de izquierda

Tras ser escogido nuevamente como líder del Frente Amplio, Tabaré Vázquez, a sus 74 años, volvió y venció a Luis Lacalle Pou, el nuevo presidente de centroderecha. Como vicepresidente le acompañó Raúl Sendic, hijo de un exguerrillero icónico, y el principal nombre para la renovación del Frente Amplio de cara al futuro. 

Pero este relevo se vio interrumpido cuando, en 2017, Sendic tuvo que renunciar después que se hicieran públicos los gastos personales que hizo con una tarjeta corporativa de la petrolera estatal Ancap.

Al lado de este escándalo, el mismo año, el Frente Amplio continuó avanzando en materia social: aprobó la Ley Integral contra la violencia de género en 2017, ante la ola de feminicidios en el país, y la Ley Integral Para Personas Trans en 2018, que incluye medidas como una cuota de accesibilidad a empleo y becas, así como facilidades para la hormonación y el cambio de género. 

Pero no bastó lo social en esta ocasión: en lo económico, el Gobierno subió los impuestos y apostó por la austeridad en una población con pocas desigualdades, pero con un modesto poder adquisitivo.
 

Los seguidores del Frente Amplio lamentan la derrota de Daniel Martínez en la segunda vuelta de las elecciones de Uruguay.
Los seguidores del Frente Amplio lamentan la derrota de Daniel Martínez en la segunda vuelta de las elecciones de Uruguay. © Eitan Abramovich / AFP

 

También, en la educación, los expertos hablan de que no ha habido una reforma integral del sistema y que ésta pertenece a otro siglo. Según datos de la BBC, solo el 40% de los estudiantes que ingresan a la educación secundaria concluyen ese nivel. Además, muchos lamentan la fuga de cerebros, en un país de poco más de 3 millones de habitantes y que, sin embargo, tiene medio millón de uruguayos en el extranjero.

El otro problema tuvo que ver con la seguridad, como demuestran las declaraciones tras las elecciones del candidato Daniel Martínez, que reconoció que este tema había influido en la derrota. 

Las cifras de seguridad respecto a otros países de América Latina son bajas, pero en 2018 los homicidios crecieron un 45%, los robos sin violencia un 23%, mientras que los que tuvieron uso de la fuerza ascendieron un 53%, según datos del Ministerio de Interior. La utilización de Uruguay como puerto de salida para drogas producidas en Colombia, Perú y Bolivia están detrás de este aumento de criminalidad. Un tipo de violencia inédito en Uruguay. 

El legado de la izquierda en Uruguay deja avances sociales y una economía que avanza lenta, pero avanza. Del otro lado, estos serán los retos que tendrá que afrontar el nuevo presidente de centroderecha, Luis Lacalle Pou, mientras el Frente Amplio se reconfigura para intentar volver en 2025 con nuevos liderazgos que vuelvan a dar que hablar en el mundo. 

France 24 con EFE y medios locales

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.