Saltar al contenido principal

¿Qué llevó a Erdogan a abrir las fronteras de Turquía?

El asesinato de las tropas turcas por las fuerzas del presidente Bashar al-Assad -respaldado por el poder aéreo ruso- ha disparado las tensiones entre Ankara y Moscú.
El asesinato de las tropas turcas por las fuerzas del presidente Bashar al-Assad -respaldado por el poder aéreo ruso- ha disparado las tensiones entre Ankara y Moscú. © Huseyin Aldemir / Reuters

La escalada de tensiones entre Turquía y Rusia, que apoyan a fuerzas opuestas en el conflicto de Siria, hace temer una guerra más amplia y una nueva crisis migratoria en Europa. En efecto, Turquía dejó de contener a los migrantes dentro del país y desencadenó de esta manera una precipitación casi instantánea de migrantes y refugiados hacia las fronteras que comparte con Grecia.

Anuncios

Recep Tayyip Erdogan lo venía avisando. Cumplió con su amenaza, y ya son miles los refugiados que se dirigen hacia Europa desde las fronteras de Turquía. "¿Qué hicimos ayer? Abrimos las puertas", declaró el presidente de Turquía. "Y no las cerraremos... ¿Por qué? Porque la Unión Europea debería cumplir sus promesas".

El ministro del Interior turco, Suleyman Soylu, afirmó este 1 de marzo que cerca de 50.000 inmigrantes salieron de Turquía hacia Europa a través de la provincia de Edirne, fronteriza con Grecia. Sin embargo, la Organización Internacional para las Migraciones habla por su parte de “13.000 personas” reunidas a lo largo de la frontera turco-griega.

El detonante: la muerte de soldados turcos en Siria

El giro de Turquía se produjo después de que un ataque aéreo matara a 33 soldados turcos en Siria, el pasado jueves. Y Erdogan advirtió que la crisis migratoria "se profundizará a menos que los ataques del régimen se detengan en Siria".

Avisó también que Damasco "pagaría un precio" por esta agresión en Siria, donde Ankara ha desplegado fuerzas para asegurar su frontera contra una nueva afluencia de refugiados de la guerra civil. En este contexto, aviones turcos mataron a 26 soldados sirios este sábado.

Informe desde Turquía: la policía griega evita el cruce de miles de migrantes

Ante el fracaso de la diplomacia patrocinada por Ankara y Moscú, Turquía está más cerca que nunca de entrar en confrontación directa con Rusia sobre el campo de batalla.

El viernes, Erdogan habló por teléfono con su homólogo ruso, Vladimir Putin. Puede que viaje la semana que viene a Moscú, según el Kremlin. Pero el líder turco se mantiene crítico: "Le pregunté al señor Putin: “¿Cuál es su negocio allí? Si quiere establecer una base, hágalo pero apártese de nuestro camino y déjenos cara a cara con el régimen".

Ankara pide ayuda concreta a la Unión Europea

Con esta amenaza migratoria, Turquía está presionando directamente a los miembros de la Unión Europea y de la OTAN para obtener su apoyo en sus operaciones militares en Siria.

Erdogan dijo al presidente de Francia que quería ver un "apoyo claro y concreto" de la OTAN, "no sólo en palabras, sino en hechos". Por su parte, Emmanuel Macron pidió a Rusia y Turquía que establecieran un "alto el fuego duradero" en la región de Idlib.

Al menos 500 personas han llegado por mar a tres islas griegas cercanas a la costa turca en pocas horas el domingo por la mañana, según la policía.
Al menos 500 personas han llegado por mar a tres islas griegas cercanas a la costa turca en pocas horas el domingo por la mañana, según la policía. © Elias Marcou / Reuters

Pero Ankara también explica su decisión por la falta de apoyo financiero de la Unión Europea. Dice que los fondos prometidos para ayudarle a ocuparse de los 3,6 millones de refugiados sirios que ya están en el país han tardado en llegar.

En marzo de 2016, Turquía y la Unión Europea concertaron un pacto de migración. A cambio de asistencia financiera, el pacto prevé el regreso sistemático de los migrantes a Turquía, y medidas por parte de Ankara para evitar que se abran nuevas rutas de migración desde su territorio a la UE. Parece que el pacto caducó.

La jefa de la Comisión de la Unión Europea, Ursula von der Leyen, expresó su "preocupación" por el flujo sin trabas de migrantes hacia Grecia y Bulgaria. "Nuestra principal prioridad en este momento es asegurarnos de que Grecia y Bulgaria cuenten con nuestro pleno apoyo", escribió.

“Este país no es un país libre para todos”

Por su parte, Grecia prometió evitar otra afluencia masiva de migrantes. "Este país no es un país libre para todos", declaró el Ministro de Migración Notis Mittarachi. Y según el canal griego Skai TV, los griegos han empezado a utilizar altavoces en la zona fronteriza de Kastanies para decir a los migrantes, en inglés y en árabe: "Las fronteras están cerradas".

En 2015, Grecia se convirtió en el principal punto de entrada a la Unión Europea para un millón de migrantes, la mayoría de los cuales eran refugiados que huían de la guerra civil de Siria. Sin embargo, Turquía ya alberga a más migrantes sirios que cualquier otro país, con 3,6 millones de refugiados.

Con Reuters y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.