Saltar al contenido principal

El Covid-19 golpea Irán, segundo país con más muertes, y a su cúpula gobernante

Un hombre iraní usa una máscara protectora contra el coronavirus mientras camina por una calle en Teherán, Irán, el 29 de febrero de 2020.
Un hombre iraní usa una máscara protectora contra el coronavirus mientras camina por una calle en Teherán, Irán, el 29 de febrero de 2020. © WANA vía Reuters

La televisión estatal iraní reportó 66 muertes y 1.501 infectados por el coronavirus , una situación que convierte a la República Islámica en el segundo Estado con más fallecidos. La enfermedad afecta a varios miembros del Gobierno y del entorno del ayatolá Jamenei.

Anuncios

Irán es el segundo país más golpeado por el Covid-19: 66 muertes y 1.501 positivos han sido confirmados por los medios oficiales. La República Islámica es uno de los países más ligados a China económicamente debido a que la gran mayoría de las exportaciones de su petróleo van hacia el gigante asiático a causa del bloqueo económico que sufre por parte de Estados Unidos.

Estos fuertes lazos comerciales han podido ser la causa por la que Irán sea uno de los países más afectados por el virus. Es cierto que hay países que le superan en el número de infectados, como Corea del Sur o Italia, pero ninguno llega a la cifra de fallecidos.

Los expertos se preguntan por qué la tasa de muertes es tan elevada en este país. Según los datos disponibles, suele oscilar entre un dos y un cuatro por ciento en todo el mundo, pero en Irán se llega a que la tasa de mortalidad supera el 5,5%. Esto puede ser un indicio de que el número de casos en el país es mucho mayor de lo que notifican las autoridades o que la prevención y cuidados sanitarios están siendo deficientes.

El portavoz del Gobierno, Ali Rabiei, ha reconocido que a Irán le aguardan "dos semanas muy complicadas". Según fuentes gubernamentales, este aumento repentino es motivado porque se han ampliado los centros de diagnóstico. En la actualidad hay 28 laboratorios pendientes de los casos sospechosos.

Por todo el país se han dado conferencias informativas para intentar que la población evite contagiarse, pero Irán ha rechazado la ayuda exterior ofrecida. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, fue uno de los oferentes, pero la respuesta fue un rotundo 'no'. Este gesto se da dentro del contexto de tensiones constantes entre Irán y Estados Unidos desde 1979.

Miembros del equipo médico rocían desinfectante para limpiar el lugar al aire libre del santuario sagrado del Imam Reza, luego del brote de coronavirus, en Mashhad, Irán, el 27 de febrero de 2020.
Miembros del equipo médico rocían desinfectante para limpiar el lugar al aire libre del santuario sagrado del Imam Reza, luego del brote de coronavirus, en Mashhad, Irán, el 27 de febrero de 2020. © WANA vía Reuters

El Gobierno agregó que Irán siempre ha sido "sospechoso" sobre las intenciones de Estados Unidos y acusó al Ejecutivo norteamericano de tratar "debilitar los espíritus iraníes" por el brote.

En Irán se han comenzado a tomar medidas como cerrar escuelas o universidades o cancelar eventos culturales y deportivos, pero aún no con los grandes cultos religiosos chiitas. Durante estos rezos, la concentración de personas es muy elevada, pero las autoridades consideran que no se deben prohibir.

La cúpula política iraní, afectada por el Covid-19

Este lunes 2 de marzo, el Gobierno informó que un miembro del consejo cercano al ayatolá Alí Jamenei había fallecido. Mohammad Mirmohammadi, de 71 años, era una de las personas de máxima confianza del líder supremo iraní.

Pero Mirmohammadi no es el único. Entre los infectados están la vicepresidenta para Asuntos de la Mujer, Masumeh Ebtekar y el viceministro de Salud, Iraj Harirchí, cuyas imágenes bajo una alta fiebre en una rueda de prensa dieron la vuelta al mundo. A esto se le suman varios diputados del parlamento nacional.

"Sin piedad con los acaparadores de artículos de higiene y médicos"

La escasez de productos de higiene y sanitarios fue muy criticada por los iraníes. Esto fue motivado, según las autoridades, por el robo o acaparamiento de estos productos y su posterior intento de reventa. En total han sido descubiertas más de 6 millones de mascarillas, 22.000 litros de desinfectante, 16.000 litros de alcohol y 127.000 paquetes de guantes desechables que estaban almacenados.

Un peregrino se lava las manos antes de ingresar al santuario del Imam Reza, luego del brote de coronavirus, en Mashhad, Irán, 27 de febrero de 2020.
Un peregrino se lava las manos antes de ingresar al santuario del Imam Reza, luego del brote de coronavirus, en Mashhad, Irán, 27 de febrero de 2020. © WANA vía Reuters

Ante la denunciada corrupción que fomentó la escasez de productos, el jefe del Poder Judicial, Ebrahim Raisí, ordenó a los fiscales de todo el país que "no tengan piedad con los acaparadores de artículos de higiene y médicos".

"La salud de la gente no es negociable (...) Acaparar artículos de higiene en la actual situación es jugar con la vida de la población y no se puede perdonar", subrayó Raisí.

Al respecto, el fiscal general de Irán, Mohamad Yafar Montazerí, señaló que estos delitos contra la salud podrán ser considerados legalmente como "corrupción en la tierra", un cargo que puede acarrear incluso la pena de muerte.

Se han abierto ya 358 expedientes por la venta a precios elevados o el acaparamiento de mascarillas y desinfectantes, entre otros productos de higiene, para prevenir el coronavirus.

Con AP y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.