Saltar al contenido principal

Filipinas: liberadas decenas de personas rehenes de un exguardia de seguridad

Archie Paray, el ex guardia de seguridad que mantuvo a decenas de personas como rehenes dentro de un centro comercial, le da la mano a uno de sus ex colegas después de liberar a los rehenes, en San Juan, Manila, Filipinas, el 2 de marzo de 2020.
Archie Paray, el ex guardia de seguridad que mantuvo a decenas de personas como rehenes dentro de un centro comercial, le da la mano a uno de sus ex colegas después de liberar a los rehenes, en San Juan, Manila, Filipinas, el 2 de marzo de 2020. © REUTERS/Eloisa Lopez

El asaltante, un ex empleado del centro comercial Greenhills de Manila, la capital filipina, donde se produjeron los hechos, se entregó a la Policía y fue arrestado después de una larga negociación con las autoridades.

Anuncios

Fueron alrededor de nueve horas de angustia para entre 60 y 70 personas que fueron mantenidas como rehenes, según especificó Francis Zamora, alcalde de la ciudad de San Juan, en el área metropolitana de Manila. El hecho provocó una respuesta policial masiva.

Todo comenzó cuando el agresor, identificado por las autoridades como Archie Paray, quien trabajaba como guardia de seguridad del centro comercial V-Mall, donde ocurrieron los hechos, fue despedido de su empleo.

Archie Paray, el exguardia de seguridad que tomó como rehenes a decenas dentro de un centro comercial, es arrestado por la policía en San Juan, Manila, Filipinas, el 2 de marzo de 2020.
Archie Paray, el exguardia de seguridad que tomó como rehenes a decenas dentro de un centro comercial, es arrestado por la policía en San Juan, Manila, Filipinas, el 2 de marzo de 2020. © REUTERS/Eloisa López

En medio de su ira, el hombre decidió entrar a la oficina de administración del lugar armado con una pistola, mientras gritaba que llevaba una granada. El drama se intensificó cuando el sospechoso le disparó a otro guardia de seguridad, quien fue llevado de urgencia al hospital y se encuentra en condición estable, precisó Zamora.

"Escuchamos tres disparos. Luego vimos gente corriendo, diciendo que vieron a alguien que recibió un disparo", dijo uno de los testigos del asalto, John Paul Buenavista.

Compradores y vendedores fuera del centro comercial donde un exguardia de seguridad mantuvo como rehenes a decenas de personas, en San Juan, Manila, Filipinas, el 2 de marzo de 2020.
Compradores y vendedores fuera del centro comercial donde un exguardia de seguridad mantuvo como rehenes a decenas de personas, en San Juan, Manila, Filipinas, el 2 de marzo de 2020. © REUTERS/Eloisa López

La policía trató durante horas de convencer al atacante de que se rindiera, mientras se comunicaba con él a través de un walkie talkie, mientras la incertidumbre aumentaba en la ciudad, pues el recinto estaba lleno cuando comenzaron los hechos de violencia. Los centros comerciales filipinos son centros de vida que más allá de tiendas y entretenimiento incluyen instalaciones médicas y hasta iglesias.

Sin embargo, el exvigilante se atrincheró en las oficinas de la segunda planta, por lo que después la policía pudo desalojar el resto del edificio y cercar la zona.

Finalmente, el sospechoso accedió a dejar dentro del edificio, la pistola y la granada que llevaba, como acordó con los oficiales, se entregó a las autoridades y junto a él salieron del cetro comercial los rehenes.

El agresor dijo que fue maltratado por sus empleadores y la compañía se disculpa

Al sospechoso, de 32 años, se le permitió hablar ante la prensa y las autoridades durante varios minutos, tiempo en el que señaló quejas contra sus superiores, a quienes acusó de corrupción y abuso, antes de que la policía se acercara y lo sometiera.

Oficiales de policía bloquean el área fuera del centro comercial V-mall donde se se escucharon disparos, en San Juan, Manila, Filipinas, el 2 de marzo de 2020.
Oficiales de policía bloquean el área fuera del centro comercial V-mall donde se se escucharon disparos, en San Juan, Manila, Filipinas, el 2 de marzo de 2020. © REUTERS/Eloisa López

Paray dijo que buscaba justicia tras ser "injustamente" despedido. Sin embargo, la administración del centro comercial indicó en un comunicado que el sospechoso fue despedido por ausentarse del trabajo sin permiso durante dos semanas.

La versión del atacante difiere, ya que aseguró que fue retirado de su puesto como vigilante en una de las puertas sin previo aviso ni motivo y dijo que actuó de forma violenta, tras ser maltratado por sus exempleadores.

Después de que los rehenes fueran liberados, oficiales de la compañía de seguridad Safeguard Armor Security Corporation, para la que trabajaba el sujeto, ofrecieron una rueda de prensa en la que se disculparon por haber molestado al sospechoso, pero no indicaron exactamente en qué comportamiento habrían incurrido ni por qué se disculpaban

"Lamento profundamente mis defectos", dijo un supervisor (…) "Debido a esto, renunciaré a mi cargo ... para dar paso a una solución a nuestro problema actual", agregó.

Con Reuters, AFP y AP

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.