Saltar al contenido principal

La Corte Constitucional colombiana rechaza debatir la despenalización del aborto

Decenas de mujeres se concentran frente a la Corte Constitucional de Colombia para pedir la legalización del aborto en Bogotá el 2 de marzo de 2020.
Decenas de mujeres se concentran frente a la Corte Constitucional de Colombia para pedir la legalización del aborto en Bogotá el 2 de marzo de 2020. © Luisa González / Reuters

El máximo tribunal se inhibió de pronunciarse sobre una ponencia que proponía legalizar el aborto durante las primeras 16 semanas de gestación. A pesar de la expectativa levantada por la posibilidad de abrir el debate sobre esta cuestión, las leyes alrededor de la interrupción del embarazo se mantendrán tal y como están desde hace catorce años. 

Anuncios

Sin cambios: así se quedarán las leyes sobre el aborto en Colombia después de que el debate llegara a la Corte Constitucional. El máximo tribunal decidió inhibirse y no abrir la discusión entre dos ponencias que habían llegado a su mesa, una que pedía que la interrupción del embarazo volviera a ser penalizada completamente y otra que reclamaba que se legalizara hasta las 16 semanas de gestación.

A pesar de las altas expectativas que había creado la discusión en la Corte, se mantendrán las tres causales que actualmente permiten el aborto en Colombia, aprobadas en 2006: que el embarazo ponga en riesgo la vida o la salud de la mujer, que el feto tenga malformaciones y afectaciones incompatibles con la vida o que el embarazo sea producto de una violación. 

Seis magistrados votaron a favor de inhibirse contra tres, que salvaron su voto. Los argumentos del presidente de la sala, Alberto Rojas, fueron que la demanda "no resultaba viable jurídicamente" por errores en el formato de presentación. 

El debate se hace intenso en las calles

Desde hace semanas, la decisión de la Corte generó debate en las redes y en las calles de Colombia. Precisamente, antes de que el tribunal anunciara su fallo, varias decenas de personas a favor de la legalización del aborto se reunieron delante del edificio de la Corte con pañuelos verdes, el símbolo que se ha extendido en América Latina para reivindicar, desde el feminismo, el derecho a la interrupción del embarazo. 

"Hay que sacar el tema moral de acá y decir que es un tema de salud pública, que está a favor de la vida y la salud de las mujeres", aseguró Ángela Mateus, coordinadora de la Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres. "Actualmente se siguen registrando muchos abortos ilegales por desconocimiento, por desinformación, por barreras de acceso, y eso genera dificultades para que sigamos progresando como país", subrayó.

"Hoy estamos pidiéndole a la Corte que no desaproveche la oportunidad de salvar las vidas de muchas mujeres y niñas que mueren en Colombia o tienen complicaciones médicas muy graves por abortos inseguros", dijo a Efe Mariana Ardila, abogada de la organización internacional Women's Link. 

Pero además también se concentraron algunas personas detractoras del aborto para contrarrestar la manifestación feminista, con imágenes religiosas y el pañuelo azul, que especialmente en Argentina representa la posición política contraria al verde. 

Una de las manifestantes, Angélica Rubio, integrante de la Plataforma Unidos por la Vida, habló así a France 24: "¿Qué quiere hacer la Corte? Quiere abrir el aborto, despenalizarlo completamente los cuatro primeros meses, negando el derecho a la vida de los futuros colombianos y el derecho a la información de las mujeres colombianas".

Mujeres y hombres contra la legalización del aborto también se reunieron frente a la Corte Constitucional en Bogotá el 2 de marzo ed 2020.
Mujeres y hombres contra la legalización del aborto también se reunieron frente a la Corte Constitucional en Bogotá el 2 de marzo ed 2020. © Luisa González / Reuters

 

Después de la decisión de la Corte, la Coordinadora Feminista de Bogotá la criticó: "La Corte se atemorizó para poder lograr un fallo histórico por la despenalización del aborto. Seguiremos en la lucha más juntas y más vivas que nunca". 

El anuncio toma especial relevancia en la semana previa al 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer, durante la cual varias entidades feministas colombianas tienen previstas actividades para poner sobre la mesa sus reivindicaciones, entre las cuales el aborto legal tiene una especial importancia. 

Un aborto a los siete meses encendió la polémica

La interrupción del embarazo volvió al debate público en Colombia en las últimas semanas después de salir a la luz un caso que polarizó las opiniones en el país. Una mujer abortó a los siete meses de embarazo tras corroborarse que dar a luz iba a afectar su salud mental, lo que hace que el procedimiento fuera legal al cumplir uno de los tres supuestos en los que se permite el aborto en Colombia.

Sin embargo, la pareja de la mujer denunció públicamente que ella había tomado la decisión de abortar sin su consentimiento, a pesar de que no supone un requisito legal que el futuro padre de su permiso. El hecho de que la interrupción del embarazo se realizara a los siete meses agregó fuego a la polémica. 

Los sectores más conservadores de la sociedad colombiana criticaron que la ley permita un aborto en un momento tan avanzado de la gestación y aprovecharon para arremeter contra el derecho en general, llegando al punto en que una ciudadana interpuso una ponencia ante la Corte Constitucional para penalizar totalmente la interrupción del embarazo. 

Mientras tanto, los colectivos feministas defendieron el derecho de la mujer a abortar en cualquier momento sin tener la aprobación de su pareja.

Con EFE y medios locales

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.