Saltar al contenido principal

Lual Mayen creó un videojuego para mostrar la cruda realidad de los migrantes

El refugiado sudanés Lual Mayen ha convertido su experiencia en un videojuego titulado 'Salaam', que se lanzará este verano.
El refugiado sudanés Lual Mayen ha convertido su experiencia en un videojuego titulado 'Salaam', que se lanzará este verano. © Reuters

Después de huir de su natal Sudán del Sur cuando era apenas un bebé, Lual Mayen llegó hasta un campo de refugiados en el norte de Uganda junto a su familia. Allí pasó sus primeros 22 años. Sus últimos tres los ha empleado consolidándose como CEO de Junub Games. Esta es su historia.

Anuncios

Dicen que la imaginación abre cualquier puerta. A Lual Mayen solo le bastó un enorme portátil gris y una genuina curiosidad por los aparatos donde eran registrados los migrantes en aquel campamento ugandés para convertirse en uno de los desarrolladores de videojuegos más notables de África.

Corría el año 2007 y "era el momento del registro y traían personas de países desarrollados para que vinieran e ingresaran sus datos en las computadoras. Y fui al centro de registro y vi una, y pensé: '¿qué es eso?' Y le pregunté a mi madre '¿qué es eso?' Y ella dijo: 'eso es una computadora' y yo dije '¿cómo sabes que es una computadora de verdad?' Y a partir de ahí fue un momento que realmente me ayudó a comprender, wow, quiero usar esto algún día. No sé qué a me va a llevar pero quiero usar algo así", explica.

Llegó hasta allí, al norte de la vecina Uganda, en brazos de sus padres en 1995. Meyen nació en medio de la caminata que soportó su familia a través de una caminata de 362 kilómetros para huir de las bombas que descendían a diario de un cielo turbado por los estallidos y una tierra donde los niños eran reclutados para la guerra. Vivía la Segunda Guerra Civil Sudanesa, como se denomina el periodo de conflicto que azotó a Sudán entre 1983 y 2005.

Salaam el videojuego en el que se recrea la travesía de un refugiado se lanzará este verano.
Salaam el videojuego en el que se recrea la travesía de un refugiado se lanzará este verano. © Reuters

"Fue un viaje difícil. No es un viaje en el que te despiertas por la mañana y dices que estoy viviendo lo que amo. No. Fue un viaje de vida o muerte", relata. En su cabeza todavía están frescas las historias sobre ese viaje: cómo se vieron amenazados por los ataques con bombas y los animales salvajes; cómo los bebés fueron abandonados por padres que ya no podían cuidarlos; cómo murió la gente por las duras condiciones.

La comida, como casi todo, escaseaba. Lo único que crecía con el tiempo era su capacidad para comprender lo que quería hacer con ese potente aparatito que su madre, después de tres años de trabajo incansable y un ahorro silencioso de 300 dólares, finalmente le compró. Ahora, esa misma laptop la guarda como una reliquia, en una vitrina de vidrio. Cada sticker puesto sobre otro en la tapa, se asemejan a los escalones recorridos. 

Al principio no sabía cómo usarla, incluso era difícil encontrar un lugar para cargarla, pero lentamente comenzó a aprender por su cuenta y una vez tuvo acceso a Internet, los tutoriales en línea fueron su escuela. Así empezó todo. 

Recrear la travesía "para ayudar a las personas a comprender cuál es ese viaje del refugiado"

En 2010, ya empezó a explorar algunos juegos. El primero que Mayen jugó fue 'Grand Theft Auto'. "Entendí el poder del juego en ese momento porque era como un juego violento, matas personas y para mí, como alguien que vino de un país de guerra, sentí que lo que realmente estaba sucediendo en el juego era lo que estaba sucediendo en mi país", describió Mayen, que ahora es el CEO de Junub Games.

Pero no es solo la travesía. Es instalarse en un país extraño, habiendo perdido todo. Porque la vida dentro del campo de refugiados también fue dura. Mayen vio a uno de sus amigos caerse de un árbol de mango y morir mientras buscaba desesperadamente comida. Pero a pesar de su dolor, volvió al mismo lugar al día siguiente, ya que no había nada más para comer.

En medio de ese contexto, vio una oportunidad. "Lo tomé como una responsabilidad porque Sudán del Sur es un país que tiene más del 73% de la población menor de 30 años. Todos son jóvenes. Nacieron en la guerra. Se criaron en la guerra. Y yo pensaba, ¿qué tal si creo un juego para la paz y la resolución de conflictos? ¿Qué tal si creo un juego que pueda ayudar a las personas a comprender la empatía o resolver conflictos, como la construcción de la paz y la educación?".

"Es el momento en que tuve la inspiración para comenzar a hacer videojuegos", relató Mayen. 

'Salaam': jugar para comprender al refugiado; comprender al refugiado para cambiar el mundo

Así nació 'Salaam', que significa "paz" en árabe. Un videojuego que sumerge a los jugadores en la experiencia de huir de un país devastado por la guerra, en donde tienen que encontrar comida y agua; huir de los disparos de los soldados; atender heridas y reunir la energía para continuar.

"Mucha gente no entiende el viaje de un refugiado", dice Mayen y qué mejor manera para generar empatía a gran escala, en medio de una creciente ola de xenofobia, que transportar su experiencia a una industria que, de acuerdo a las proyecciones, producirá para 2022 unos 196.000 millones de dólares en ingresos.

"Los videojuegos son la herramienta que podemos usar para cambiar el mundo. No hay duda. No son como películas donde te sientas en el sofá. Cuando juegas, tomas decisiones. Se convierte en parte de ti, señala Mayen, que hizo la primera versión del juego a finales de 2017. Aseguró que era un diseño simple, pero los otros refugiados parecían disfrutarlo. Cuando lo subió a Facebook, rápidamente se volvió viral, incluso llamó la atención de la industria.

En 2018 fue nombrado Global Gaming Citizen en los Game Awards en Los Ángeles, un reconocimiento a su trabajo para "lograr un cambio positivo en el mundo". Actualmente, Mayen trabaja para completar el juego para su lanzamiento oficial este verano, que también incluirá un elemento de mayor impacto social: cada vez que los jugadores compren comida en el juego, también comprarán comida para refugiados en el campamento donde creció Mayen.

"Ver algo que comencé en un campo de refugiados y ver que terminé como diseñador de juegos independiente africano, para poder representar el continente y representar el mundo de los videojuegos para el impacto social, me da muchas esperanzas y da más esperanza a los refugiados", sentencia.

Con Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.