Saltar al contenido principal

Primer ataque de EE. UU. a talibanes tras la firma del acuerdo de paz

Soldados del Ejército Nacional Afgano (ANA) parados en un puesto de control, donde tuvieron lugar enfrentamientos entre las fuerzas talibanes y afganas en Kunduz, Afganistán, el 4 de marzo de 2020.
Soldados del Ejército Nacional Afgano (ANA) parados en un puesto de control, donde tuvieron lugar enfrentamientos entre las fuerzas talibanes y afganas en Kunduz, Afganistán, el 4 de marzo de 2020. © Stringer / Reuters

Estados Unidos realizó este miércoles su primer ataque aéreo contra combatientes talibanes en Afganistán desde que las dos partes firmaron un histórico acuerdo de retirada de tropas el pasado 29 de febrero. Washington dijo que lo hicieron como represalia a un ataque de los milicianos talibanes a un puesto de control del Ejército afgano.

Anuncios

Las tropas de Estados Unidos desplegadas en Afganistán bombardearon este 4 de marzo a combatientes talibanes para defender a las Fuerzas de seguridad afganas en el primer ataque registrado en 11 días, cuando comenzó el acuerdo de reducción de la violencia entre ambas partes en los días previos al histórico pacto firmado días antes en Doha, Qatar

El portavoz de las Fuerzas estadounidenses en Afganistán, el coronel Sonny Leggett, informó en su cuenta oficial de Twitter que hoy "EE. UU. llevó a cabo un bombardeo contra combatientes talibanes que estaban atacando un puesto de control" de las fuerzas de seguridad afganas en la provincia meridional de Helmand. "Este fue nuestro primer bombardeo contra los talibanes en 11 días", aseguró Leggett, quien subrayó que fue una acción "defensiva" para "interrumpir" el ataque insurgente, pues Washington está comprometido con la paz pero, según él, defendería a las fuerzas afganas si fuera necesario.

Según el portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Nasrat Rahimi, el Ejército mató a al menos a 17 talibanes durante estos enfrentamientos, mientras que otras informaciones revelaron que los talibanes mataron a 29 miembros de las tropas afganas.

El ataque ocurrió horas después de que el presidente Donald Trump hablara por teléfono con el jefe negociador talibán Mullah Baradar Akhund el día anterior, en la que fue la primera conversación conocida entre un mandatario estadounidense y un alto funcionario del grupo talibán desde que comenzó la guerra en 2001.

Leggett agregó que el ataque de las tropas estadounidenses fueron una respuesta a los 43 ataques de las fuerzas talibanes en contra de tropas afganas en Helmand. Según un portavoz del gobernador de la provincia, Omer Zwak, al menos dos policías murieron y otro resultó herido en el distrito de Washir.

Los talibanes señalan al Gobierno de Afganistán del incremento de la violencia, mientras EE. UU. culpa a los talibanes de no cumplir sus compromisos

Sobre el ataque, Andrew Watkins, analista senior que cubre Afganistán para el International Crisis Group, afirma que "es significativo. No creo que indique el colapso de todo el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes... (pero) se puede ver fácilmente cómo las cosas podrían ir en espiral", dijo .

Desde la firma del acuerdo, que prevé la retirada escalonada de las tropas estadounidenses en 14 meses y el compromiso de los talibanes de no permitir que el suelo afgano se use contra otros países, abría las puertas a unas conversaciones entre el grupo armado y el Gobierno afgano para poner fin a la guerra de casi dos décadas. Pero los talibanes decidieron reanudar dos días después las operaciones normales contra las fuerzas afganas, aunque algunas fuentes dentro de las milicias dijeron que seguirán frenando los ataques contra las tropas extranjeras.

"Para ser claro, estamos comprometidos con la paz, aunque tenemos la responsabilidad de defender a nuestros socios de las fuerzas de seguridad afganas. Los afganos y EE.UU. han cumplido con sus acuerdos, sin embargo los talibanes parecen tener la intención de malgastar esta oportunidad", sentenció el coronel Sonny Leggett.

Oficiales de seguridad afganos patrullan en Helmand, Afganistán, el 4 de marzo de 2020.
Oficiales de seguridad afganos patrullan en Helmand, Afganistán, el 4 de marzo de 2020. © Watan Yar / EFE / EPA

Los talibanes no se han atribuido la responsabilidad de ninguno de estos ataques hasta el momento ni han comentado sobre el ataque aéreo estadounidense. Sin embargo, el portavoz talibán Zabihullah Mujahid dijo a AP que la semana de reducción de la violencia que comenzó a la medianoche del 21 de febrero había terminado. Además, culparon al Gobierno afgano de ese incremento de la violencia, refiriéndose a los comentarios del presidente, Ashraf Ghani, respecto a la liberación de los prisioneros talibanes.

Ghani dijo el domingo, un día después de la firma del acuerdo, que su Gobierno no prometió liberar a 5.000 prisioneros talibanes, algo que, de acuerdo con los insurgentes, había sido pactado con los estadounidenses. La Administración afgana ha dicho que la liberación de los prisioneros podrá ser discutida en las conversaciones que deberán llevar a cabo los talibanes y el Gobierno a partir del 10 de marzo.

Con AP, EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.