Saltar al contenido principal

Crisis migratoria en Lesbos: el espectro del nacionalismo planea sobre una Grecia acorralada

Residentes de Lesbos se manifiestan contra la construcción de un nuevo campamento de migrantes en Mytilini, el 27 de febrero de 2020.
Residentes de Lesbos se manifiestan contra la construcción de un nuevo campamento de migrantes en Mytilini, el 27 de febrero de 2020. © Asis Messinis / AFP

Mientras más de 1.720 migrantes han llegado a las islas griegas del mar Egeo desde que Turquía abrió sus fronteras, los actos xenófobos se multiplican en Lesbos. ¿Se trata de actos aislados o apoyados por partidos organizados? Algunos temen un retorno de la extrema derecha en Grecia.

Anuncios

Migrantes marginados a lo largo de las costas de Lesbos por locales furiosos, periodistas atacados, centros de acogida incendiados, vehículos de policía que transportan solicitantes de asilo apedreados, trabajadores humanitarios amenazados… Los ataques hacia los migrantes y hacia quienes los ayudan o los protegen se multiplican en las islas griegas, particularmente en Lesbos.

En la isla de Lesbos, situada cerca de las costas turcas, se ha incrementado la llegada de los migrantes desde que Turquía abrió sus fronteras a finales de la semana pasada. Alrededor de 1.720 migrantes llegaron a las islas del mar Egeo en cuatro días, según las cifras del Gobierno, sumándose a los 38.000 exiliados ya presentes en el territorio griego.

En Lesbos, la violencia adquirió una nueva dimensión. La situación ya había alcanzado un punto de quiebre con cerca de 20.000 individuos viviendo en condiciones miserables en un campo previsto para 2.600 personas.

La "carga" de la crisis migratoria

Desesperados por tener que cargar con el sistema de asilo europeo que consideran deficiente, los habitantes de la isla protestan contra la llegada de nuevos exiliados y exigen la descongestión de su isla. Los observadores temen estar viendo ondear las banderas negras de los radicales. "Estas violencias son causadas por una minoría pero son actos xenófobos", asegura Eva Cossé, especialista en Grecia para Human Rights Watch (HRW), a France 24.

Por ahora, estos actos seguirían siendo realizados por individuos aislados y no organizados. "En Lesbos hay mucha rabia, fruto de una exasperación, pero no hay una formación detrás de estas personas", estima Eleni Takou, vicepresidenta de la ONG Human Rights 360, aunque recuerda que los partidos nacionalistas (Amanecer Dorado y Solución Griega) obtuvieron más del 6% del escrutinio en Lesbos durante las últimas legislativas, en julio de 2019. Según ella, los partidos nacionalistas están aprovechando la llegada de nuevos migrantes obligados a exiliarse desde Turquía.

Grupos nacionalistas y de extrema derecha muestran una pancarta contra "la colonización islámica de Grecia" durante una manifestación antimigrante en Atenas el 19 de enero de 2020.
Grupos nacionalistas y de extrema derecha muestran una pancarta contra "la colonización islámica de Grecia" durante una manifestación antimigrante en Atenas el 19 de enero de 2020. © Louisa Gouliamaki / AFP

"Esta situación perjudicial empuja 'naturalmente' a las personas hacia los brazos de la extrema derecha. Cuando Europa cerró sus puertas, la vida se volvió un infierno para todos los habitantes de Lesbos, para los migrantes, por supuesto, pero también para los locales. Estos últimos se sienten abandonados por Europa y sienten que el Gobierno los engañó al anunciar la construcción de un nuevo centro cerrado", continúa Eleni Takou.

En Atenas, militantes del partido neonazi Amanecer Dorado se manifestaron en el puerto del Pireo el 3 de marzo, bajo consignas anti-migrantes. "Se movilizaron gracias a las redes sociales. Y no es la primera ni la última manifestación. Estamos a la espera de otras en las próximas semanas", dice la experta.

"El ascenso de la extrema derecha no es automático"

"Están presentes todos los elementos para temer un fuerte ascenso de la extrema derecha en Grecia", ahonda Georges Prevelakis, profesor de geopolítica en París y Atenas. "Toda la población local que ha visto la llegada masiva de los extranjeros está preocupada por los cambios que esto implica. Pero el ascenso de la extrema derecha no es automático y por ahora parecería que no se está desarrollando", relativiza Prevelakis.

El autor de '¿Quiénes son los griegos? Una identidad en crisis', estima que las acusaciones de "fascismo", asignadas a los habitantes de Lesbos, son una "facilidad abusiva de lenguaje" y hace un llamado a la memoria colectiva. "No podemos olvidar la solidaridad que los griegos han demostrado tener desde 2015. Es un pueblo de exiliados, alrededor de 1,2 millones de griegos llegaron desde Turquía, tras la gran catástrofe de 1922 y eso los volvió solidarios", resalta. "Por otro lado, ya sobrepasamos el pico de influencia de la extrema derecha en Grecia".

Informe desde Lesbos: Grecia expulsará a los migrantes sirios

Tras siete años en el Parlamento griego, el partido neonazi Amanecer Dorado no logró mantenerse en el Vouli durante las legislativas de julio 2019. Durante mucho tiempo clandestina, la agrupación entró al Parlamento en 2012 con el 7% de los votos, gracias a la crisis económica y social. En 2015, el partido ratificó su puntaje. Durante ese periodo, los ataques contra los inmigrantes y los militantes de izquierda se multiplicaron, culminando en 2013 con el asesinato de un trabajador inmigrante pakistaní y de un famoso rapero antifascista griego. Ese último asesinato tuvo como consecuencia el inicio, en 2015, del proceso político más grande del país: 69 personas, entre las cuales se encuentran el líder y varios miembros del partido neonazi, que aún están siendo juzgadas.

"El juicio por el asesinato del rapero Pavlos Fyssas ayudó a desacreditar el partido Amanecer Dorado y a que las personas entendieran que se trataba de un grupo con métodos de acción criminales", considera Elini Takou. Cuatro años de juicios y la mejora de la situación económica del país, sofocado por una política de austeridad implacable, ayudaron a alejar a los votantes del partido radical.

"Amanecer Dorado renacerá de otra manera"

Sin embargo, aunque la base electoral del partido neonazi se haya desmoronado, no se erradicó el racismo. Según el último informe de la Red de Observación de Violencias Raciales (RVRN por sus siglas en inglés), "el respaldo a las violencias raciales aumentó en 2018, aunque los ataques fueran realizados por grupos con ideologías extremadamente xenófobas. También se identificaron acciones violentas llevadas a cabo por ciudadanos 'comunes y corrientes'".

Actualmente, la pervivencia de Amanecer Dorado parece estar en riesgo y está sujeta al veredicto del juicio, esperado en junio. Pero esto no significa el final de la extrema derecha. "Si desaparece, el partido renacerá de sus cenizas, bajo otra forma, con otro nombre", predice Elini Takou. La formación nacionalista Solución griega ya se abrió espacio en el Vouli desde julio pasado, convirtiéndose en la quinta fuerza política del país. Su fundador, Kyriakos Velopoulos, propuso construir un muro de seis metros de altura en la frontera turca y prometió expulsar a los migrantes ilegales.

"Ahora debemos estar preparados para cualquier cosa. Entre más la Unión Europea abandone a Grecia a su suerte de guardiana de la fortaleza europea, más se está empujando el país hacia la violencia", teme Elini Takou a quien le preocupan tanto las balas de los guardacostas como las voces de los extremistas.

Los últimos mensajes de los compatriotas europeos no le dan mucha esperanza para ser optimista. El 4 de marzo en la noche, el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le drian, aseguró que Europa no cederá ante el "chantaje" de Turquía y que sus fronteras seguirán cerradas para los migrantes.

 

Este artículo fue adaptado de su original en francés.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.