Saltar al contenido principal

División en la OPEP frente al coronavirus

Anuncios

Viena (AFP)

Los países productores de la OPEP y sus aliados se reúnen este jueves y viernes en Viena con opiniones diferentes sobre cómo reaccionar ante la epidemia de coronavirus que afecta a la demanda de petróleo y provoca una fuerte caída de los precios.

En un mercado con exceso de oferta, la situación ha empeorado mucho en las últimas semanas a medida que la epidemia de neumonía viral se propaga por el mundo.

La OCDE redujo el lunes su previsión de crecimiento mundial para 2020 del 2,9% al 2,4%, después de que la Agencia Internacional de Energía advirtiera de las consecuencias "significativas" del coronavirus para la demanda de crudo.

El virus tiró por la borda los esfuerzos realizados en diciembre por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia, que se impusieron cuotas de producción todavía más estrictas para aumentar los precios.

El precio del barril de Brent de El Mar del Norte, la referencia europea, cayó por debajo de los 50 dólares el domingo, un mínimo desde julio de 2017.

Para intentar frenar esta caída, la alianza de 23 países productores, conocida como OPEP+, debe adoptar recortes adicionales en la extracción del oro negro, su arma principal para influir en los precios. Pero no todos están de acuerdo.

El principal objetivo será "superar las diferencias de criterio para poder hablar con una sola voz", confirma Carsten Fritsch, analista de Commerzbank.

- Enfoques divergentes -

Las declaraciones de libios e iraníes el miércoles en Viena ilustraron las divergencias en el cartel.

El presidente libio de la Compañía Nacional de Petróleo (NOC) Mustafa Sanala se declaró reacio a reducir más la producción, pero el ministro iraní de Petróleo, Bijan Namdar Zanganeh, consideró necesario retirar del mercado "por lo menos medio millón" de barriles diarios.

Arabia Saudita, principal productor de la organización, respalda esta última opción, e incluso iría más lejos elevando la cifra a un millón para impulsar los precios.

Queda por convencer a Moscú, que está satisfecho con el nivel de precios actual, según el propio presidente Vladimir Putin, y propone prolongar el acuerdo vigente, sin recortes adicionales, anunció el miércoles la agencia pública RIA Novosti.

El éxito de las negociaciones radica sobre todo en la alianza ruso-saudita, que ha mostrado signos de tirantez en los últimos meses.

Rusia es el segundo mayor productor de petróleo crudo del mundo, detrás de Estados Unidos y por delante de Arabia Saudita. Los ingresos petroleros de Moscú y Riad disminuyen principalmente por la desaceleración económica de China, el principal importador mundial de petróleo, a causa del coronavirus.

- Precauciones sanitarias -

Más allá de las discrepancias de fondo, la epidemia también altera las costumbres de los ministros y delegados de los miembros del cartel que acuden esta semana a Viena.

Dos miembros del personal médico tomaron la temperatura de cada uno de ellos a la entrada de la sede del cartel el miércoles.

El secretario general de la OPEP, el nigeriano Mohammed Barkindo, y el ministro ruso de Energía, Alexandre Novak, han probado el "footshake" (saludarse chocando los pies) en vez del tradicional apretón de manos, según un video difundido por la Organización.

El cartel también decidió cerrar excepcionalmente su sede a la prensa, como medida preventiva contra el COVID-19. Los debates de todos modos se celebran a puerta cerrada.

La organización también limitó "al mínimo estricto" el número de delegados autorizados a entrar en sus locales, "debido al riesgo de salud pública".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.