Saltar al contenido principal

Afganistán: un tiroteo en un acto político en Kabul deja al menos 32 muertos

La policía afgana vigila el lugar del tiroteo en un acto político en Kabul, Afganistán, el 6 de marzo de 2020.
La policía afgana vigila el lugar del tiroteo en un acto político en Kabul, Afganistán, el 6 de marzo de 2020. © Omar Sobhani / Reuters

El ataque se produjo contra la conmemoración a un líder chií fallecido hace 25 años y aunque durante varias horas no se supo quién era el autor, el Estado Islámico reivindicó los hechos. El jefe del Ejecutivo afgano, Abdullah Abdullah, estaba en el mítin pero salió ileso del ataque.

Anuncios

Estado Islámico se atribuyó la autoría del atentado de este 6 de marzo en Kabul, la capital afgana. Al menos 32 personas perdieron la vida y 55 resultaron heridas tras un tiroteo en un evento político al que acudió la plana mayor de las autoridades del país, entre las cuales se encontraba el jefe del Ejecutivo, Abdullah Abdullah. 

Las autoridades confirmaron que todos los representantes políticos salieron ilesos del tiroteo y que los heridos fueron trasladados a los hospitales locales para recibir tratamiento. El número de fallecidos podría aumentar en las próximas horas debido a que hay varios heridos de extrema gravedad que están siendo operados de heridas abdominales por bala.

La autoría del ataque fue desconocida durante varias horas, en especial después de que un portavoz de los grupos talibanes que operan en gran parte del país, y están enfrentados con el Gobierno afgano, desmintiera su participación en los hechos a través de Twitter. "El ataque en el evento en Kabul no tiene nada que ver con los combatientes del Emirato Islámico", como se autodenominan los talibanes, aseguró Zabihullah Mujahid. Pero la declaración del Estado Islámico despejó toda clase de dudas. 

El tiroteo empezó alrededor de las 11.20 en hora local (6.50 GMT) y se produjo desde un edificio en construcción cercano al acto político que se desarrollaba en Kabul. 

El mítin era un evento para conmemorar el aniversario de la muerte del líder chií hazara Abdul Ali Mazari y el ataque inició cuando hablaba el presidente del Alto Consejo para la Paz, Karim Khalili.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, condenó el atentado a través de Twitter y lo describió como "un ataque contra la humanidad" y "contra la unidad de Afganistán": "las fuerzas de seguridad responderán de manera contundente contra los causantes del ataque". 

El atentado se repitió en 2019

El mismo atentado sucedió hace un año: once personas murieron en un ataque con morteros también en el aniversario del fallecimiento de Mazari, en Kabul. En esa ocasión, el Estado Islámico reivindicó el atentado. 

Desde que tiene presencia en el país, el grupo yihadista abrió una guerra contra la minoría chiíta del país, precisamente la comunidad que reivindica a Mazari y celebra el memorial de su muerte cada año.

El tiroteo de este año sucede en un momento delicado para Afganistán, poco tiempo después de la firma del acuerdo de paz entre Estados Unidos y los grupos talibanes, que se espera que abra la puerta a los diálogos entre los insurgentes y el Gobierno afgano. 

Según el acuerdo, las tropas norteamericanas se retirarán del país de manera progresiva, mientras que los talibanes, entre otros, se comprometieron a combatir las fuerzas yihadistas que quedan en territorio afgano.

Al no atribuirse el atentado a las fuerzas talibanes, el acuerdo de paz firmado con Estados Unidos sigue en pie. El Estado Islámico está enfrentado a todas las fuerzas de la zona. No solo atacan a chiíes, tropas estadounidenses y al gobierno afgano, sino que tienen un enfrentamiento abierto con los talibanes, que según se ha podido saber en varios informes, han contribuido a mermar el poder de ISIS en la zona. 

Con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.