Saltar al contenido principal

Peregrinaciones al santuario de Lourdes en tiempos de coronavirus

Anuncios

Lourdes (Francia) (AFP)

Con millones de peregrinos esperados de todo el mundo, el santuario de Lourdes, en el suroeste de Francia, libra su propia batalla contra el coronavirus, con un dispositivo sin precedentes en una ciudad donde comerciantes y hoteleros temen un alud de cancelaciones.

En la entrada de la basílica de Nuestra Señora del Rosario, numerosos carteles recuerdan a los peregrinos las reglas de higiene a seguir, como lavarse las manos con frecuencia.

Piscinas cerradas, confesionarios con gel desinfectante disponible o conteo de peregrinos, son algunas de las medidas que ha tomado la dirección del santuario.

Aunque no se han registrado casos en Lourdes o en la zona en que se encuentra, la dirección afirma que está lista "para todas las eventualidades".

Ante la proximidad de la temporada de peregrinación que comienza el 5 de abril, "establecimos una célula de vigilancia hace diez días que se reúne a diario", explica a la AFP el rector del santuario, monseñor Olivier Ribadeau Dumas.

"Se decidió lo suficientemente rápido como para cerrar las piscinas porque son un lugar promiscuo donde se baña a los peregrinos", dijo.

Estas albercas ubicadas cerca de la cueva de Massabielle, donde según la tradición cristiana apareció la Virgen, atraen anualmente a unos 350.000 peregrinos que se sumergen en las aguas con la esperanza de la curación.

Isabel Jaraiz, una española de 61 años en silla de ruedas, está en Lourdes por primera vez. Si se hubieran abierto las piscinas, "habría ido allí, no creo que sea arriesgado", dijo.

- Sin precedentes -

No muy lejos, un grupo de fieles se congrega frente a la cueva, acariciando la pared de roca. "Este gesto no es cuestionado por las medidas del ministerio de Salud", especifica el santuario en su sitio web.

¿Y como actuar ante el coronavirus? "Trato de no meterme demasiado en este tipo de psicosis actual", dice Géraldine, de 55 años.

A pesar de la lluvia hay varias decenas de peregrinos reunidos en el santuario, pero en un mes habrá miles.

"Tendremos que tener en cuenta la solicitud [del gobierno francés] de no poner a más de 5.000 personas en un espacio confinado (...) recurriendo especialmente a contar a los fieles y a su redistribución en diferentes lugares del santuario", subraya Ribadeau Dumas.

Para Alessandro de Franciscis, un médico permanente en el santuario, la situación no tiene precedentes.

El médico dijo que entendía que personas enfermas --aproximadamente un tercio del contingente de peregrinos-- podrían cancelar su viaje, sabiendo que la tasa de mortalidad relacionada con el coronavirus es mucho mayor en personas que padecen enfermedades cardiovasculares o respiratorias, diabetes o un cáncer.

- Fuertes pérdidas -

La asociación inglesa HCPT, por su parte, canceló la peregrinación de unos 6.000 niños con discapacidad prevista para abril.

En total y "hasta la fecha, alrededor del 15% de los peregrinos programados para abril han cancelado o pospuesto su visita, en particular los italianos", detalla el rector del santuario.

Se trata de un escenario que preocupa a los comerciantes.

"El comienzo de la temporada será complicado, para Pascua muchos grupos han cancelado. Será un gran déficit para las tiendas, los hoteles y para Lourdes en general", lamenta Karim Guemeche, vendedor en una tienda de recuerdos.

Pascal Martin, propietario y director del hotel Best Western en Lourdes, está "preocupado" por las cancelaciones, especialmente por parte de clientes extranjeros. En dos días, se cancelaron alrededor de 30 noches, dijo.

"He estado haciendo esto durante 32 años y nunca hemos visto algo tan poderoso como lo que nos está sucediendo actualmente", comentó.

Ante la epidemia varios países han tomado medidas drásticas con respecto a sus lugares de peregrinación.

Así, la basílica de la Natividad de Belén, lugar de nacimiento de Jesús según la tradición cristiana, fue cerrada como medida de precaución después de los casos sospechosos de nuevo coronavirus en este sector de Cisjordania ocupado por Israel, dijo el jueves a la AFP un funcionario eclesiástico.

Por su parte, Arabia Saudita suspendió el miércoles "temporalmente" la entrada de peregrinos para llevar a cabo la Umrah, la pequeña peregrinación musulmana que tiene lugar en La Meca, en el oeste del reino, en cualquier momento del año, una decisión de escala sin precedentes.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.