Saltar al contenido principal

Siria: 15 muertos en Idlib, horas después del acuerdo de alto el fuego

Soldados del ejército sirio manejan una ametralladora desde un vehículo militar en la provincia sureña de Idlib, Siria, en este folleto publicado por SANA el 5 de marzo de 2020.
Soldados del ejército sirio manejan una ametralladora desde un vehículo militar en la provincia sureña de Idlib, Siria, en este folleto publicado por SANA el 5 de marzo de 2020. © SANA / vía reuters

El acuerdo alcanzado este jueves 5 de marzo entre Rusia y Turquía contemplaba un cese de las hostilidades a partir de la medianoche de ese mismo día y, aunque durante las primeras horas fue respetado, se registraron los primeros muertos del bando gubernamental y rebelde por la mañana, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos.

Anuncios

El alto el fuego en Idlib, Siria, firmado por Turquía y Rusia mostró sus debilidades a las horas de firmarse. Quince soldados pertenecientes al ejército de Damasco y al rebelde fallecieron en un tiroteo en los montes de Jabal al-Zawiya, al sur de esta provincia siria. A pesar de este incidente, el acuerdo parece seguir en pie en una región en la que los enfrentamientos han sido constantes en las últimas semanas.

Al menos 6 soldados sirios y 9 combatientes opositores murieron en combates. "Los combates se produjeron justo después de la entrada del alto el fuego hasta las tres de la mañana, hora local, pero desde entonces no se ha registrado nada más" en Idlib, indicó el director de la ONG Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. 

Se trata de la primera violación al cese de hostilidades firmado el jueves en Moscú entre el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que respalda a la oposición siria, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, aliado de Damasco.

Los enfrentamientos tuvieron lugar entre las unidades sirias y el grupo radical Partido Islámico del Turkistán, en cuyas filas luchan uigures (una minoría étnica china de religión musulmana) y que están presentes en el norte de Siria desde hace años. La región de Idlib es el último territorio aún controlado por los rebeldes, frente a unas fuerzas gubernamentales que controlan ya la mayor parte de Siria.

 

Pese a los enfrentamientos, el acuerdo pretende aliviar la situación

El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, protagonizaron este jueves 5 de enero una reunión en Moscú para intentar que los enfrentamientos en la provincia de Idlib finalizasen los antes posible, aunque fuera de forma temporal.

A ninguno de los dos líderes le interesaba que la situación se prolongase. Turquía y Rusia son aliados y tienen intereses estratégicos compartidos, pero la guerra civil siria les enfrenta, en especial desde la ofensiva protagonizada por el Gobierno sirio de Bashar al-Asad contra Idlib, el último bastión rebelde en el país.

Estos acuerdos contemplan el fin de las hostilidades entre los dos bandos desde la media noche, la creación de un corredor de seguridad en torno a la carretera M4 de seis kilómetros al sur y norte desde la población de Tronba y el patrullaje de este corredor por fuerzas rusas y turcas.

Estos dos puntos aún están por definir. Los ejecutivos ruso y turco se dieron siete días para desgranar las condiciones de este corredor en torno a la carretera M4, incluyendo si se alarga o se reduce esta zona de exclusión. Además, las tropas no podrán patrullar conjuntamente hasta el 15 de marzo, según recoge el documento firmado.

Las carreteras M4 y M5, puntos constantes de enfrentamientos

El acuerdo se enfoca especialmente en evitar los enfrentamientos en torno a una autopista porque es ahí donde más muertos se han registrado. Cuando Bashar al-Asad inició su ofensiva contra los opositores se centró en poder mantener una carretera que uniese a las ciudades de Damasco y Alepo. Alepo es la segunda ciudad siria, y aunque está en manos del Gobierno desde hace meses, estaba aislada.

Cuando las tropas de al-Asad comenzaron los ataques, lograron hacerse con la M5 y controlar gran parte de su recorrido, pero no pasó lo mismo con la M4. Los rebeldes reforzaron posiciones gracias al apoyo turco e incluso consiguieron reconquistar poblaciones que habían sido tomadas por el Gobierno semanas antes.

En este escenario de guerra total, tomó importancia la localidad de Saraqueb, al sureste de Idlib. Esta ciudad tiene una importancia estratégica debido a que es donde se cruzan las autovías M4 y M5. Los rebeldes sirios estarían especialmente interesados en volver a controlar la zona para tener libertad de llegada de suministros desde Turquía.

Con AP y EFE

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.