Saltar al contenido principal

Grecia sigue con sus funciones de "escudo" mientras Erdogan cierra la frontera marítima

Un migrante arroja una piedra mientras otros trepan una valla en el cruce fronterizo Pazarkule de Turquía con Kastanies de Grecia, cerca de Edirne, Turquía, el 6 de marzo de 2020.
Un migrante arroja una piedra mientras otros trepan una valla en el cruce fronterizo Pazarkule de Turquía con Kastanies de Grecia, cerca de Edirne, Turquía, el 6 de marzo de 2020. © Marko Djurika / Reuters

Turquía anunció el cierre de la frontera marítima para evitar que los migrantes mueran ahogados y acusó a Grecia de vulnerar los derechos humanos. El Gobierno del país heleno negó las acusaciones y anunció que iba a construir dos campos de acogida en la Grecia continental, uno en Serres y otro en Atenas. Líderes de extremaderecha europeos fueron localizados en las islas griegas, donde hubo manifestaciones antifascistas.

Anuncios

Grecia continúa ejerciendo de "escudo" de Europa. Este sábado 7 de marzo la policía fronteriza volvió a gasear a los migrantes que trataban de cruzar de Turquía a Grecia. Sin embargo, según The New York Times, después de una conversación entre el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y la líder alemana Angela Merkel, Turquía interrumpió el paso de migrantes a Europa por el mar. 

Erdogan ha justificado esta medida alegando que Grecia estaba violando los derechos humanos y, de esta manera, iban a salvar vidas, devolviendo a tierra a todos aquellos migrantes que traten de salir del país. Un argumento que también han utilizado para alegar el lanzamiento de gases contra las fuerzas de seguridad griegas. 

Según datos del Gobierno heleno, las autoridades frustraron miles de intentos de migrantes por cruzar en los últimos ocho días, aunque según datos de la agencia de noticias AFP, 1.700 migrantes consiguieron cruzar, sumándose a los 38.000 que ya estaban abarrotados en campos de refugiados. Tal y como informó este sábado en la mañana, en las últimas 24 horas hubo 1.200 intentos de cruzar y 27 arrestos, sobre todo a ciudadanos de Afganistán y Pakistán.

Las autoridades griegas están siendo criticadas por distintas organizaciones por estar vulnerando los derechos humanos.
Las autoridades griegas están siendo criticadas por distintas organizaciones por estar vulnerando los derechos humanos. © Ozan Kose / AFP

El ministro de Migración, Notis Mitarakis, anunció dos medidas excepcionales a Skai TV. La primera es que piensan construir dos campos adicionales para acoger los refugiados que han conseguido entrar en Grecia. 

"Queremos construir dos centros en Serres y en Atenas, con una capacidad para 1.000 personas", aseguró el ministro, que también informó que el alojamiento y beneficios que reciben los asilados terminarán dentro de un mes, cuando afirmó que "tendrán que trabajar para ganarse la vida". 

Se acumulan las críticas de vulneración de los derechos humanos contra el Gobierno griego

Desde Grecia se desmintieron las acusaciones de vulnerar los derechos humanos, sin embargo, oficiales daneses de la Agencia Europea de Control de Fronteras (Frontex), ignoraron órdenes griegas de expulsar de sus aguas territoriales a 33 refugiados, que finalmente trasladaron a la isla de Kos.

Una línea crítica contra el Gobierno en la que también paricipan las organizaciones humanitarias presentes en las islas griegas, que califican de ilegal la decisión de suspender el derecho a asilo durante un mes, denuncian las actuaciones violentas que protagonizan las fuerzas de seguridad, tanto las marítimas como las terrestres.

Kyiriakos Mitsotakis, en una entrevista en CNN, defendió la actuación de su Ejecutivo: "No veo por qué debemos culparnos de algo que hemos dicho públicamente que haremos. Tenemos todo el derecho a proteger nuestras fronteras y eso es exactamente lo que estamos haciendo. No causamos esta crisis, no alentamos a estas personas a entrar en Grecia ilegalmente".

Ministro de Migración: "Es conmovedor que las comunidades locales apoyen a las fuerzas de seguridad"

El Gobierno está dando el beneplácito a las patrullas terrestres de ciudadanos que evitan que crucen los migrantes. Son unos grupos fascistas que en la última semana han atacado a periodistas extranjeros, voluntarios y refugiados. 

Las fuerzas de seguridad colaboran con grupos de ciudadanos calificados de fascistas para evitar la entrada de migrantes.
Las fuerzas de seguridad colaboran con grupos de ciudadanos calificados de fascistas para evitar la entrada de migrantes. © Alexandros Avramidis / Reuters

El ministro de Migración, Notis Mitarakis, agradeció el apoyo ciudadano a las fuerzas de seguridad. "Es conmovedor que las comunidades locales apoyen a las fuerzas de seguridad que están librando una gran batalla para sellar nuestras fronteras contra una amenaza asimétrica que, de forma organizada, proviene del país vecino", dijo Mitarakis. 

Este auge de la ultraderecha en Grecia ha hecho, tal y como informa AFP, que hayan aparecido líderes de extrema derecha de otras partes de Europa. Entre ellos han sido identificados el líder xenófobo sueco Jimmie Akesson, así como dos alemanes y dos austríacos, que fueron agredidos por antifascistas locales. 

Estos activistas antifascistas organizaron una manifestación en apoyo de los refugiados en Lesbos. "Necesitamos reaccionar de alguna manera porque hemos llegado a un punto en que el miedo se está apoderando", dijo Maria Psomadaki, una maestra jubilada.

France 24 con EFE, Reuters y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.