8 de marzo: historia centenaria y caótica de una fecha clave para la lucha de las mujeres

"Huelga feminista" contra la reforma de las pensiones en Nantes, Francia, 7 de marzo de 2020.
"Huelga feminista" contra la reforma de las pensiones en Nantes, Francia, 7 de marzo de 2020. AFP - LOIC VENANCE
9 min

El Día Internacional de la Mujer, celebrado en todo el mundo el 8 de marzo, se estableció de acuerdo con diferentes momentos históricos. Vinculado durante mucho tiempo a un movimiento social de costureras de Nueva York en 1857, la fecha del 8 de marzo tiene su verdadero punto de partida en el primer día de la Revolución bolchevique de 1917.

Anuncios

Los llamados a las mujeres a desfilar en el mundo con lemas animados por la ola #metoo, son numerosos este 8 de marzo de 2020. “Huelga feminista” se lee en las calles de las diferentes ciudades de Francia, en medio de las protestas contra la reforma a las pensiones.

En Argentina el movimiento del pañuelo verde volverá a las calles mientras el derecho al aborto podría volver a la agenda del Parlamento, mientras que en Peshawar, Pakistán, los eslogans se centran en denunciar las violencias sexuales, y en México un colectivo de mujeres decidió organizar “un día sin nosotras”. En Moscú, Rusia, comprar un ramo de flores en el mercado de Rijski es un gesto social incontrolable para marcar esta fecha, mientras que es un día festivo para los habitantes de Berlín, la capital alemana, y para los ciudadanos malgaches, macedonios, nepaleses y chinos.

Histórico, oficial, internacional…¿Pero a qué se refiere el 8 de marzo? ¿Será el día de las flores o el día de la lucha? La historia de esta fecha oscila entre dos concepciones del lugar que ocupa la mujer en la sociedad. Hay que volver al comienzo del siglo XX para ver surgir la idea de un día dedicado a las mujeres.

La idea nació en la mente de una militante socialista alemana llamada Clara Zetkin, que la sugirió en 1910 durante una conferencia internacional de las mujeres trabajadoras en Copenhague, Dinamarca. 100 mujeres provenientes de 17 países estuvieron presentes y aceptaron la propuesta por unanimidad.

“Esta iniciativa tenía por objetivo destacar las luchas socialistas para las mujeres, especialmente incluir el derecho al voto a la lucha de clases, y proponer una alternativa al movimiento “feminista”, considerado como “burgués”, y poco poderoso a comienzos del siglo XX”, explica Françoise Picq, historiadora del feminismo, contactada por France 24.

Al año siguiente, el concepto tomó forma en Austria, Dinamarca, Alemania y Suiza, cuando un millón de mujeres bajaron a las calles el 19 de marzo para manifestarse. Algunos días después, el 25 de marzo de 1911, se produjo el incendio de la fábrica textil Triangle Shirtwaist en Nueva York, Estados Unidos, que le ocasionó la muerte a 129 trabajadoras que quedaron atrapadas por las llamas. Dicho suceso marcó el acercamiento entre la lucha de las mujeres y el movimiento obrero.

Lenin declara el Día Internacional de las Trabajadoras

El 8 de marzo de 1917, en la ciudad rusa de Petrogrado (antiguo nombre de San Petersburgo), se llevaron a cabo varias procesiones de estudiantes, empleadas y obreras textiles que se manifestaron en el centro de la ciudad para reclamar “pan y paz”. A su acción se le unieron los obreros que salieron del trabajo para aumentar las filas de la manifestación. Los lemas tomaron rápidamente un tono político. Es el primer día de la Revolución bolchevique del 18 de febrero de 1917 -según el calendario juliano-, es decir, el 8 de marzo en el calendario gregoriano.

Cuatro años más tarde, el 8 de marzo 1921, Lenin decretó el Día Internacional de las Trabajadoras como homenaje a las mujeres que empezaron la Revolución bolchevique de 1917. El líder soviético declaró en su discurso que “las masas no pueden volver a la vida política sin atraer a las mujeres. Porque, en un régimen capitalista, las mujeres, la mitad de la especie humana, son doblemente explotadas. La trabajadora y la campesina son oprimidas por el capital (…) no disfrutan de todos los derechos porque la ley no les da la igualdad con los hombres. Además, permanecen confinadas a la “esclavitud doméstica”, son “esclavas del hogar” agobiadas por las tareas del hogar, las más mezquinas, ingratas, duras y sin sentido, y en general también por las tareas domésticas y familiares individuales.

La responsabilidad política de Lenin sobre el papel de las mujeres fue rápidamente olvidado en la historia de la Rusia soviética. “Durante la Revolución rusa hubo un aumento del cuestionamiento de los roles de género, incluso se mencionó el aborto. Luego asistimos a un retroceso bajo Stalin, quien dijo que las trabajadoras son grandes madres de la nación, que proporcionan los soldados que el país necesita.” El 8 de marzo se convirtió entonces en una celebración con su folclor y celebraciones de mujeres que marcaron la historia de la Revolución soviética.

La importancia del 8 de marzo de 1965 en Alger

La institución del 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer se extendió después de la Segunda Guerra Mundial en todo el bloque oriental, incluso en los países bajo fuerte influencia soviética durante la Guerra Fría, desde Argelia hasta Cuba, pasando por Venezuela y la República Democrática del Congo. Incluso, fue una fecha muy importante en la historia de varios de los llamados países del tercer mundo.

Así, el 8 de marzo de 1965 en Argel, las mujeres salieron masivamente a las calles. “Estaban cansadas: cansadas de trabajos mal pagados, cansadas del desempleo, cansadas de la falta de capacitación, cansadas del control social ejercido por sus hermanos y maridos” recuerda la historiadora Natalya Vince. “No sabemos cuántas mujeres participaron en la manifestación, pero seguramente miles: vestidas de “manera europea” como decían en ese momento. Otras llevaban puesto el haik (vestimenta tradicional argelina)".

También hubo mujeres de la Unión Nacional de las Mujeres Argelinas (UNFA), estudiantes, amas de casa, que posaron con pancartas donde expresaron su solidaridad con todas las mujeres argelinas, "con sus hermanas que luchaban en el mundo, en Angola, en Eritrea o en otro lugar", dice Vince.  Décadas más tarde, el movimiento del “Hirak “en contra del régimen Abdelaziz Bouteflika conoció una fuerte movilización de las mujeres el 8 de marzo de 2019.

La internacionalización del 8 de marzo

¿Cómo alcanzó su reconocimiento el 8 de marzo en Estados Unidos? Según búsquedas hechas por Françoise Picq, desde mediados de la década del 50, el diario francés ‘L´humanité’ relacionó la celebración del 8 de marzo con una huelga de mujeres costureras en Nueva York en 1857. Sin embargo, según búsquedas realizadas en los años 70, "no hay ningún registro o periódico que mencione una huelga de mujeres en Nueva York ese día de marzo de 1857, que fue un domingo", dice la historiadora.

En 1910 en su discurso, Clara Zetkin ciertamente había hablado de las “valientes estadounidenses” en lo que fue un tributo a las mujeres socialistas estadounidenses, que en 1909 habían organizado una movilización destinada a repetirse cada año. Zetkin sencillamente internacionalizó la idea.

“Posteriormente, los movimientos feministas estadounidenses se aferraron a la llamada de la huelga de las costureras del 8 de marzo 1857 en Nueva York, sin verificar su intensidad. Aparentemente fueron influenciadas por los escritos de la prensa francesa” señala Picq. “Tampoco hay que subestimar la influencia del Vietnam donde se estableció el 8 de marzo por parte de las feministas estadounidenses", añade.

En 1977, “fue a pedido de los países del bloque oriental que se discutió el establecimiento del Día Internacional de la Mujer en la ONU, y luego se votó” recuerda Picq. Cinco años más tarde, el gobierno socialista bajo la presidencia de François Mitterrand instituyó el día en Francia, y poco después lo hizo Estados Unidos, durante el mandato del demócrata Jimmy Carter.

Incluso hoy, la fecha del 8 de marzo todavía oscila entre las demandas de las luchas feministas, las recuperaciones políticas y el folclor social. La convergencia de las luchas feministas y sociales vuelve regularmente a estar en el centro de las preocupaciones en ciertos países como Francia, donde en 2020 el rechazo por la reforma pensional es uno de los principales eslóganes, reviviendo una tradición histórica de un 8 de marzo muy político.

Este artículo es adaptado de su original en francés

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24