Saltar al contenido principal
Aquí América

México: el lento tránsito hacia la salud gratuita genera tardanza en acceso a medicinas

Las demoras en la implementación del modelo de salud gratuita del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, generan escasez en tratamientos para el cáncer y acompañamos a los padres desesperados mientras piden soluciones.
Las demoras en la implementación del modelo de salud gratuita del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, generan escasez en tratamientos para el cáncer y acompañamos a los padres desesperados mientras piden soluciones. © France 24

En el recorrido de esta semana por el continente americano, revisamos cómo las demoras en la implementación del modelo de salud gratuita del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, generan escasez en tratamientos para el cáncer y acompañamos a los pacientes y familiares desesperados mientras piden soluciones. Además, visitamos Estados Unidos para revisar en qué va la contienda por la candidatura demócrata y viajamos hasta Santa Cruz, en Bolivia, donde los conservadores están divididos sobre cómo enfrentar al candidato del partido de Evo Morales.

Anuncios

Dana tiene cinco años. Su papá la define como una niña muy fuerte, en todos los sentidos, alegre y juguetona. Tiene leucemia linfoblástica aguda, diagnosticada hace dos años, y su tratamiento se ha interrumpido por el desabastecimiento de medicamentos que vive México.

Su padre, Israel Rivas, se ha convertido en la cabeza más visible del movimiento de familiares de niños con cáncer, que ha alzado la voz por la falta de fármacos y ha llegado incluso a bloquear las principales avenidas de la capital del país y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Los problemas con el suministro de sustancias como metotrexato, vincristina y ciclofosfamida comenzaron, de acuerdo con los padres de los pequeños pacientes, desde inicios de 2019; en octubre del año pasado se agudizaron y a fines de febrero del año en curso –aseguran– la entrega de las sustancias sigue sin regularizarse.      

Tanto la Secretaría de Salud como el presidente de la República aseguran que ya las farmacias de los hospitales públicos están surtidas con los medicamentos necesarios y que los problemas se debieron a chantajes de las farmacéuticas y corrupción.

“Había una situación muy anormal en el abasto de estos medicamentos, monopolios de empresas que eran las que abastecían a precios elevados, con ineficiencias y desde luego con corrupción. Entonces, ya se está atendiendo”, dijo el 19 de febrero en Palacio Nacional.

Pero en esa misma conferencia de prensa dijo que hay intenciones políticas detrás del movimiento de padres:

“Desde luego también que la gente sepa que hay una oposición política al cambio, hay una resistencia, hay una reacción, están participando dirigentes de partidos políticos alentando estos movimientos”.

Un historial de desencuentros

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, ya había denunciado una supuesta campaña de desinformación “impulsada por actores políticos que se quieren posicionar. Están buscando una recuperación en las preferencias electorales y ya están adoptando la bandera para lucrar con las carencias sociales”.

Israel, el papá de Dana, dijo  que “nos han dicho todas las mentiras habidas y por haber, desde el desabasto mundial, de que no hay en el mundo el medicamento, a que es un error en el flujo del abasto (…)  Hasta que nuestros médicos están escondiendo los propios medicamentos y hasta que nosotros estamos mintiendo y que ni tenemos hijos con cáncer y ni somos papás”.

Y mientras el espacio público se llena con estos dimes y diretes, en el Hospital Infantil Federico Gómez, en el Hospital Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social, así como en hospitales de Oaxaca, Chiapas, Jalisco, Estado de México y Guerrero, hay niños que han visto afectado su tratamiento de quimioterapias.

El problema no se ciñe a los medicamentos oncológicos

La pequeña Nirvana, de 11 años, es un ejemplo de ello. En 2019, su mamá, Marleny Chama, le donó un riñón, pues el suyo había dejado de funcionar por un padecimiento renal.

“Tengo varias recetas que no fueron surtidas. Llegaba al hospital y me decían que no había el medicamento. Y ‘llame la próxima semana’… Y ‘vuelva a llamar’, y así nos traían vuelta y vuelta, y nada. Vemos la preocupación de los médicos de que no hay medicamento. Nos dicen con angustia ‘es que no llega, es que estamos haciendo lo posible’… ¡No hay nada! O sea ellos están preocupados también”.

El riesgo para Nirvana, cuenta su mamá, es que si no cumple su tratamiento de suministro de inmunosupresores, corre el riesgo de que su cuerpo rechace el órgano trasplantado, y todo el tiempo y el esfuerzo habrá sido en vano.

“Queremos soluciones reales, queremos que no sea sólo un mes sí y un mes no, que aseguremos, que haya un poco de sensibilidad”, dice Marleny.

Acciones legales para poner fin al problema

El 21 de febrero, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos demandó a la Secretaría de Salud dar respuesta efectiva a los padres para garantizar el abasto de fármacos.

Los papás han recurrido a la vía jurídica y han interpuesto decenas de amparos. Sólo en la Ciudad de México, un juez concedió la suspensión definitiva a cinco niños. Es decir, hay un mandato judicial que obliga a la autoridad sanitaria a otorgar el tratamiento a los pequeños.

El 25 de febrero, Rivas acompañado de padres de otros menores acudió a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la Panamericana de la Salud (OPS) y a la Unicef, a solicitar su intervención.

Para el Gobierno la situación se complicó aún más cuando a las protestas de los papás de niños con cáncer se sumaron a mediados de febrero las manifestaciones callejeras de pacientes con VIH que aseguran que les han interrumpido los tratamientos antirretrovirales.

A ello se adhirió la inconformidad de mujeres con cáncer de mama, pues la Fundación contra el Cáncer de Mama (Fucam) que las atendía, ya no recibirá recursos del Gobierno pues la intención del Ejecutivo es concentrar todos los servicios en el nuevo Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) que ha tenido serios problemas para su implementación.

Los papás de niños con cáncer u otro tipo de padecimientos que se han visto afectados, como es el caso de Marleny e Israel, advierten que no pararán su lucha hasta que sus hijos reciban el tratamiento integral que requieren. 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.