Saltar al contenido principal

La marcha por el Día Internacional de la Mujer divide a Pakistán

Mujeres policías paquistaníes escoltan a activistas de la Marcha de Aurat, que llevan pancartas durante una manifestación para conmemorar el Día Internacional de la Mujer en Karachi el 8 de marzo de 2020.
Mujeres policías paquistaníes escoltan a activistas de la Marcha de Aurat, que llevan pancartas durante una manifestación para conmemorar el Día Internacional de la Mujer en Karachi el 8 de marzo de 2020. © Rizwan Tabassu / AFP

En el Día Internacional de la Mujer, miles de ellas salieron a las calles para defender sus derechos. Las protestas tuvieron lugar en medio de las amenazas de extremistas que intentaron prohibirlas. En Islamabad, una marcha y una contramarcha organizada por un grupo religioso se llevaron a cabo a pocos metros uno del otro, con momentos de tensión controlados por la Policía. 

Anuncios

"¡Libertad, libertad!" coreaban las manifestantes en Islamabad, mientras, junto a ellas, hombres islamistas intentaban cruzar el cordón policial para sabotear la concentración.

Los ánimos se caldearon cuando hombres y mujeres salieron a celebrar el Día Internacional de la Mujer, en una sociedad ultraconservadora donde ellas todavía son ejecutadas bajo antiguos códigos de "honor". 

"Queremos poner fin al sistema patriarcal en este país. Las mujeres sufren el peor tipo de violencia doméstica en sus casas y en Pakistán esta violencia no ha sido criminalizada", dijo a France 24 Touba Syed, organizadora de la marcha de mujeres en Islamabad.

"Nos han amenazado. Solo estamos reclamando nuestros derechos básicos y recuperar nuestra identidad política, lo cual no tiene nada de malo", agregó Yumna Rehman, otra participante a la marcha. 

En Islamabad, alrededor de 1.000 mujeres y hombres se reunieron para pedir derechos reproductivos, entre otros. Tales eventos provocan controversia en el patriarcal Pakistán. La marcha terminó en un parque, junto a una manifestación islamista "antifeminista", con los manifestantes de ambos lados separados solo por una pequeña barrera.

En un momento, los islamistas arrojaron palos y piedras a sus vecinos, causando algunas lesiones a algunos de ellos y obligando a una multitud de personas a buscar refugio antes de que las fuerzas de seguridad intervinieran.

Los agentes de policía se reúnen para detener a los hombres de varios grupos religiosos que protestan cerca del sitio de la Marcha de las Mujeres, en Islamabad.
Los agentes de policía se reúnen para detener a los hombres de varios grupos religiosos que protestan cerca del sitio de la Marcha de las Mujeres, en Islamabad. © Stringer / Reuters

El oficial de la Policía, Mazhar Niazi, dijo que se registraría un caso penal contra los islamistas por violar la ley e intentar atacar la marcha de las mujeres. La contramarcha supuestamente tenía que terminar antes de la manifestación por los derechos de la mujer, pero los asistentes se quedaron más tiempo para enfrentar a sus opositores. 

Pakistán, donde las mujeres siguen viviendo bajo un código de honor machista

Ya en 2019, la "marcha de Aurat" - que significa mujer- había provocado una reacción violenta cuando los participantes sostuvieron pancartas con lemas como: "Guarda tus fotos intimas para ti" y "Mi cuerpo, mi elección".

En una sociedad donde las mujeres han sido asesinadas, apuñaladas, apedreadas, incendiadas y estranguladas por dañar el "honor" de su familia, las feministas están acusadas ​​de promover valores liberales y occidentales, y faltar de respeto a las tradiciones religiosas y culturales del país. 

"Las mujeres en Pakistán son consideradas propiedad de sus hombres", dijo a AFP Tahira Maryum, de 55 años. "No hay nada vulgar en pedir sus derechos", agregó.

Gran parte de la sociedad paquistaní opera bajo un estricto código de "honor", sistematizando la opresión de las mujeres en asuntos como el derecho a elegir con quién casarse, los derechos reproductivos e incluso el derecho a la educación.

Los activistas de derechos humanos han luchado durante años contra la noción patriarcal de "honor", que, según las estimaciones, causa la muerte de al menos 1.000 mujeres cada año. 

En enero, el New York Times relataba la historia de Qandeel Baloch, la primera estrella de las redes sociales de Pakistán, quién se volvió un caso emblématico de los crímenes de honor en Pakistán. En 2016, su hermano menor la mató mientras dormía, por sus actividades en redes sociales.

La periodista Sanam Maher publicó un libro en el cual revela que atrás de la imagen de mujer feminista, provocante e insumisa, que suscitaba tanto fascinación como indignación, se escondía una jóven obligada a casarse a un primo de su madre, quién la torturaba. La investigación busca entender "las fuerzas (en la sociedad paquistaní) que permitieron su asesinato".

"Nuestros cuerpos, la elección de Alá"

Sin embargo, toda una parte de la comunidad femenina de Pakistán es religiosa y rechaza el feminismo "occidental". En la contraprotesta islamista, docenas de mujeres en burkas sostuvieron sus propios carteles, incluido uno que decía "Anti-feminista", mientras gritaban "Nuestros cuerpos, la elección de Alá". 

"El Islam nos da muchos derechos. No hay necesidad de feministas", dijo a France 24 Razia Junaid, que participaba en la contramarcha. Para Bint-e-Asfar, estudiante en la misma agregación, "lo que exigen (estas mujeres) está fuera de la Sharia, del Islam. Quieren estar liberadas del matrimonio, quieren acostarse con cualquiera."

Partidarias del partido islámico paquistaní Jamaat-e-Islami (JI) sostienen pancartas mientras marchan en una contra-manifestación en el Día Internacional de la Mujer en Lahore.
Partidarias del partido islámico paquistaní Jamaat-e-Islami (JI) sostienen pancartas mientras marchan en una contra-manifestación en el Día Internacional de la Mujer en Lahore. © Arif Ali / AFP

Los líderes conservadores gritaron en portavoces que no aceptaran lo que llaman una "vulgaridad". "Podemos vivir juntos si respetan nuestra moral y tradiciones. Si no lo hacen, no lo toleraremos.", dijo Idriss Haqqani, un hombre religioso participante en la contramarcha.

Incluso unas mujeres acusan a las feministas de ser explotadas por grupos no gubernamentales y "el lobby judío".

Este domingo, las redes sociales estuvieron llenas de comentarios a favor y en contra de la marcha con #HappyWomensDay2020 (Feliz Día de la Mujer) y #MeraHijabMeriMarzi (Mi Hijab, Mi Elección), ambas en las  tendencias de Twitter.

Las mujeres religiosas de Pakisán se oponen al feminismo occidental 

Este sábado 7 de marzo, cientos de simpatizantes del partido político y religioso Jamaat-e-Islami asistieron a una conferencia en Karachi, en apoyo a los derechos de las mujeres bajo la ley islámica, en una voluntad de oponerse a los valores que dicen son promovidos por el feminismo occidental. 

Las mujeres en la conferencia cubrieron sus rostros y cuerpos para identificarse como piadosas y verdaderas seguidoras de la ley islámica.

Jannat Saad, quién asistía a la conferencia, dijo a AP que no estaba de acuerdo con el mensaje sobre el Día Internacional de la Mujer. "No estoy de acuerdo con el mensaje que se está transmitiendo. Viviendo en Pakistán o siendo una niña musulmana, estas cosas son completamente absurdas para mí."

Protestas en varias ciudades del país

Las protestas ocuparon también las calles de otras ciudades de Pakistán. En Lahore, varios cientos de mujeres y hombres salieron cantando consignas como: "Dame lo que es mío" y "Queremos libertad", mientras más de 1.000 personas se reunieron en un parque en Karachi, tocando tambores y cantando.

"No tememos a los mullahs (líderes religiosos), que se sientan celosos de nosotros", dijo a AFP Anis Haroon, una veterana activista de los derechos de las mujeres en Karachi.

La "marcha Aurat" a nivel nacional, también vio a un grupo de mujeres reunirse en la ciudad sureña de Sukkur, cerca del río Indo. La vía fluvial es donde a veces se arrojan los cuerpos de mujeres que son asesinadas por "honor".

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.