Saltar al contenido principal

Congreso español rechaza investigar las cuentas del rey emérito Juan Carlos I

El rey emérito de España, Juan Carlos I, asiste a actos conmemorativos que marcan el 40 aniversario de la Constitución española en el Parlamento de Madrid el 6 de diciembre de 2018.
El rey emérito de España, Juan Carlos I, asiste a actos conmemorativos que marcan el 40 aniversario de la Constitución española en el Parlamento de Madrid el 6 de diciembre de 2018. © Oscar del Pozo / AFP

A pesar de estar en las calles y en menor medida en los medios de comunicación, el debate sobre las actividades económicas del rey Juan Carlos no llega al campo político. El poder legislativo rechazó investigar las cuentas del rey emérito sobre supuestas irregularidades en cuentas y donaciones atribuidas al monarca.

Anuncios

La Mesa del Congreso de los Diputados de España tumbó, por cuarta vez en dos años, la petición de la creación de una comisión parlamentaria que estudie los supuestos movimientos de cuentas suizas vinculadas al rey emérito Juan Carlos I. Como en las ocasiones anteriores, el rechazo fue argumentado con la inviolabilidad que protegía al monarca cuando se produjeron los hechos que ahora serían analizados y por la protección constitucional de la Corona.

Las peticiones para iniciar la investigación han llegado por parte del grupo parlamentario de Unidas Podemos, de los independentistas catalanes y de otros partidos regionales. La iniciativa surgió a raíz de los acontecimientos adelantados el pasado 4 de marzo por 'Eldiario.es', cuando el fiscal anticorrupción español pidió información al fiscal suizo que investiga la supuesta donación en 2012 de 100 millones de dólares del entonces rey de Arabia Saudita, Abdullah bin Abdulaziz Al Saud, al rey Juan Carlos I. Transacción que habría pasado por una cuenta suiza basada en las Bahamas.

De hecho, la fiscalía anticorrupción española solicitó esta información a Suiza en un marco de cooperación entre ambos países. Como informa 'Eldiario.es', la fiscalía española mantiene abierta una investigación por un presunto delito de cohecho internacional en el proyecto de AVE (tren de alta velocidad) a la Meca, adjudicado a la empresa española OHL. En este escenario, los 100 millones corresponderían supuestamente a su comisión como procurador del negocio.

La relación comercial entre España y Arabia Saudita que facilitan ambas monarquías es ampliamente conocida y criticada, sobre todo en lo que se refiere a los negocios armamentísticos. Sin embargo, esta vez, el foco alumbra un actor extraoficial, la alemana Corinna Larsen, amiga del monarca Juan Carlos I.

Corinna Larsen emprenderá medidas legales contra el Rey Juan Carlos I

Según publica el diario suizo 'Tribune de Genève', precisamente fue la revelación de un audio grabado en secreto en el que Corinna Larsen habla de los negocios de Juan Carlos I, archivo que fue publicado por 'Elespañol.com' y 'Okdiario.com' en 2018, lo que desencadenó la apertura de la causa por el fiscal suizo Yves Bertossa. El fiscal del país helvético sospecha que los 100 millones de Arabia Saudita fueron el origen de los 65 millones que acabaron en manos de Larsen, según el artículo citado de 'Geneve Tribune', con el fin de blanquear el dinero del monarca español.

Por otro lado, Corinna Larsen denuncia sufrir acoso y amenazas por parte de personas, que, sospecha, trabajarían para el servicio de inteligencia español, el CNI, según declaró al rotativo británico 'The Daily Mail'. También anunció que emprendería medidas legales contra los servicios secretos  españoles y que llevaría a Juan Carlos a los tribunales londinenses. Tal y como recoge el citado medio inglés, Corinna cree que los servicios secretos españoles le consideran una amenaza por los secretos de Estado que piensan, conoce.

La relación extramatrimonial entre la alemana y el rey español se conoció públicamente como consecuencia del accidente de Botsuana en 2012. La pareja estaba de caza en un safari de lujo en el país africano, cuando el rey cayó de un elefante, se fracturó la cadera y se precipitó hasta su abdicación en 2014.

Felipe VI y la difícil tarea de renovar la imagen de la monarquía 

A su llegada al trono, el hijo heredero, Felipe VI, intentó desmarcarse de los escándalos económicos que salpican tanto a su padre como a su hermana, la infanta Cristina. La renovación de imagen comprende esfuerzos de marketing que van desde el comentado video que la Casa Real ofreció por el 50 aniversario del nuevo rey, por convertir a la reina Letizia en un icono de moda y a la princesa Leonor en modélica sucesora de la Jefatura de Estado, que a sus 14 años se dirige al pueblo en catalán, aparte de dominar el inglés y el árabe.

A pesar del buscado distanciamiento,los escándalos de Juan Carlos I, inevitablemente, ponen en cuestión a toda la Corona española. Según una encuesta del periódico 'El Confidencial' de junio de 2019, la población española está dividida al 50% entre pro-monárquicos y republicanos.

Por otro lado, la mayoría de catalanes no olvidan el discurso del ya entonces rey, Felipe VI, después del referendo del 1 de octubre de 2017. Las palabras pronunciadas por el monarca, lejos de aplanar una vía de conciliación, fueron percibidas como amenazantes. De hecho, los partidos independentistas catalanes (JxCat, ERC y la CUP), y otros partidos de izquierdas como el gallego BNG y el vasco EH Bildu, plantaron al rey el día de la apertura de esta legislatura. Gesto impensable para Unidas Podemos ahora mismo, encorsetados en su nuevo rol en el Ejecutivo.

Por esta misma razón, la necesidad de guardar un respeto formal a las instituciones y al mismo tiempo no alejarse de los ideales de sus bases, la formación de Pablo Iglesias ha tramitado la petición de la comisión de investigación al rey emérito a través del órgano legislativo, de su grupo parlamentario. De esta manera ha evitado que la cuestión supusiera un golpe a la harmonía en el Ejecutivo del cual hace parte.

El presidente del Gobierno español en funciones Pedro Sánchez y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, se abrazan en el Congreso de los Diputados tras la firma de un acuerdo de Gobierno de coalición el martes 12 de noviembre del 2019 en Madrid, España.
El presidente del Gobierno español en funciones Pedro Sánchez y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, se abrazan en el Congreso de los Diputados tras la firma de un acuerdo de Gobierno de coalición el martes 12 de noviembre del 2019 en Madrid, España. Paco Campos / EFE

A la hora de la tramitación en la Mesa del Parlamento, los socialistas han votado al lado de los del Partido Popular (PP) y de los de extrema derecha de Vox y en oposición a los de Unidas Podemos. Sin embargo, no cabe esperar que este sea un motivo de crisis en el Gobierno de coalición, al que conviene reforzar la imagen de unidad después de que se hayan hecho públicas otras discrepancias entre los dos partidos del ejecutivo; por ejemplo la gestión de la cuestión catalana o la relación con Venezuela.

Aunque no haya sido esta la ocasión, y quizás el Congreso nunca sea el lugar, difícilmente se podrá contener para siempre la rendición de cuentas del que fue Jefe de Estado del Reino de España durante 40 años; una figura que para muchos representa la garantía de la transición democrática pero que para muchos otros, sobre todo para las generaciones jóvenes, simboliza no solamente una turbia trama económica de trato amable con ciertas dictaduras, sino también la herencia del régimen franquista que se filtró en las instituciones democráticas.

Lo que se conoce en España como lo que Franco dejó "atado y bien atado" y que gran parte de la sociedad pide que se empiece a desatar.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.