Saltar al contenido principal
Boleto de vuelta

Bahrein reforma su economía pero las desigualdades persisten

Baréin promueve cambios económicos y liberales a pesar de la desigualdad existente
Baréin promueve cambios económicos y liberales a pesar de la desigualdad existente © France 24

En esta edición de Boleto de Vuelta viajamos a Bahrein, una pequeña nación del Golfo Pérsico enclavada entre Arabia Saudita e Irán. Esta fue una de las naciones que en 2011 se contagió de la denominada Primavera Árabe y miles de ciudadanos salieron a las calles para pedir democracia. Nueve años después, el rey Hamad todavía está en el poder y la revuelta es un recuerdo lejano. A las manifestaciones esporádicas, la monarquía responde con liberalismo y desarrollo económico.

Anuncios

Tras la revuelta de 2011, la monarquía gobernante de Bahrein ha propiciado cambios, los cuales han permitido que cada fin de semana un sector exclusivo de la capital, Manama, sea frecuentado por visitantes, procedentes en su mayoría de Arabia Saudita que disfrutan de sus discotecas y lugares nocturnos. 

Alrededor de 1930, Bahrein fue uno de los primeros países del Golfo Pérsico en comenzar la producción de petróleo. También fue la primera nación del área en ver agotarse sus reservas, una situación que los ha llevado a diversificar sus fuentes de ingreso. 

En los últimos años el país ha apostado por la tecnología. Muchos inversionistas han decidido desarrollar nuevos proyectos tratando de convertir al país en una especie de Silicon Valley del Medio Oriente. Por otro lado, también se ha abierto a la recepción de empresas trasnacionales, las cuales se han instalado en el país seducidos por sus bondades fiscales.

A pesar de todos los cambios, la nación sigue demandando más atención a los problemas sociales. El país, según cifras oficiales, cuenta con una tasa de desempleo cercana al 4%, pero muchos de sus ciudadanos manifiestan que la misma puede ser más elevada. 

Por otro lado, acusan a la monarquía sunita de favorecer a la población practicante de dicha ala del islam con mejores puestos de empleo por encima de los chiítas a la que pertenece la mayoría de la población.

Los jóvenes se ven obligados a prepararse para ir en búsqueda de empleo. La universidad pública del país cuenta con 29.000 alumnos, pero pocos son los que pueden encontrar espacio para trabajar. La contratación de mano de obra barata procedente del extranjero, a la cual convierten en sunita para equilibrar la balanza demográfica, es uno de los factores que incide en la alta desocupación de la juventud. 

No obstante, empresas de tecnología del sector privado han establecido alianzas con la principal universidad de Bahrein para adiestrar a los jóvenes en diversos campos con la expectativa de que puedan abrirse un cupo en el mercado laboral lo antes posible. 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.