Saltar al contenido principal

El presidente de Israel encargará a Benny Gantz el mandato para formar gobierno

El líder del partido Azul y Blanco, Benny Gantz, habla con sus seguidores después del anuncio de las encuestas de salida en las elecciones de Israel en la sede del partido en Tel Aviv, Israel, el 3 de marzo de 2020.
El líder del partido Azul y Blanco, Benny Gantz, habla con sus seguidores después del anuncio de las encuestas de salida en las elecciones de Israel en la sede del partido en Tel Aviv, Israel, el 3 de marzo de 2020. © Corinna Kern / Reuters

Tras recibir la recomendación de una mayoría ajustada de diputados, el presidente Reuven Rivlin anunció que encargará la formación de gobierno a Benny Gantz, líder de la alianza centrista Azul y Blanco, tras las elecciones del pasado 2 de marzo donde su rival, Benjamin Netanyahu, ganó por una diferencia ajustada.

Anuncios

Después de una extensa jornada de consultas del jefe del Estado israelí, Reuven Rivlin, con los representantes de los partidos con diputados en la Knesset (Parlamento), que se hicieron en directo por televisión, Benny Gantz obtuvo la promesa de apoyo de tres legisladores más que el primer ministro en funciones, Benjamin Netanyahu, tras lo cual Rivlin informó que le otorgaría el mandato presidencial para la formación de un Ejecutivo este lunes 16 de marzo.

El líder de la alianza centrista Azul y Blanco recibió el apoyo de partidos que representan 61 escaños de 120, una escasa mayoría. El voto de la Lista Unida, de mayoría árabe, cuyos 15 diputados recomendaron a Gantz, y del ultraderechista laico Israel Nuestro Hogar, encabezado por Avigdor Lieberman y con 7 escaños, resultaron decisivos para que el líder centrista obtuviera el favor de más de la mitad de la Knesset. A estos se unieron los 33 diputados de Azul y Blanco y 6 de la alianza de centroizquierda Laborismo-Guesher-Meretz.

El apoyo de estas formaciones, con posiciones antagónicas entre sí en muchas materias, no garantiza sin embargo, que Gantz pueda establecer una coalición de gobierno. Una de sus opciones es montar un ejecutivo en minoría, junto con Israel Nuestro Hogar y la alianza de centroizquierda Laborismo-Guesher-Meretz, con el apoyo externo de la Lista Unida.

Pero ante la negativa de algunos miembros de su propio partido de formar parte de tal coalición, ese escenario parece poco factible, y Gantz podría verse obligado a negociar ya sea con el Likud de Netanyahu o con los partidos ultraortodoxos o ultraderechistas para buscar más apoyos. 

El presidente Rivlin, sin embargo, convocó a ambos a una reunión la noche de este domingo en su residencia, en la que se prevé que intente, una vez más, lograr que los líderes de las dos facciones más votadas establezcan un gobierno de unidad, algo que el líder de Azul y Blanco rechaza en tanto que se niega a gobernar con Netanyahu mientras esté enjuiciado por corrupción.

El futuro de Netanyahu a raíz de la decisión de Rivlin

El presidente de Israel tiene un papel mayormente ceremonial, pero es responsable de designar al candidato que cree que tiene la mejor oportunidad de formar un gobierno al asegurar una mayoría parlamentaria. Pese a esto, su decisión de encargar a Gantz plantea preguntas sobre el futuro político del primer ministro Benjamin Netanyahu mientras lidera la batalla del país contra la amenaza del coronavirus y se prepara para ser juzgado por cargos de corrupción

De hecho, este mismo 15 de marzo Netanyahu recibió un aplazamiento importante cuando la corte de Jerusalén que maneja el caso pospuso su juicio por dos meses debido a las restricciones relacionadas con la pandemia del coronavirus. Netanyahu tenía programado comparecer ante el tribunal el próximo martes para enfrentar cargos de fraude, abuso de confianza y aceptar sobornos en relación con una serie de escándalos. Pero después de las medidas de salud de emergencia que el gobierno promulgó para restringir la reunión de personas en lugares públicos, el tribunal anunció que postergaría la audiencia hasta el 24 de mayo.

En los últimos días, ante el aumento de contagios de covid-19 en Israel y la implementación de severas restricciones como el cierre de escuelas, centros comerciales y lugares de entretenimiento, Netanyahu llamó al establecimiento de un "gobierno de emergencia nacional" de carácter temporal y formado por todos los partidos de la Knesset con excepción de Lista Unida, pero Gantz exige que todos los partidos estén representados.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, llega para hablar en su oficina de Jerusalén sobre las nuevas medidas que se tomarán para combatir el coronavirus, el 14 de marzo de 2020.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, llega para hablar en su oficina de Jerusalén sobre las nuevas medidas que se tomarán para combatir el coronavirus, el 14 de marzo de 2020. © Gali Tibbon / Pool vía Reuters

El Likud de Netanyahu surgió como el partido más fuerte en las elecciones del 2 de marzo, las terceras celebradas en Israel en menos de un año. Pero con sus aliados religiosos y nacionalistas más pequeños, el primer ministro en funciones recibió el apoyo de tan solo 58 legisladores durante las consultas, dejando al Likud a tres escaños de la mayoría requerida en la Knesset.

Israel lleva un año de bloqueo político, tras tres elecciones que no han permitido que ninguno de los bloques de partidos habituales alcanzara la mayoría simple. Rivlin había sugerido anteriormente que los dos formaran un gobierno de unidad de poder compartido para dirigir al país a través de sus crisis.

Tras recibir este 16 de marzo el mandato para la formación de un ejecutivo, Gantz contará con un plazo de 28 días para lograrlo, con la posibilidad de que el presidente le otorgue una extensión de 14 días más. Si no puede llegar a un acuerdo de unidad con Netanyahu, el país podría encontrarse a puertas de una cuarta campaña electoral consecutiva.

Con Reuters, AP y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.